La sustracción forzada de órganos en China sigue sucediendo en escala significativa, según tribunal

Por Cathy He - La Gran Época
17 de Junio de 2019 Actualizado: 21 de Junio de 2019

Luego de una investigación hecha por un tribunal popular independiente durante un año, se concluyó por unanimidad que los presos de conciencia en China han sido, y siguen siendo, asesinados por sus órganos “en una escala significativa”.

“La sustracción forzada de órganos se ha llevado a cabo durante años en toda China en una escala significativa”, dijo el presidente del tribunal, Sir Geoffrey Nice QC, en una sentencia emitida el 17 de junio en Londres.

El panel concluyó además que los seguidores de la práctica espiritual Falun Dafa, una práctica que ha sido ilegalmente prohibida en China, han sido una de las principales fuentes de suministro de órganos. Falun Dafa (también conocida como Falun Gong), es una disciplina espiritual que consiste en ejercicios de meditación y enseñanzas morales basadas en Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Esta práctica ha sido brutalmente perseguida y prohibida por el régimen chino durante las últimas dos décadas. Los adherentes a la práctica han sido arrojados a prisiones, campos de trabajo y centros de lavado de cerebro, donde muchos han sido torturados en un esfuerzo por obligarlos a renunciar a su fe.

“El Tribunal no tiene evidencia de que la importante infraestructura asociada con la industria de trasplantes en China haya sido desmantelada, y sin una explicación satisfactoria sobre la fuente de los órganos fácilmente disponibles, concluye que la sustracción forzada de órganos continúa hasta hoy”, agregó.

El tribunal presidido por Sir Geoffrey Nice, quien anteriormente dirigió el procesamiento del expresidente yugoslavo Slobodan Milosevic en el Tribunal Penal Internacional, está compuesto por siete expertos internacionales encargados de realizar el primer análisis independiente en el mundo sobre la sustracción forzada de órganos en China.

El tribunal también descubrió, más allá de toda duda razonable, que se han cometido crímenes contra la humanidad con los practicantes de Falun Dafa y los musulmanes uigures en China.

Sir Geoffrey Nice dijo que el tribunal llegó a estas conclusiones luego de considerar toda la evidencia disponible, incluyendo el testimonio de más de 50 testigos en dos audiencias.

Agregó que el tribunal se acercó a los representantes del régimen chino, incluida la embajada china en Londres y los funcionarios de salud, pero no respondieron. Nice también agregó que el tribunal no utilizó el silencio del régimen como evidencia en su contra para llegar a sus conclusiones.

Sustracción de órganos

Durante los últimos 12 meses, el tribunal ha estado investigando si los crímenes han sido y continúan siendo cometidos por el régimen chino en relación con la práctica de sustraer órganos de presos de conciencia vivos a la fuerza para realizar trasplantes y beneficiarse económicamente, conocido como sustracción forzada de órganos.

“La sustracción forzada de órganos es de una maldad inigualable, basados en muerte por muerte, con asesinatos en masa cometidos en el siglo pasado”, dijo Nice.

Los informes detallados de la práctica perturbadora surgieron por primera vez en 2006. Los investigadores concluyeron que la rápida expansión del sector de trasplantes de órganos en China desde el año 2000, podría explicarse por la sustracción forzada de órganos de presos de conciencia, principalmente de practicantes de Falun Dafa.

En diciembre pasado, después de la primera serie de audiencias, los miembros del tribunal aprobaron un borrador de sentencia provisional que concluye que la sustracción forzada de órganos de los presos de conciencia ha tenido lugar en China “en una escala sustancial”.

Recomendaciones

Nice dijo que el tribunal hizo una serie de hallazgos sobre el sistema de trasplante de órganos en China que lo llevaron a llegar a la “inevitable” conclusión de que la sustracción de órganos se está llevando a cabo en el país.

Dijo que el tribunal recibió “una gran cantidad de evidencia” que muestra que los tiempos de espera para los órganos prometidos por los médicos y hospitales en China para el trasplante eran extraordinariamente cortos. Los marcos de tiempo no son posibles bajo los sistemas normales de donación voluntaria de órganos, la evidencia incluyó llamadas secretas a médicos chinos, así como el testimonio de un médico israelí que contó cómo se le dijo a su paciente que podía recibir un trasplante de corazón en dos semanas.

La evidencia estadística, dijo Nice, también reveló que la cantidad de trasplantes realizados no coincidía con las cifras proporcionadas por el sistema de donantes voluntarios de China.

Nice dijo que, según el análisis de la infraestructura y la capacidad de 146 hospitales chinos, una estimación conservadora es que cada año se realizan entre 60.000 y 90.000 operaciones de trasplante, mucho más que las cifras sugeridas por el régimen chino de 10.000 a 20.000 por año.

El tribunal también recibió pruebas consistentes de los sobrevivientes de haber sido sometidos a pruebas médicas, incluyendo pruebas de sangre, mientras estaban encarcelados. Estas pruebas fueron consistentes junto con pruebas para determinar el estado del órgano, dijo Nice.

Señaló que las pruebas parecían particularmente fuera de lugar porque los sujetos también fueron torturados mientras estaban detenidos. Los resultados de las pruebas tampoco fueron explicados a la víctima, agregó.

El tribunal también recibió pruebas directas de la sustracción de órganos, dijo Nice, incluso de un excirujano que recibió instrucciones de realizarlas en un momento en que la industria apenas comenzaba a crecer.

Enver Tohti, durante las audiencias de diciembre, contó cómo realizó la cirugía a un preso condenado a muerte que recibió un disparo en el pecho derecho, pero que aún estaba vivo.

“Lo que recuerdo es que con mi escalpelo, traté de cortar su piel, y todavía había sangre. Eso indica que el corazón aún latía… Al mismo tiempo, estaba tratando de resistir mi inserción, pero estaba demasiado débil”, dijo.

Un llamado a actuar

Si bien el tribunal concluyó que la evidencia mostraba que el régimen chino había cometido crímenes de lesa humanidad, encontró que no podía estar seguro si se cometió el crimen de genocidio tal como se define en el derecho internacional, porque no pudo probar el elemento de intención de este crimen.

Sin embargo, el tribunal a su juicio señaló que “hay una creencia justificable en la mente de algunos o de muchos, que aumentan la probabilidad o la alta probabilidad de que se haya cometido genocidio”.

El tribunal dijo que los gobiernos y los organismos internacionales “deben cumplir con su deber” en relación con los hallazgos de que el régimen ha cometido crímenes de lesa humanidad. Agregó que “hay un deber para aquellos que tienen el poder de iniciar investigaciones y procedimientos en los tribunales internacionales o la ONU para comprobar si se ha cometido genocidio”.

En su defecto, el tribunal instó a los ciudadanos a actuar conjuntamente para presionar a los gobiernos “para que esos gobiernos y organismos internacionales no puedan actuar”.

Finalmente, el tribunal señaló que los gobiernos y los que interactúan con el régimen chino, incluidos los médicos, establecimientos médicos, empresas e instituciones educativas, “deben reconocer ahora que, en la medida en que se revelan [en la sentencia], interactúan con un estado criminal”.

Susie Hughes, directora ejecutiva y cofundadora del grupo de ética de trasplantes, Coalición Internacional para Acabar con el Abuso de Transplantes en China (ETAC, por sus siglas en inglés), en una declaración pidió una respuesta urgente para poner fin a los horrendos delitos.

“Ya no se trata de si la sustracción de órganos en China está sucediendo, si el diálogo está bien y verdaderamente terminado. Necesitamos una respuesta urgente para salvar las vidas de estas personas”, dijo Hughes.

“Con ese fin, debemos pedirle a China que rinda cuentas por sus crímenes de lesa humanidad, detener inmediatamente toda colaboración relacionada con el trasplante con China e impedir que nuestros propios ciudadanos participen en el turismo de trasplante en China”.

Annie Yang, quien fue una de las varias practicantes de Falun Dafa que dieron testimonio de haber sido torturada y sometida a pruebas médicas mientras estaba detenida por sus creencias, dijo a la organización de medios de comunicación NTD, que el juicio era un acontecimiento importante que podría usarse para obligar a las personas y gobiernos a tomar acción.

“La gente necesita valor para hablar, hablar de ello, para que la gente sepa”, dijo Yang. “Solo de esta manera puedes detener esta persecución, detener esta sustracción de órganos, detener este crimen”.

*****

“Aún estaba vivo”

El estremecedor relato de un médico que sustrajo órganos en China

TE RECOMENDAMOS