Dejar atrás el perfeccionismo

Por Barbara Danza
26 de Septiembre de 2021
Actualizado: 26 de Septiembre de 2021

Recientemente empecé a reconocer lo autosaboteador y obstaculizador que puede ser el perfeccionismo. El perfeccionismo casi parece virtuoso. Después de todo, ¿qué daño puede haber en esforzarse por alcanzar la perfección?

Sin embargo, el perfeccionismo no funciona así. Con el perfeccionismo, el nivel de perfección nunca puede alcanzarse. Así que, en lugar de intentar acercarse lo más posible, uno se protege de la vergüenza y la decepción de quedarse corto, evadiendo el trabajo, y tirando abajo el esfuerzo o el sueño por completo. La evasión tiende a manifestarse en forma de procrastinación, distracción, pereza, confusión o incluso un estado de ocupación con otras tareas menos significativas.

La tragedia del perfeccionismo es que los dones innatos, los talentos inherentes y el mayor potencial de cada uno nunca salen a la luz, sino que se desaprovechan en favor de la autopreservación. No hay nada perfecto en eso.

Entonces, ¿qué debe hacer un perfeccionista?

Mirar hacia dentro

Dejar atrás el perfeccionismo debe comenzar con una búsqueda de la verdad dentro de uno mismo. Hay que reconocer los miedos a no estar a la altura de los propios estándares, a ser juzgado por los demás y a enfrentarse a los límites de la vida en este mundo. Mirar dentro de uno mismo en busca de las nociones e ideas que están ahogando el progreso, así como las formas en las que, consciente o inconscientemente, se desarrolla la evasión, puede ser muy esclarecedor.

Definir la perfección

Hay una gran diferencia entre la perfección y el perfeccionismo. Mientras que el perfeccionismo es un obstáculo, la perfección es un ideal de potencial infinito. Los ideales a los que uno aspira determinan la trayectoria de su vida.

Tanto si los ideales son de carácter moral, de esfuerzo creativo o de servicio a los demás, es útil, inspirador y motivador tener una visión del propio ideal.

Centrarse en el progreso

Cuando los perfeccionistas se quedan atascados es después de imaginar su ideal, se congelan. Ya han experimentado la decepción de no ser capaces de manifestar la visión perfecta en su mente, así que parecen quedarse atrapados en la inercia, desplazándose por Instagram o reorganizando su cajón de calcetines.

El antídoto contra la evasión es poner toda la atención en progresar, no en alcanzar la perfección. Un perfeccionista puede incluso decirse a sí mismo que la forma más perfecta de empezar es simplemente hacer una cantidad muy pequeña de progreso y celebrar cada vez que lo hace.

La vida es larga e imperfecta, pero aspirar al ideal más elevado que uno pueda concebir merece la pena. La forma de conseguirlo es progresar de forma constante a lo largo del tiempo. Ya lo has oído antes: céntrate en el progreso, no en la perfección. Se puede aspirar a la concepción actual de la perfección sin exigirla ni alcanzarla nunca. La forma de hacerlo es centrarse en el progreso.

Ser flexible

Mientras uno aspira a su ideal, es de esperar que aprenda en el camino, ganando sabiduría y perspectiva. Es muy probable que la concepción de la perfección cambie, una idea que puede reconfortar a un perfeccionista en recuperación.

Si se actúa con constancia, celebrando las mejoras graduales a lo largo del camino, permaneciendo abierto a nuevas ideas y posibilidades y manteniendo la flexibilidad, también se puede combatir la tendencia al perfeccionismo duro.

Atesorar el viaje

Por último, el humilde reconocimiento de que los humanos no podemos concebir la verdadera perfección con nuestras limitaciones humanas puede ser un gran consuelo para un perfeccionista. En lugar de lamentar nuestras limitaciones mortales, podemos atesorar el viaje hacia el ideal más elevado que podamos concebir y el crecimiento y la iluminación que puedan surgir como resultado.

Un perfeccionista está atascado, congelado en el tiempo, y no está dispuesto a intentarlo para evitar el sufrimiento. Cuando reconoce que puede aspirar a la perfección, no alcanzarla nunca, y aún así descubrir una inmensa satisfacción como resultado, el perfeccionismo puede ser desechado.

Barbara Danza es madre de dos hijos, tiene un MBA, es amante de la playa y es una niña de corazón. Aquí se sumerge en los retos y oportunidades de la crianza de los hijos en la era moderna. Está especialmente interesada en las numerosas opciones educativas disponibles para las familias de hoy en día, la renovada apreciación de la simplicidad en la vida de los niños, los beneficios de los viajes en familia y la importancia de la vida familiar en la sociedad actual.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS