Dejó a su mascota en una perrera solo 3 días y se la devolvieron muerta envuelta en un paquete

Por Jesús de León – La Gran Época
25 de Abril de 2019 Actualizado: 25 de Abril de 2019

Una mujer dejó a su perra, Nova, en una perrera de Dublín, Irlanda, y 3 días después le devolvieron su cadáver.

A la joven le entregaron el cuerpo de su mascota estaba envuelto en un paquete para evitar que los virus afectaran a otros animales, le dijeron a modo de disculpa.

Según contó, Kirsten Kinch en Instagram, el 27 de diciembre de 2018 llevó a su perra de la raza husky a las perreras de P&E ya que ella se iba durante 3 días con su familia a Islandia.

Nova tenía un problema de colitis y estuvo recibiendo tratamiento con esteroides en los últimos meses.

Fue revisada por el veterinario antes de ser entregada a la perrera y al parecer estaba respondiendo muy bien a su tratamiento.

“Di múltiples instrucciones escritas y verbales sobre cómo se le debía dar el esteroide por separado a su comida y que necesita recibirlo 2 veces al día”, contó Kirsten, añadiendo que la perrera P&E anuncia que se ocupan de aplicar medicamentos y de atender a los perros que necesitan cuidados adicionales una vez que se les informa por adelantado.

Cuando la joven regresó de su viaje fue directamente del aeropuerto hacia la perrera para buscar a su querida mascota, sin embargo, al llegar al lugar quedó completamente conmocionada con lo que se encontró.

“Fui directamente del aeropuerto a P&E para recoger a Nova. (..) Una vez dentro, nos dijeron que Nova había muerto -la habían encontrado esa mañana ensangrentada en su perrera. Estábamos conmocionados y devastados ya que habíamos dejado un perro sano 3 días antes”, narró.

Luego contó que le entregaron el cuerpo aplastado “como una pelota envuelta en una bolsa negra, cubierta con cinta adhesiva. No había cuidado ni empatía en la forma en que había sido tratada”.

Después de ello Kirsten se fue directamente al veterinario.

View this post on Instagram

On the 27th of December 2018 I brought my husky Nova to P&E boarding kennels to be boarded for 3 days while my family went to Iceland. Nova had an ongoing issue with Colitis and this was being managed with steroids for the last few months successfully, she had been checked by my vet prior to boarding and we had discussed taking her off the steroids as she was responding so well. I gave multiple written and verbal instructions on how the steroid was to be given separately to her food and that she needs to get this twice a day, P&E also advertise that they cater for medication and dogs that need extra care once they are informed in advance. On the 31st of December I went straight from the airport to P&E to collect Nova. I rang 4 times waiting outside to pick her up. Clive answered and told me to come around to the gate when I told him I was here for Nova. Once in, we were told Nova had died – they had found her that morning bloodied in her kennel. We where shocked and beyond devastated at this as we had left a healthy dog in 3 days earlier. I asked the kennels immediately if she had received her medication and I was told she had. They had crushed Nova into what I can only describe as a ball wrapped in a black bag, covered in masking tape. There was no care or empathy in the way she had been handled. It was utterly traumatic and heartbreaking to leave with her like that. We drove straight to the vet and she was horrified, and couldn’t believe there was a 25kg husky crammed in this ball. We confirmed via microchip that it was Nova and made the decision to send Nova for a postmortem in UCD due to the circumstances. I emailed and messaged P&E asking for more information on how she had seemed when she was with them etc. and I still have not received any kind of contact back. Nova was a once in a lifetime kind of dog for me and my family and has left a hole that will always be impossible to fill, she is loved and missed every single day and I hope writing this can stop a similar situation in the future. Clearly these kennels are not fit to provide the levels of care they advertise. #justicefornova

A post shared by Kirsten Kinch (@kirstenkinch) on

Narró que la veterinaria se quedó “horrorizada” y que no podía creer que hubiese un husky de 25 kg “metido en esa bola”.

Luego de confirmar que se trataba de Nova por medio del análisis de su microchip la enviaron para hacerle una autopsia debido a las circunstancias en que murió.

Queriendo indagar más sobre la muerte de su mascota le envió mensajes electrónicos a la perrera pero nunca recibió respuesta, contó la joven.

Paddy Cullen, dueño de la perrera P&E, explicó al medio The Independent que Nova, de siete años, sufría una colitis que se le agravó provocándole al parecer una hemorragia.

Aseguró que maneja sus perreras desde 1986 y que es un amante de todos los animales. También explicó por qué Nova fue colocada en bolsas de basura:

“El cuarto día, el perro murió y se desangró por la parte trasera. Si un perro se desangra puede expulsar un virus llamado parvovirus lo que podría haber acabado con la vida de todos los perros en 24 horas”, dijo.

Mientras Kirsten Kinch inconsolable en su dolor se quejó en las redes de lo ocurrido mostrando las imágenes del antes y el después de su mascota.

“Nova fue una perra única en la vida para mí y mi familia y ha dejado un hueco que siempre será imposible de llenar. Es amada y extrañada todos los días y espero que escribir esto pueda impedir que ocurra en el futuro una situación similar. Claramente estas perreras no son aptas para proporcionar los niveles de cuidado que anuncian”, confesó la joven en Instagram.

******************************************

Descubre a continuación:

Un genocidio oculto se realiza hoy en el país más poblado del planeta

TE RECOMENDAMOS