Demócratas de la Cámara de Representantes aprueban la Ley de Reducción de la Inflación del Senado

Por Joseph Lord
12 de Agosto de 2022 7:59 PM Actualizado: 12 de Agosto de 2022 7:59 PM

Los demócratas de la Cámara de Representantes aprobaron la Ley de Reducción de la Inflación en una votación estrictamente partidista el 12 de agosto, enviándola al escritorio del presidente Joe Biden para su aprobación final.

La votación de 220-207 no fue una sorpresa, ya que los demócratas han apoyado abiertamente el paquete de medidas, mientras que los republicanos se han opuesto firmemente a la legislación. Cuatro republicanos no votaron.

El proyecto de ley fue aprobado por el Senado el 7 de agosto mediante el proceso de reconciliación, que lo hizo inmune al filibusterismo.

El 27 de julio, el senador Joe Manchin (D-W.Va.) anunció que había llegado a un acuerdo con el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer (D-N.Y.), para comprometerse a apoyar la ley de gasto de 700,000 millones de dólares, que según los demócratas aportará 725,000 millones de dólares en nuevos ingresos al gobierno federal y reducirá el déficit en unos 292,000 millones de dólares anuales.

La Ley de Reducción de la Inflación fue el producto de un año de arduas negociaciones, compromisos y decepciones para los demócratas mientras intentaban aprobar la Ley Reconstruir Mejor, de 1.75 billones de dólares.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), siguió adelante con la votación a pesar de que la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés) aún no había dado sus resultados definitivos, lo que significa que se desconoce en gran medida el efecto real que tendrá el proyecto de ley sobre los ingresos federales, el gasto, el déficit y la deuda nacional.

Tanto republicanos como demócratas han señalado a cientos de economistas que apoyan el proyecto de ley o se oponen a él.

No hay consenso entre los expertos, y sin las cifras de la CBO, los analistas no pueden hacer más que una conjetura sobre los efectos que tendrá.

Debate en el pleno

Antes de la votación, republicanos y demócratas debatieron el proyecto de ley durante unas tres horas en la Cámara.

Los demócratas presentaron el proyecto de ley como algo oportuno que ayudará a reducir la inflación y a disminuir los costes de las familias estadounidenses. Los republicanos, por su parte, sostuvieron que el proyecto de ley solo empeoraría la situación, y criticaron a los demócratas por hacer avanzar el proyecto de ley partidista en el Congreso sin la debida consideración bipartidista.

“Durante demasiado tiempo, demasiada gente en este país ha sentido que el trabajo que se realiza en Washington no está destinado a ayudarles”, dijo el presidente del Comité de Reglas, Jim McGovern (D-Mass.), que lideró la bancada demócrata durante el debate en el pleno, en el discurso de apertura de su partido. “Y durante mucho tiempo, han tenido razón”.

“A fin de cuentas, no se trata de una votación complicada: se reduce a cuáles son tus valores”, continuó McGovern.

“Este es un proyecto de ley histórico”, dijo McGovern, animando a otros a apoyar la legislación.

El presidente de la Comisión de Presupuestos, John Yarmuth (D-Ky.), repitió el apoyo de McGovern al proyecto de ley en su discurso de apertura.

“La legislación que tenemos hoy ante nosotros es un gran negocio para las familias estadounidenses y un gran negocio para nuestro planeta”, dijo. “La Ley de Reducción de la Inflación reducirá los costes sanitarios y energéticos de las familias trabajadoras. Esta legislación hace que, por fin, las empresas más ricas empiecen a pagar su parte justa de impuestos, y garantiza que los ricos que hacen trampas fiscales empiecen a pagar lo que deben”.

Yarmuth dijo que el proyecto de ley era fiscalmente responsable, estaba totalmente pagado y había sido respaldado por los mejores economistas de Estados Unidos.

“Ni una sola familia estadounidense que gane menos de 400,000 dólares al año verá incrementada su factura de impuestos federales por esta legislación, ni un céntimo”, insistió Yarmuth. Sin embargo, algunos críticos de la ley han calificado de engañosa esta afirmación tan repetida, diciendo que ignora los efectos de filtración que el aumento del impuesto de sociedades tendrá sobre los precios y los salarios de los consumidores.

En su discurso de apertura para los republicanos, el representante Michael Burgess (R-Texas) criticó a los demócratas por la prisa con la que han hecho avanzar el proyecto de ley en el Congreso, sin ninguna aportación republicana.

También se burló del título del proyecto de ley, diciendo que “se necesitaría un nanómetro [o un] micrómetro” para medir el efecto que la legislación tendrá sobre la inflación.

“Es la segunda vez que vemos este vehículo legislativo. Los demócratas trataron de imponer la reconciliación presupuestaria partidista —¿qué significa eso? Significa que no hay ninguna aportación del lado republicano del pasillo. ¿Y por qué es importante? ¡Tienes una Cámara y un Senado que están casi divididos!”.

“El Senado está dividido al 50 por ciento, y se basó en el voto de la vicepresidenta para conseguirlo”, dijo Burgess, añadiendo que los demócratas apenas tienen mayoría en la Cámara de Representantes.

“Así que no traten de decir a la gente que esto ha sido un ejercicio bien pensado, que ha pasado por los comités de jurisdicción, donde la gente ha hecho aportaciones… ¡no! Ningún republicano ha aportado nada a esta parodia que tenemos hoy delante”.

Burgess dijo que la Ley de Reducción de la Inflación es una Ley de Reconstrucción Mejor reconfigurada, y que los senadores demócratas hicieron un trato consigo mismos

“Vuelvo a recalcarlo”, enfatizó Burgess al concluir su intervención. “Este proyecto de ley no tuvo ninguna aportación republicana y tendrá un efecto insignificante sobre la inflación”.

El miembro de la Comisión de Presupuestos Jason Smith (R-Mo.), que se ha opuesto abiertamente al proyecto de ley, abrió los comentarios de los republicanos durante el debate en el pleno.

“Esta semana descubrimos que la inflación sigue siendo la más alta de los últimos 40 años, con un aumento del 13.7% desde que Biden llegó a la presidencia”, comenzó Smith. “Los salarios reales han disminuido un 4.5 por ciento. Los estadounidenses están sufriendo”.

“¿Estamos aquí debatiendo cómo aliviar ese sufrimiento? No. Estamos aquí para debatir lo que los demócratas llaman la ‘Ley de Reducción de la Inflación’ —que todo el mundo, desde la Oficina de Presupuesto del Congreso, hasta 230 economistas diferentes, [e incluso] el senador Bernie Sanders, han dicho que no reducirá la inflación”.

“Cuando se eliminan las políticas transitorias, este proyecto de ley gasta 745,000 millones de dólares y añade más de 46,000 millones a nuestra deuda. Añade 54,000 millones de dólares a nuestra deuda solo en los primeros cinco años”.

Las afirmaciones de los demócratas de que el proyecto de ley reducirá el déficit, señaló Smith, apuntan a disposiciones que ni siquiera empezarán a entrar en vigor hasta 2029.

“Así que mucho gasto por adelantado, mucha deuda por adelantado… y quizás ahorros dentro de ocho años”.

Qué contiene el proyecto de ley

Entre los 700,000 millones de dólares de nuevos gastos del proyecto de ley se incluye una asignación de 80,000 millones de dólares para el Servicio de Impuestos Internos —seis veces el presupuesto actual de la agencia— así como una serie de nuevas políticas climáticas e incentivos fiscales para los particulares y las empresas que cambien a fuentes de energía renovables y vehículos de bajas emisiones.

Desglosados, los aproximadamente 80,000 millones de dólares asignados al IRS se destinarán a “los gastos necesarios para las actividades de aplicación de las leyes fiscales… para determinar y recaudar los impuestos adeudados, para proporcionar apoyo legal y de litigio, para llevar a cabo investigaciones criminales (incluyendo la tecnología de investigación), para proporcionar el control de los activos digitales y las actividades de cumplimiento, para hacer cumplir las leyes penales relacionadas con las violaciones de las leyes de ingresos internos y otros delitos financieros… y para proporcionar otros servicios”.

Además, los fondos se destinarían a la contratación de decenas de miles de nuevos agentes del IRS para contribuir a la aplicación de las nuevas normas fiscales, lo que probablemente significará un número mucho mayor de auditorías.

No es de extrañar que el esfuerzo por ampliar el IRS no sea popular entre los republicanos, que generalmente se han opuesto a tales esfuerzos en el pasado.

“Los demócratas están planeando duplicar el tamaño del IRS mediante la contratación de un ejército de 87,000 nuevos agentes para espiar a los estadounidenses”, escribió el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (R-Calif.), en un tuit el 4 de agosto.

El proyecto de ley también incluye una serie de nuevos impuestos.

El más importante es un impuesto mínimo del 15% para las empresas que ganen más de 1000 millones de dólares al año. Aunque la ley fija actualmente el tipo impositivo para las empresas estadounidenses en el 21%, muchas megacorporaciones acaban pagando un tipo sustancialmente inferior una vez que se tienen en cuenta las exenciones, las desgravaciones y las modificaciones del código fiscal.

El efecto que esta nueva exigencia fiscal tendrá sobre los precios al consumidor y los salarios de los trabajadores es discutido. Pero Preston Brashers, analista principal de política fiscal de The Heritage Foundation, predijo en una entrevista con The Epoch Times que el nuevo impuesto provocaría un aumento de los precios y un crecimiento salarial más lento o estancado.

En un compromiso con la senadora Kyrsten Sinema (D-Ariz.) para conseguir su apoyo, los demócratas también añadieron un impuesto especial del 1% sobre la recompra de acciones por parte de las empresas, una práctica comúnmente utilizada por los gestores de cuentas de jubilación para aumentar el valor de las carteras de jubilación de los clientes.

Además, el proyecto de ley permitiría, por primera vez, que la Parte D de Medicare negociara con los fabricantes de medicamentos recetados, que no tendrán más remedio, según la legislación, que entrar en negociaciones o enfrentarse a un enorme impuesto especial del 95% como castigo.

Aunque las aseguradoras privadas han tenido durante mucho tiempo la capacidad de regatear con los fabricantes de medicamentos, tales negociaciones han sido voluntarias para ambas partes. Pero según la Ley de Reducción de la Inflación, los fabricantes de medicamentos no podrán negarse a negociar si reciben una oferta del secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

La CBO ya ha advertido que estos controles de precios obligatorios podrían reducir en gran medida la innovación médica en Estados Unidos, lo que significaría que el número de nuevos medicamentos que salvan vidas que salen al mercado cada año podría reducirse hasta en un 50%.

En el peor de los casos, advirtió la CBO en una carta de 2019 dirigida a los demócratas en la que se discutía la misma política incluida en la Ley de Reducción de la Inflación, las empresas farmacéuticas podrían simplemente retirarse del mercado estadounidense por completo en lugar de aceptar los controles de precios o el impuesto especial (pdf).

El futuro del proyecto de ley

Como el proyecto de ley ya ha sido aprobado por el Senado, no tendrá que volver a la cámara alta. En su lugar, irá directamente al escritorio de Biden para su aprobación.

En el pasado, los senadores Kyrsten Sinema y Manchin, los dos miembros con voto decisivo de los demócratas en la cámara alta, han sido la mayor amenaza para la aprobación de cualquier proyecto de ley de reconciliación demasiado ambicioso de su partido. Tan pronto como Manchin y Schumer dieron a conocer el acuerdo, Manchin prometió su apoyo a la legislación, dejando la duda solo sobre Sinema.

A pesar de algunas esperanzas entre los críticos de que Sinema se mantuviera en contra del proyecto de ley, negándole los 50 votos necesarios para activar el voto de desempate de Harris, su oficina anunció la tarde del 4 de agosto que Sinema había decidido respaldar el proyecto de ley.

El borrador original del proyecto de ley habría cerrado la “laguna legal de los intereses”, una solución del código fiscal que permite a los gestores de dinero pagar un tipo impositivo más bajo de lo normal por las inversiones rentables. Esta propuesta, que formaba parte del plan original del Reconstruir Mejor, habría aportado otros 14,000 millones de dólares de ingresos, según los demócratas.

Como parte del compromiso de su apoyo al proyecto de ley, Sinema exigió que se eliminara esta disposición, a pesar de las demandas expresas de Manchin de que la disposición permaneciera en el proyecto de ley. Los negociadores demócratas accedieron a la petición de Sinema, añadiendo en su lugar el 1% de impuesto especial sobre la recompra de acciones de las empresas y allanando el camino para el proyecto de ley.

“Hemos acordado eliminar la disposición fiscal sobre los intereses, proteger la fabricación avanzada e impulsar nuestra economía de energía limpia en la legislación de reconciliación presupuestaria del Senado”, dijo Sinema.

Con la aprobación del proyecto por parte de la Cámara de Representantes, está prácticamente garantizado que se convierta en ley en las próximas semanas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.