Denuncian la “realidad terrible” de los venezolanos por los apagones

Por EFE
28 de Marzo de 2019 Actualizado: 28 de Marzo de 2019

Fabiana Rosales, esposa del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, denunció el miércoles la “realidad terrible” que enfrentan los venezolanos por la crisis energética, que, dijo, se ha sumado a la falta de alimentos y medicinas.

“Esta crisis energética aceleró cualquier proceso social, porque la verdad es que las consecuencias han sido de niveles que ni podíamos imaginar”, declaró Rosales en un encuentro con venezolanos en Washington, organizado en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS).

“No hay comida ni medicinas, se va la luz y se termina dañando lo poco que hay. Es una realidad terrible”, aseguró Rosales, quien advirtió que a raíz de los fallos eléctricos se dañan las bolsas para transfusiones sanguíneas o los órganos para trasplantes.

Incluso, Rosales confesó que no ha podido comunicarse con su familia, ya que “vive en el interior y no hay luz”.

En la misma línea se pronunció Carlos Vecchio, el representante de Guaidó ante el Gobierno de Estados Unidos, quien aseguró que la crisis eléctrica ha “agudizado” la situación que encara su país.

“Puedo entender perfectamente el desespero y la angustia de los venezolanos para tratar de resolver esto lo antes posible”, afirmó Vecchio en su intervención durante el evento encabezado por Rosales.

“Yo tengo a mis padres también allá, a toda mi familia allá”, complementó Vecchio, quien admitió que a veces le toca “estar días sin hablar” con sus parientes, ya que no viven en Caracas “sino muy lejos de la capital”.

“Ese es el drama que nosotros tenemos que pasar en estos momentos”, admitió el delegado del jefe del Parlamento venezolano, quien llamó a sus compatriotas a mantener la esperanza.

Venezuela sobrepasó este jueves las 60 horas desde que un fallo eléctrico cortó el lunes el suministro a millones de hogares que todavía no ven restituida por completo la luz ni suministros como el agua corriente, la telefonía o el acceso a internet.

Un hombre camina por una calle en medio del apagón en Caracas, Venezuela, el 27 de marzo de 2019. – Los venezolanos vivieron entre la desesperación y la rabia el miércoles mientras soportaban un tercer día de un apagón casi nacional que paralizó al país, el segundo de estos apagones este mes. Foto de CRISTIAN HERNANDEZ/AFP/Getty Images.

Desde el lunes, el servicio de energía ha sido reconectado en la mayoría de los 23 estados de Venezuela al menos una vez pero las fallas han sido recurrentes, por lo que el fluido es inestable y existen regiones como Zulia donde miles de lugareños suman unas 40 horas consecutivas sin luz.

La estatal Corporación Eléctrica (Corpoelec) no ha informado sobre el porcentaje de recuperación de la energía ni el número de estados afectados por el apagón, mientras en las redes sociales abundan reportes sobre cortes prolongados que persisten.

El miércoles por la noche, la gente gritaba de ira en la calle y algunos tocaban cacerolas en las ventanas de sus apartamentos luego que se produjera un nuevo corte de energía. Muchos lanzaron groserías y maldiciones dirigidas a Maduro.

Poco después, en una declaración telefónica difundida por la televisión estatal, Maduro denunció un supuesto ataque con fusil contra una subestación localizada en las cercanías de la central hidroeléctrica de Guri, que habría provocado un incendio y el segundo apagón del lunes.

Juan Guaidó, por su parte, dijo que el apagón de este lunes fue por “falta de mantenimiento y corrupción”.

Venezuela afronta una crisis política y social que se acentuó después de que el pasado 23 de enero el líder de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, fuera declarado presidente encargado en base a unos artículos de la Constitución venezolana y lograra el respaldo de buena parte de los países del continente americano, incluido EE.UU., y una veintena de naciones europeas.

La Asamblea Nacional, que no reconoce el nuevo mandato de seis años que juró Nicolás Maduro el pasado 10 de enero al considerar ilegítimas las elecciones de mayo del año pasado, asegura que el país atraviesa una “emergencia humanitaria compleja” y ha pedido ayuda a la comunidad internacional para atenderla.

***

Video recomendado

Cómo Brasil escapó por poco de ser un desastre socialista como Venezuela

TE RECOMENDAMOS