Denunciantes dicen a la Corte Suprema que cadenas de farmacias deberían pagar por presunto fraude

Por Matthew Vadum
19 de Abril de 2023 3:52 PM Actualizado: 19 de Abril de 2023 3:52 PM

El 18 de abril, la Corte Suprema parecía abierta a reactivar las demandas de denunciantes contra los operadores de farmacias SuperValu y Safeway por, supuestamente, presentar reclamos falsos de reembolso a Medicare y Medicaid por medicamentos recetados que vendieron.

Se considera que el caso es relevante porque podría impactar la capacidad del gobierno para tomar medidas enérgicas contra el fraude en la atención médica.

Las empresas dicen que no deberían ser consideradas responsables porque no cometieron fraude a sabiendas y, en su opinión, actuaron de manera razonable en ausencia de reglas claras de información de precios.

Los abogados dicen que el fraude es uno de los delitos más difíciles de probar en los tribunales.

senador Charles Grassley (R-Iowa), presidente del Comité Judicial del Senado
El senador Charles Grassley (R-Iowa), presidente del Comité Judicial del Senado, en la audiencia del panel sobre el “Espionaje no tradicional de China contra Estados Unidos”: La amenaza y las posibles respuestas políticas” en Washington, el 12 de diciembre de 2018. (Jennifer Zeng/The Epoch Times)

La Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito de EE.UU. determinó que SuperValu y Safeway juntas habían facturado en exceso al gobierno, pero encontró que sus procesos de facturación eran consistentes con una interpretación “objetivamente razonable” de la ley, independientemente de sus intenciones.

Pero los denunciantes, que se beneficiarán financieramente si sus demandas tienen éxito, y la administración Biden, argumentan que el Séptimo Circuito entró en conflicto con el propósito de la Ley Federal sobre Falsas Reclamaciones (FCA).

En el caso que nos ocupa, el Tribunal Supremo acordó examinar “si y cuándo la comprensión subjetiva contemporánea de un acusado o sus creencias sobre la legalidad de su conducta son relevantes para determinar si “a sabiendas” violó la Ley Federal sobre Falsas Reclamaciones”.

Gran parte del argumento oral del 18 de abril se centró en la aplicación del concepto legal de “intencionalidad” en la FCA, un término legal que significa la intención o el conocimiento que tiene una persona de la incorrección de un acto antes de cometerlo.

Varios tribunales federales de apelación discrepan sobre el alcance del requisito de intencionalidad de la FCA. Para probar intencionalidad según el estatuto, el gobierno o el denunciante deben demostrar que la empresa actuó “a sabiendas”, o con “desprecio imprudente” o “ignorancia deliberada” de la ley en cuestión.

Senador insta a la corte a tomar el caso

El senador Charles Grassley (R-Iowa) presentó un escrito en el que instaba al Tribunal Supremo a admitir el caso y argumentaba que la “radical desviación de la ley por parte del 7º Circuito continúa una lamentable tradición de algunos tribunales que interpretan la FCA de forma indebidamente restrictiva”.

El tribunal de circuito “elaboró de principio a fin un requisito novedoso y sin precedentes para probar intencionalidad, lo que impone al gobierno una carga casi imposible de anticipar y advertir a los futuros estafadores de cualquier mala interpretación plausible de la ley”, decía el escrito.

La FCA es el “estatuto antifraude más importante” y si no se corrige el fallo “no pasará mucho tiempo antes de que la pieza central del arsenal antifraude del gobierno quede inutilizable”.

Grassley dijo que patrocinó la Ley de enmiendas de reclamos falsos de 1986, que “modernizó” la FCA y “la convirtió en un arma más efectiva contra el fraude del gobierno”.

El caso es en realidad dos casos: EE.UU. ex rel. Schutte vs SuperValu (expediente judicial 21-1326) y EE.UU. ex rel. Proctor vs Safeway (expediente judicial 22-111).

El tribunal consolidó los dos casos y los escuchó juntos.

Los títulos inusualmente largos de los casos reflejan el hecho de que los denunciantes, conocidos en el lenguaje legal como relatores, presentaron sus demandas en nombre del gobierno de Estados Unidos.

La “Ley Lincoln”

La FCA, a veces llamada Ley Lincoln, se promulgó en 1863 para hacer frente al fraude de los contratistas de defensa durante la Guerra Civil.

Actualmente, la ley establece que cualquier persona que, a sabiendas, presente reclamos falsos ante el gobierno es responsable de daños triplicados más una multa de USD 2000 por cada reclamo falso.

La FCA permite que el gobierno persiga a los perpetradores por su cuenta, y que los ciudadanos privados demanden a quienes defraudan al gobierno en nombre del gobierno en lo que se conoce como demandas qui tam.

Los ciudadanos particulares que prevalezcan podrán recibir parte de lo que recupere el gobierno.

Las demandas de los denunciantes alegan que las dos cadenas de supermercados facturaron a los dos programas gubernamentales a tasas artificialmente altas mientras cobraban a la mayoría de los clientes que pagaban precios significativamente más bajos según los programas de descuento.

Dicen que las dos compañías juntas estafaron a los contribuyentes por USD 200 millones. La ley federal exige que las farmacias facturen los programas a los precios típicos que realmente hacen pagar a los clientes.

Los denunciantes Tracy Schutte y Michael Yarberry han afirmado que SuperValu sabía que “sus informes eran problemáticos” y no informó precios con descuento, “cobrando al gobierno… precios más altos”.

El denunciante Thomas Proctor afirmó que “a pesar de las amplias advertencias”, la empresa “no informó sus precios con descuento” al gobierno y “[esto le] permitió a Safeway ofrecer descuentos a los consumidores sensibles a los precios sin sacrificar los reembolsos lucrativos del gobierno”.

El juez Brett M. Kavanaugh testifica ante el Comité Judicial del Senado durante el tercer día de su audiencia de confirmación para servir como juez asociado en la Corte Suprema de Estados Unidos, en el Capitolio de EE.UU., el 6 de septiembre de 2018. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

El abogado de los denunciantes, Tejinder Singh, les dijo a los jueces que el tribunal inferior se equivocó al dejar libres a los operadores de farmacias.

El enfoque de las empresas sobre el requisito de intencionalidad “permitiría que algunos de los peores infractores eludan la responsabilidad”, dijo. “Trata las creencias subjetivas del acusado sobre la legalidad de su conducta como irrelevantes”.

La jueza Elena Kagan pareció inclinar la mano y le dijo a Singh: “Su caso es fácil, ¿no es así?”.

El juez Brett Kavanaugh intervino: “Él también quiere ganar el caso difícil aquí, pero no es necesario”.

Singh dijo que las empresas “tenían amplia evidencia en términos de orientación del gobierno, orientación de sus propios abogados, consenso de la industria” sobre el “[precio] usual y habitual”.

SuperValu y Safeway “reemplazarían los incentivos existentes para que las empresas determinen y luego sigan la ley con un incentivo para saquear cada ambigüedad por todo lo que vale”.

“Eso va en contra del texto del estatuto, el derecho consuetudinario y el sentido común”, dijo el abogado.

El juez Clarence Thomas respondió y le dijo a Singh: “No hubo orientación sobre lo que significaba ‘usual y habitual’… ninguna orientación en absoluto”.

El precio habitual y acostumbrado en Nebraska podría ser diferente del precio en Iowa, dijo Thomas.

“¿Todavía diría que podría encontrar que estas declaraciones eran falsas o que las representaciones eran falsas?” dijo el juez.

El juez asociado de la Corte Suprema, Clarence Thomas, habla en la Fundación Heritage, el 21 de octubre de 2021, en Washington, D.C. (Drew Angerer/Getty Images)

La jueza Ketanji Brown Jackson le dijo al procurador general adjunto de Estados Unidos, Malcolm Stewart, que estaba “luchando” por entender “por qué este es un caso difícil”.

“No lo entiendo en absoluto. Estaba con el juez Kagan. Pensé que el Séptimo Circuito dijo, esencialmente, que las creencias subjetivas de los supermercados eran irrelevantes”, dijo Jackson.

Stewart dijo que las empresas que presentan reclamaciones al gobierno tienen la obligación de ser francas.

“En nuestra opinión, el requisito fundamental es que no deben decir cosas que no creen ciertas”, dijo.

Carter Phillips, el abogado de Safeway y SuperValu, dijo que sus clientes hicieron todo lo posible, informando los precios que creían que eran exactos.

“No hay nada del gobierno federal que te diga cuál es la respuesta correcta. Y hay muchos estados diferentes que toman muchas posiciones diferentes”, dijo.

“Hay muchas cosas en el expediente de este caso que dicen que la interpretación adoptada por mis clientes era absolutamente correcta”, dijo Phillips. “Esos descuentos no contaron”, añadió.

Se espera que la Corte Suprema emita una decisión sobre el caso en junio o julio.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.