Departamento de Justicia acusa a agente del DHS de ayudar a Beijing a acosar disidentes chinos en EEUU

Por Frank Fang
08 de Julio de 2022 10:27 AM Actualizado: 08 de Julio de 2022 10:27 AM

Un oficial de deportación del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y un agente retirado de las fuerzas de seguridad del DHS se encuentran entre las cinco personas acusadas el 6 de julio en una investigación federal cada vez más amplia sobre un presunto plan para cazar disidentes chinos en Estados Unidos.

Craig Miller, que actualmente está asignado a las Operaciones de Ayuda de Emergencia del DHS en Minneapolis y el exagente del DHS, Derrick Taylor, que actualmente trabaja como investigador privado en Irvine, California, fueron acusados de obtener y difundir “información sensible y confidencial de una base de datos restringida de las fuerzas de seguridad federales”, anunció el 8 de julio el Departamento de Justicia (DOJ).

“Este caso pone al descubierto los intentos del gobierno de la RPC [República Popular China] de suprimir las voces disidentes dentro de Estados Unidos”, dijo en una declaración el director adjunto, Alan Kohler Jr., de la División de Contrainteligencia del FBI.

“Las acciones llevadas a cabo por los acusados –dos de los cuales son actuales o antiguos agentes de la ley federal– demuestran cómo la RPC busca acechar, intimidar y silenciar a quienes se oponen a ella”, añadió Kohler.

El caso se reveló por primera vez en marzo, cuando el Departamento de Justicia anunció la presentación de cargos contra tres personas —Matthew Ziburis, antiguo funcionario de prisiones de Florida; Liu Fan, presidente de una supuesta empresa de medios de comunicación con sede en Nueva York; y Sun Qiang, una persona con sede en China que supuestamente actuaba como intermediario del Partido Comunista Chino (PCCh). Los tres fueron acusados junto con Miller y Taylor el 6 de julio.

Bajo la dirección de Sun, el acusado Liu pretendía silenciar a tres disidentes en Estados Unidos arruinando su reputación. Uno de los disidentes es Arthur Liu, el padre de la patinadora olímpica estadounidense Alysa Liu. Otro es Chen Weiming, un artista que creó una escultura que representaba al líder chino Xi Jinping como una molécula de coronavirus.

En el caso del artista Chen, Liu intentó obtener ilegalmente sus declaraciones de impuestos federales, creyendo que Chen había evadido impuestos, un delito que podría hacer público para desacreditar al artista.

La supuesta trama

El último anuncio del Departamento de Justicia (DOJ) reveló que los cómplices de Liu contrataron al exagente del DHS, Taylor, para obtener información sobre los tres disidentes, incluyendo la información de sus pasaportes, fotos y registros de vuelo e inmigración. El DOJ no nombró a los tres disidentes, pero incluirían a Liu y Chen.

“Liu, Ziburis y Sun utilizaron esta información para atacar y acosar a estos residentes de Estados Unidos mientras actuaban en nombre del gobierno de la RPC”, informó el DOJ.

Para obtener la información para Liu y sus cómplices, Taylor se dirigió primero a un exfuncionario de deposiciones retirado de las Operaciones de Ejecución y Expulsión del DHS en el año 2021. El exfuncionario accedió a la base de datos de aplicación federal restringida y entregó información sobre al menos uno de los disidentes, incluida su fecha de nacimiento y su estado de visa.

El exfuncionario finalmente se negó a cooperar con Taylor, quien entonces se dirigió al agente Craig Miller en busca de ayuda, según un documento judicial.

En una conversación escrita que tuvo lugar el 10 de noviembre de 2021, uno de los cómplices de Liu preguntó a Taylor si podía obtener información sobre el pasaporte de un disidente y su hija.

“Un cliente está dispuesto a pagar 800 dólares por dos números de pasaporte. Por favor, hágame saber si puede ayudar”, escribió el cómplice, según el documento judicial. Seis días después, Miller realizó consultas en la base de datos con los nombres de las dos personas.

Miller acabó proporcionando a Taylor las residencias de las personas, los registros de vuelos y las fotografías, según el documento judicial. Taylor proporcionó a Miller una tarjeta de regalo para “Wine & Times” como agradecimiento por su cooperación.

Cuando se enfrentaron a los agentes del FBI, Taylor y Miller mintieron inicialmente. El primero dijo que había obtenido parte de la información en la web oscura, mientras que el segundo dijo que no había estado en “amplio contacto” con Taylor desde que “se trasladó a Minnesota en 2015”, según el documento judicial.

Taylor fue el jefe de Miller entre 2009 y 2011 mientras el funcionario del DHS estaba destinado en Los Ángeles, según el documento judicial.

“Defenderemos los derechos de las personas en Estados Unidos a participar en la libertad de expresión y en la expresión política, incluidas las opiniones que el gobierno de la RPC quiere silenciar”, dijo el fiscal general adjunto para la Seguridad Nacional, Matthew G. Olsen, en una declaración.

Miller y Taylor están acusados de obstrucción a la justicia, según el Departamento de Justicia, mientras que Taylor también está acusado de hacer una declaración falsa al FBI.

Si es condenado, Taylor podría enfrentar hasta 25 años de prisión, mientras que Miller se enfrentaría a 20 años de prisión, según el DOJ.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.