Ni el guepardo ni el halcón: el ser vivo más rápido habita en los lugares más hostiles del planeta

Por La Gran Época
16 de Abril de 2019 Actualizado: 03 de Mayo de 2019

Las creaciones de vidas que habitan en el planeta tierra son maravillosas, desde el mismo hombre, plantas y animales con características propias muy interesantes. Si hablamos del reino animal hay muchas curiosidades, como la hormiga que puede levantar múltiples veces su propio peso, o la inteligencia del delfín.

Muchas cosas te pueden sorprender, pero que un microorganismo sea el ser vivo más veloz del mundo, eso sí es insólito de creer.

Científicos de la Universidad de Ratisbona, en Alemania, descubrieron al que sería el ser vivo más rápido, proporcionalmente hablando, que existe en el mundo. Se trata de la arquea, un microorganismo unicelular capaz de recorrer en un segundo una distancia 500 veces su tamaño, de acuerdo a lo que señala la agencia EFE.

Imagen ilustrativa (Crédito: Pixabay)

Actualmente se considera que el guepardo es el animal terrestre más rápido del mundo, pudiendo alcanzar hasta 110 km por hora. Esto, sin embargo, equivale a tan solo 15 bps (bodies per second, o cuerpos por segundo).

Es decir, en una competencia ficticia, donde la arquea fuera de un tamaño proporcional al del guepardo, sería necesario que el felino supere los 3000 km por hora para poder ganar la competencia.

Archaea (Archaebacteria) (Crédito: Wikimedia Commons/Dominio Público)

Además, otra particularidad de estos microorganismos es su alta resistencia al calor: su hábitat suele encontrarse junto a fuentes de hasta 400 grados Celsius en el fondo oceánico.

Las características de la arquea recuerdan a las de otro pequeño ser, tanto por su mínimo tamaño como por sus increíbles cualidades: hablamos del tardígrado, más conocido como el “oso de agua”, minúsculo ser que no supera los 2 mm de largo y que, sin embargo, puede resistir  hasta -272 grados Celsius, las condiciones del espacio exterior, permanecer en estado de hibernación por cientos de años y resucitar luego con menos de una gota de agua.

Oso de agua (Crédito: Wikimedia Commons/Willow Gabriel/CC BY-SA 2.5)

¡Te habías imaginado que la arquea, un microorganismo unicelular, podría ser el ser vivo más veloz! La creación es maravillosa, nos enseña que cada ser que habita en este mundo es único y perfecto y con características a veces muy insólitas y difícil de creer.

Archaea. (Crédito: Wikimedia Common/Themasterdidi/CC BY-SA 4.0)

 

Cuando la naturaleza se vuelve un poco extraña

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS