Descubrimiento de restos de 7000 años de antigüedad descifra el misterio de grupo humano desconocido

Por Rebecca Zhu
02 de Septiembre de 2021
Actualizado: 02 de Septiembre de 2021

Los antiguos restos de una joven cazadora-recolectora que murió hace más de 7000 años en Indonesia, revelaron pistas sobre un misterioso grupo de humanos del pasado.

El hallazgo, realizado en 2015, en la cueva de Leang Panninge, en la isla indonesia de Sulawesi, es el primer descubrimiento de ADN humano antiguo en la región, conocida como Wallacea.

En un estudio publicado el miércoles, el profesor de arqueología de la Universidad de Griffith y coautor del estudio, Adam Brumm, dijo que la joven, apodada “Bessé”, pertenecía a un misterioso grupo de humanos modernos de la era del Holoceno que los arqueólogos han llamado los toaleanos.

Es la primera vez que se encuentra un esqueleto intacto de los toaleanos.

“Tenemos ADN antiguo de los huesos de esta mujer, pero solo pudimos reconstruir alrededor del 2 por ciento de su genoma completo”, dijo Brumm a la ABC. “Así de degradado estaba y costó mucho trabajo conseguir incluso eso”.

Sulawesi es la isla más grande de Wallacea. Las zonas sombreadas en blanco representan masas de tierra expuestas durante los períodos de menor nivel del mar en el Pleistoceno tardío. (Suministrado, Kim Newman)
Tumba de la mujer cazadora-recolectora Toalean. (Suministrado, Universidad de Hasanuddin)

Gracias al análisis del ADN, los arqueólogos han confirmado la teoría de que los toaleanos estaban emparentados con los primeros humanos que vivieron en Wallacea hace unos 65,000 años, y también pudieron relacionar a la joven con los aborígenes australianos y papúes.

La mitad del genoma de Bessé se comparte con los aborígenes actuales, los papúes y los pueblos de las islas del Pacífico occidental. También estaba parcialmente emparentada con los ancestros humanos más antiguos, los denisovanos, cuyos restos se han encontrado en el Tíbet y Siberia.

Otros análisis revelaron que “Bessé” también tenía fuertes vínculos genéticos con un antiguo grupo de personas asiáticas que no se mezclaron con los ancestros de los aborígenes y los papúes.

“Un descubrimiento realmente inesperado es que, dentro del ADN de esta joven antigua, encontramos ascendencia de una población asiática muy antigua”, dijo Brumm. “No sabemos muy bien quiénes eran”.

Excavaciones en la cueva de Leang Panninge. (Suministrado, proyecto de investigación de Leang Panninge)

El profesor Akin Duli, de la Universidad de Hasanuddin, dijo que esto significaba que la población y la historia genética de los primeros humanos de la región eran más complejas de lo que se pensaba.

“Es poco probable que sepamos mucho sobre la identidad de estos primeros antepasados de los toaleanos hasta que se disponga de más muestras de ADN humano antiguo de Wallacea”, dijo Duli.

Sin embargo, encontrar más restos conservados, como los de Bessé, es extremadamente difícil dado el clima tropical y húmedo de la región.

Solo se han encontrado otras dos muestras de ADN en toda la región y proceden de Laos y Malasia.

“Bessé” no tiene ninguna relación con los actuales habitantes de Sulawesi, lo que no resulta extraño, ya que se sabe que descienden en gran medida de personas que llegaron de la región de Taiwán hace 3500 años.

Los toaleanos han sido un misterio arqueológico desde el descubrimiento en 1902 de unas puntas de flecha singulares y finamente elaboradas en varias cuevas del sur de Sulawesi.

Puntas de flecha de piedra toaleanas sin fecha determinada, microlitos con respaldo y puntas de proyectil de hueso. (Suministrado por Basran Burhan)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS