Desfinanciar a la policía sería perjudicial para estados y ciudades que necesitan policías, según datos

Por Mark Tapscott
11 de Junio de 2020
Actualizado: 11 de Junio de 2020

Los políticos de los Estados Unidos están respondiendo en diversos grados a los llamamientos de grupos radicales de izquierda como Antifa y Black Lives Matter para “desfinanciar a la policía”, aunque los datos oficiales muestran que los estados y ciudades con los mayores problemas de delincuencia serían los más perjudicados por esas medidas.

En todo el país, el gasto medio de los estados en protección policial se ha mantenido notablemente estable durante las últimas décadas, en torno a 63 dólares per cápita.

A menos que se indique lo contrario, todos los datos de este artículo se calculan utilizando la herramienta analítica Data-Z de Truth in Accounting (TIA).

El gobernador demócrata de California, Gavin Newsom, ha respondido a las demandas de desfinanciamiento rechazando rotundamente la eliminación de las fuerzas de policía y estando dispuesto a aceptar cambios importantes en el gasto gubernamental.

“Si ustedes están pidiendo la eliminación de la policía, no”, dijo Newsom a un grupo de directivos empresariales negros en Oakland el 9 de junio, según el San Jose Mercury News.

“Si están hablando de reimaginar y aprovechar la oportunidad de mirar la responsabilidad y el papel que le damos a las fuerzas del orden para ser trabajadores sociales, trabajadores de la salud mental, involucrarse en disputas donde una placa y un arma son innecesarios, entonces creo que absolutamente esta es una oportunidad para mirar todo lo anterior”, dijo.

El estado de Newsom gasta 48.83 dólares per cápita en gastos de protección policial, lo que coloca a California en la media de otros estados con alta población y alta criminalidad, incluyendo a Pensilvania (89.91 dólares), el estado de Washington (62.47 dólares), Nueva York (54.46 dólares) e Illinois (39.96 dólares). El promedio per cápita de los 50 estados de EE.UU. es de 62.56 dólares.

Sin embargo, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, también demócrata, se declaró fuertemente en contra de la desfinanciación de la policía.

“Miren ese saqueo”, dijo el 7 de junio, refiriéndose a la violencia en la ciudad más grande de la nación.

“Fue aterrador. (…) [Cuando no hay] policía, se obtiene un saqueo. Eso es lo que obtienen. Nadie quiere eso”. El comentario de Cuomo reflejaba un tuit del 29 de mayo del presidente Donald Trump, que decía: “cuando el saqueo comienza, comienza el tiroteo”.

Trump dijo el 1 de junio: “Estos son actos de terror doméstico. La destrucción de vidas inocentes y el derramamiento de sangre inocente es una ofensa a la humanidad y un crimen contra Dios”.

Ha sido en las ciudades donde se ha registrado más violencia en las últimas semanas, y donde surgieron las demandas de desfinanciamiento de las fuerzas policiales locales.

Minneapolis, la 46ª ciudad más grande de la nación por población, fue el lugar del asesinato de George Floyd, hecho al cual le siguieron dos semanas de disturbios y saqueos en todo el país.

Minneapolis tiene 19.82 policías por cada 10,000 habitantes, por debajo de la media de todas las ciudades de 21.57 en 2018, el año más reciente. Pero los residentes de Minneapolis soportaron 792.74 crímenes violentos por cada 100,000 residentes, un dato significativamente más alto que el promedio per cápita de las ciudades de EE.UU. de 747.69.

El presupuesto de la policía de la metrópoli de Minnesota para 2018 fue de 179.4 millones de dólares, una cifra que los funcionarios determinaron en medio de las proliferantes peticiones de los activistas comunitarios para reducir los gastos de la policía mucho antes de la muerte de Floyd.

Los recortes presupuestarios de los departamentos de policía o la supresión total de los fondos también están siendo promovidos por activistas radicales de izquierda en las cinco ciudades estadounidenses con más asesinatos y crímenes violentos.

La capital de la nación, por ejemplo, tenía la tasa de asesinatos per cápita más alta de la nación en 2018, con 22.78 por cada 100,000 habitantes, seguida de Filadelfia (22.12), Chicago (20.7), Indianápolis (18.46) y Jacksonville (12.18).

Del mismo modo, las cinco ciudades con mayor tasa de delitos violentos per cápita son Indianápolis, con 1272 por cada 100,000 habitantes, Houston (1026), Chicago (1006), Washington (941) y Filadelfia (909).

No es casualidad que cuatro de estas mismas ciudades tengan las mayores fuerzas per cápita, siendo Washington la primera con 54.68 policías por cada 10.000 habitantes, seguida de Chicago (48.32), Nueva York (42.4), Filadelfia (41.45) e Indianápolis (29.81).

La cifra de 54.68 policías per cápita de Washington D.C. supera con creces la de los estados de las demás ciudades más grandes. El 33.33 de Nueva York en 2018 la coloca en segundo lugar, seguida de Illinois (32.13), Pensilvania (26.05) y California (23.37). La cifra para Minnesota es de 17.71.

En Los Ángeles, la segunda ciudad más grande de la nación, el alcalde Eric Garcetti respondió a dos semanas de disturbios y demandas de desfinanciamiento acordando recortar 150 millones de dólares del presupuesto de la policía de la ciudad de 1900 millones de dólares. La tasa de criminalidad violenta per cápita en Los Ángeles es igual al promedio de 747.

Nueva York, la ciudad más poblada de los Estados Unidos, tenía una tasa de crímenes violentos per cápita de 541 por cada 100,000 habitantes en 2018, muy por debajo de la media nacional, aunque el presupuesto de la policía de la ciudad, de 6000 millones de dólares, es mucho mayor que el de Los Ángeles.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo a principios de esta semana que propondrá un recorte en el presupuesto de la policía, pero se negó a decir la cantidad. Solo dos días antes, De Blasio declaró que “para aquellos que dicen desfinanciar a la policía, yo diría que ese no es el camino a seguir”.

Docenas de candidatos demócratas y de partidos menores para puestos en el ayuntamiento de Nueva York están presionando para recortar el presupuesto de la policía en 1000 millones de dólares o más.

La tasa de asesinatos de ambas ciudades está muy por debajo de la media nacional per cápita de 12.26 por 100,000, siendo del 6.4 en Los Ángeles y de 3.46 en Nueva York.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Masacre de Tiananmen: 5 verdades no conocidas | Al descubierto

TE RECOMENDAMOS