Antifa: la red de revolucionarios violentos detrás de gran parte de los disturbios de hoy en día

Por Matthew Vadum
03 de Junio de 2020
Actualizado: 03 de Junio de 2020

Análisis de noticias

Estando las ciudades bajo un asalto brutal y sostenido por parte de alborotadores aparentemente bien organizados de costa a costa, el presidente Donald Trump trató de tranquilizar a la nación cuando recientemente se comprometió a designar a Antifa como una organización terrorista.

El Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos ya había dado el primer paso en 2016 cuando etiquetó las actividades de Antifa como “violencia terrorista doméstica”, como informó Politico.

Antifa es noticia hoy en día porque, junto con organizaciones radicales como los Socialistas Democráticos de América y los diversos grupos que caen bajo el paraguas del Black Lives Matter, se aprovechó de un ejemplo reciente de brutalidad policial que enfermó a los estadounidenses de todas las tendencias políticas e ideológicas.

El catalizador de la acción fue la muerte, el 25 de mayo, de George Floyd, un hombre negro que murió después de que el entonces agente de policía de Minneapolis Derek Chauvin presionara su rodilla contra su cuello durante casi 9 minutos. El video del incidente se hizo viral rápidamente y se convirtió en una herramienta de reclutamiento para los agitadores de izquierda.

En un importante discurso al pueblo estadounidense el 1 de junio, Trump destacó el papel de Antifa en la violencia que ha asolado a la nación desde la muerte de Floyd.

“Nuestra nación ha sido asediada por anarquistas profesionales, turbas violentas, pirómanos, saqueadores, criminales, alborotadores, Antifa y otros”, dijo.

“Todos los estadounidenses se enfermaron y se rebelaron con razón por la muerte brutal de George Floyd. (…) Pero no podemos permitir que los gritos justos y los manifestantes pacíficos sean ahogados por una turba furiosa”.

Los acontecimientos que provocaron los disturbios civiles “no son actos de protesta pacífica”, dijo Trump.

“Son actos de terror interno. La destrucción de vidas inocentes y el derramamiento de sangre inocente es una ofensa a la humanidad y un crimen contra Dios”.

Violencia revolucionaria

Antifa es una forma abreviada de antifascista.

Antifa utiliza tácticas de mano dura y es conocida por atacar físicamente a los conservadores, los republicanos y los que se identifican con la llamada derecha alternativa. Estos violentos agitadores de hoy en día tienen sus raíces en la Alemania de Weimar, donde sus precursores atacaron a los nazis de camisa marrón y emularon su táctica de usar la fuerza para silenciar a sus rivales políticos. Típicamente calumnian a sus víctimas como fascistas, nazis y racistas.

Según el servicio de inteligencia nacional de Alemania, la Oficina Federal de Protección de la Constitución (BfV), cuando los miembros de Antifa hablan de “fascismo” no se refieren al fascismo real, sino que se refieren al capitalismo.

El exmiembro alemán de Antifa Bernd Langer lo confirmó, diciendo que los comunistas en Alemania usan la frase “antifascismo” para decir “anticapitalismo”. Estas etiquetas son “conceptos de batalla” que forman parte de un “vocabulario político”.

Los defensores del orden público llevan mucho tiempo tratando que el gobierno tome medidas enérgicas contra Antifa, que tradicionalmente se ha considerado una coalición descentralizada y sin dirigentes de grupos de extrema izquierda, cuyos componentes se organizan a menudo de manera ad hoc.

“Los actuales Antifa seguirán afirmando que son anarquistas, pero en realidad se han transformado en comunistas totalitarios”, dijo el experto en radicalismo Trevor Loudon en “America Under Siege: Antifa”, un documental de 2017 producido por este escritor.

No es sorprendente que el simpatizante de Antifa y académico Mark Bray, autor de “Antifa: The Anti-Fascist Handbook”, tenga una visión más matizada y positiva de Antifa.

“Algunos grupos antifa son más marxistas mientras que otros son más anarquistas o antiautoritarios”, escribe en su libro. “Existe una gama de tendencias dentro de ese consenso estratégico más amplio (…) Algunos antifa se centran en construir el poder de la comunidad popular y en iniciar a la sociedad al fascismo a través de la promoción de su visión política de izquierda”.

Antifa se considera más bien un movimiento de milicias revolucionarias, muchos de cuyos grupos constituyentes aspiran a derrocar por la fuerza al gobierno de los Estados Unidos. En las manifestaciones cantan: “No hay fronteras, no hay muro, no hay Estados Unidos en absoluto”. Algunos activistas de Antifa tienen ideas específicas sobre lo que podría reemplazarlo; otros no las tienen y son más nihilistas y de corto plazo en su pensamiento.

Tal como dijo el periodista Jack Posobiec (que fue asaltado por un miembro de Antifa) a The Epoch Times el año pasado, Antifa es “parte de la ideología tóxica que hemos visto recorrer [por] el mundo”.

El fundador del Ejército Rojo soviético, Leon Trotsky, “básicamente dijo que Antifa va a ser el brazo militante, el brazo internacional del comunismo”, dijo Posobiec. “Esto fue establecido por la Unión Soviética para empujar y fomentar el comunismo en otros países”.

Evidencia de la organización

El comportamiento antifa ciertamente no se parece al activismo político tradicional. Tiene más de sentimiento militante, incluso de sentimiento militar.

El secretario de Seguridad Nacional en funciones, Chad Wolf, dijo que “un número de diferentes grupos están involucrados en esto, ya sea Antifa o otros, francamente”. Los grupos parecen organizados y usan tácticas que no se ven normalmente en las protestas pacíficas, dijo Wolf sin dar más detalles, según informa AP.

Hay informes de que se han enviado forasteros para causar problemas en varias ciudades que ahora están experimentando disturbios.

WTVR informa que en Richmond (Virginia) el jefe de policía Will Smith dijo: “Tenemos gente de todo el país que ha viajado por muchos estados para estar aquí. Sabemos que este es un esfuerzo organizado”.

“Tenemos antifascistas, tenemos algunos anarquistas, en gran medida, pero hay gente de fuera de este estado y de fuera de esta zona que sabemos que están involucrados y estamos haciendo todo lo posible para identificarlos y rastrear sus afiliaciones”, dijo Smith.

Los eventos en las ciudades devastadas por los disturbios sugieren que hay una organización detrás del caos, con Antifa como probable organizador.

En todo el país se han encontrado misteriosas paletas de ladrillos en los últimos días en zonas donde ha habido disturbios, según informa Fox News.

Por ejemplo, el departamento de policía de Kansas City tuiteó el 31 de mayo que se han encontrado “alijos de ladrillos y piedras” “para ser usados durante un disturbio”.

En Minneapolis se han encontrado materiales inflamables en los barrios y en los coches bajo custodia de la policía, según los medios de comunicación locales.

John Harrington, comisionado de seguridad pública de Minnesota, dijo que la policía ha estado encontrando coches robados (a los que se les ha quitado las placas de matrícula) que han sido utilizados para transportar los materiales inflamables, así como bienes y armas saqueados.

“El hecho de que hayamos visto tantos de ellos en tantos lugares nos hace creer ahora que esto es parte de ese patrón que muestra que se trata en realidad de una actividad organizada y no de un acto de rabia al azar”, dijo.

Un individuo que se detuvo en Bloomington mientras conducía un auto sin matrícula trató de “apagar el auto y prenderle fuego”, lo cual “no es algo que se vea en la mayoría de las paradas de tráfico”, dijo Harrington.

Táctica

La táctica de sastrería de vestirse completamente de negro, incluso cubriéndose la cara, es popular en los círculos de Antifa. Se conoce como el estilo de activismo o protesta de acción directa del “bloque negro”. Se piensa que esta forma de vestir crea un sentido de solidaridad de grupo, además de dificultar el procesamiento penal.

El enfoque viene de Antifa en Alemania, según escribe Bray en su libro.

Los activistas “se visten de negro con el rostro cubierto por cascos de motocicleta, pasamontañas u otras máscaras para crear una masa uniforme y anónima de revolucionarios preparados para llevar a cabo acciones militantes, a veces con armas como astas de banderas, garrotes, proyectiles y cócteles molotov”.

El periodista Andy Ngo, al igual que Posobiec, ha sido asaltado por Antifa.

El asalto tuvo lugar después de que Rose City Antifa (supuestamente el grupo Antifa más antiguo de los Estados Unidos) lo identificó como un supuesto simpatizante de la derecha en Portland (Oregón), según informa Fox News.

Los miembros de Antifa “todos quieren un cambio radical, y no ven realmente lo fácil y rápido que se puede destruir lo que ha tardado siglos en construirse”, dijo Ngo, cuyos padres escaparon del Vietnam comunista en la década de 1970.

Los miembros de Antifa están “‘horizontalmente’ organizados, lo que significa que no tienen líderes ni figuras. Es parte de su ideología que no debería haber ninguna autoridad o estado. El error de asumir esto hace pensar que no tienen organización. Es un tipo diferente de organización con el cual la prensa no está familiarizada”, tuiteó Ngo el 1 de junio.

“Los antifa están organizados en múltiples unidades. Los exploradores monitorean el perímetro de un área y proporcionan actualizaciones de audio/texto en vivo. Hay médicos de la calle, que están entrenados para sacar a los camaradas heridos. Y están los que llevan a cabo la violencia con armas y bombas incendiarias. Usan la señal de [aplicaciones de teléfonos inteligentes encriptadas] para comunicarse”.

Antifa hace más que atacar a personas e instituciones, según Bray.

Antifa “lleva a cabo investigaciones (…) en internet, en persona, y a veces se infiltra; los intoxican, empujan a los medios culturales a repudiarlos, presionan a los jefes para que los despidan, y exigen que los lugares de reunión cancelen sus espectáculos, conferencias y reuniones (…) Pero también es cierto que algunos de ellos golpean a los nazis en la cara y no se disculpan por ello”, escribe Bray.

Nueva preeminencia

Aunque Antifa data de mucho tiempo antes de la administración Trump, ha adquirido una nueva preeminencia en los Estados Unidos en la era post-Obama. Sus miembros hicieron lo que pudieron para interrumpir la toma de posesión del presidente Trump en enero de 2017, dañando la propiedad y provocando incendios en la capital de la nación, y desde entonces han estado generando caos en todo el país.

Como Peter Beinart observó en la revista Atlantic en 2017, Antifa es responsable de “un nivel de guerra callejera política sostenida que no se veía en los EE.UU. desde la década de 1960”.

“En los Estados Unidos, la mayoría [de los grupos antifa] han sido anarquistas o antiautoritarios desde la aparición de la moderna antifa bajo el nombre de Acción Antirracista (ARA) a finales de los ochenta”, escribe el autor Bray.

La implicación es que los activistas revolucionarios decidieron finalmente que el antifascismo era más comercializable que el antirracismo, y el movimiento se rebautizó a sí mismo en este país como Antifa.

Aunque los verdaderos fascistas de libro que se adhieren a los sistemas de creencias de Benito Mussolini, Adolf Hitler o Francisco Franco son bastante difíciles de encontrar en la América de hoy en día, Antifa se las arregla para localizarlos, inventándolos.

Como ya se ha señalado, lo hace operando bajo su propia definición peculiar de fascismo, etiquetando a los conservadores de la corriente principal como fascistas y agrupándolos con los supremacistas blancos y los neonazis. Todos los agentes de policía son considerados fascistas enemigos porque, de acuerdo con la forma de pensar de Antifa, están haciendo cumplir las leyes del supuestamente malvado sistema capitalista de América, que dicen que es en realidad un sistema fascista.

Financiación

Determinar quién financia a Antifa es difícil, pero se conocen algunas cosas.

El multimillonario de izquierdas George Soros tiene vínculos con Antifa a través de un grupo llamado Alliance for Global Justice (AfGJ). La filantropía de Soros, conocida en su momento como el Open Society Institute, ha donado 100,000 dólares a la AfGJ desde 2004.

AfGJ, a su vez, canalizó 50,000 dólares para Refuse Fascism, un grupo no incorporado de Antifa.

Refuse Fascism se formó poco después de la inesperada victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016. El grupo resumió su misión en su sitio web: “Es el fascismo: ¡Expulsar el régimen de Trump/Pence!”

Refuse Fascism participó en los disturbios del 1 de febrero de 2017 en la Universidad de California Berkeley como parte de lo que se denomina una acción “deplatforming”. El objetivo, que se logró, fue evitar que el polémico escritor conservador Milo Yiannopoulos diera un discurso en el campus. Los disturbios causaron más de 500,000 dólares en daños.

Podría ser que la financiación sea menos importante para Antifa que para los movimientos políticos tradicionales.

Tal vez generar el caos al servicio del cambio revolucionario sea menos costoso de lo que algunos piensan.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

El oscuro origen del grupo extremista Antifa

TE RECOMENDAMOS