Después de 40 años una madre descubre el ataúd de su bebé vacío y exige una prueba de ADN

Por Jack Phillips - La Gran Época
04 de Junio de 2019 Actualizado: 04 de Junio de 2019

Una madre que descubrió que el ataúd de su bebé estaba vacío después de pasar 40 años tratando de exhumarlo, ahora quiere una prueba de ADN.

El hijo de Lydia Reid, Gary, murió siete días después de nacer en el Royal Hospital for Sick Children de Edimburgo en 1975. Reid dijo a los medios locales que estaba segura de que su hijo no estaba dentro de su ataúd durante su funeral hace más de 40 años.

El Servicio Nacional de Salud (NHS) de Escocia admitió la retención generalizada de órganos entre 1970 y 2000. Los hospitales escoceses conservan unos 6000 órganos y tejidos, muchos de ellos de niños. Reid sospechaba que Gary estaba entre las víctimas.

“El ataúd estaba liviano. Conocía el peso de un bebé. Mi hijo no estaba allí. De nuevo, nadie me creyó”, dijo Reid a la BBC. Durante los siguientes 42 años, se preguntó si Gary estaba o no en su ataúd.

Cuando finalmente convenció a la profesora Dame Susan Black y obtuvo una orden judicial para exhumar la tumba, vio que el ataúd estaba vacío.

“Quería equivocarme. Quería que me llamaran vieja estúpida. Pero en cuanto Sue levantó el manto del suelo, supe que no había nada en él. Nada”, dijo la madre según informó The Independent. “Mi corazón golpeó mis pies. No sabía qué decir”.

Lo que se descubrió en el ataúd fue solo un chal, una gorra, una placa con su nombre y una cruz en lugar del cuerpo de su hijo. La placa de identificación deletreaba incorrectamente el nombre de Gary, como “Garry”, contó ella, lo que resulta un insulto añadido al daño.

Reid dijo a MailOnline esta semana que quiere una prueba de ADN.

“Mi hijo no estaba allí. Alguien robó el cuerpo de mi hijo”, dijo. “Enterré un ataúd vacío”.

“Quiero que se le haga una prueba de ADN para saber si hay alguna parte de mi hijo allí”, dijo.

Reid dijo que no había signos de descomposición dentro del ataúd y sospechaba que estaba vacío desde hace mucho tiempo, debido a lo libiano que estaba en el funeral.

“Aunque haya sido incinerado, quiero saberlo”, dijo. “Aunque esté tirado en un frasco en un hospital en algún lugar, quiero saberlo.

“Si es posible recuperar a mi hijo, quiero a mi hijo de vuelta. Y si no lo es, al menos diganmelo y déjame tener paz”, dijo.

Reid contó al Edinburgh News que estaba recaudando fondos para enterrar a su hijo de una manera respetuosa.

“Estoy tratando de recaudar fondos para conseguir todo lo que nos queda de él para enterrar. Estas partes son actualmente rehenes de la Oficina de la Corona. Estoy luchando para recuperarlas”.

Reid también intenta crear conciencia sobre la inusual política de retención de órganos del hospital.

En la funeraria me enseñaron un bebé que no era mi propio hijo. Exigí ver al mío. Su cuerpo estaba siendo utilizado en otro lugar. Probablemente nunca sabré para qué. Muchos bebés y partes de bebés fueron arrojados al suelo en bolsas de plástico amarillas antes de colocarlos en incineradores que calentaron hospitales. Su cuerpo ha desaparecido y es poco probable que lo recupere ahora”.

*****

Descubre:

Mujer en EE.UU. recibe desesperada nota de SOS de un chino encarcelado en campo de trabajo forzado

TE RECOMENDAMOS