Destacan el uso de Ivermectina en la prevención y tratamiento temprano de COVID-19

Por MEILING LEE
15 de Diciembre de 2020
Actualizado: 15 de Diciembre de 2020

La importancia de más investigación y orientación sobre el tratamiento temprano, o preventivo, del COVID-19 en la lucha contra el virus del PCCh, incluso después del lanzamiento de las vacunas, fue destacada por médicos durante una audiencia reciente en el Senado.

El Comité de Asuntos Gubernamentales y Seguridad Nacional del Senado, dirigido por el Senador Ron Johnson (R-Wis.), realizó, el 8 de diciembre, una segunda audiencia sobre el tratamiento ambulatorio temprano para COVID-19, en la que se instó a “discutir las opciones de tratamiento temprano que sirven para enfrentar la enfermedad en su primera etapa, limitando la replicación viral” con la esperanza de prevenir la progresión de la enfermedad, hospitalizaciones y muertes.

El Dr. Armand Balboni, director ejecutivo de Appili Therapeutics Inc., dijo que se necesitan opciones para combatir el virus en varias etapas, particularmente “en el momento de la exposición o de la confirmación de la infección”.

Los medicamentos antivirales que se dirigen al virus del PCCh, en particular los que son seguros y se pueden “fabricar y distribuir fácilmente a nivel mundial”, pueden desempeñar un papel en el tratamiento de COVID-19 fuera del entorno hospitalario.

“Estos medicamentos no están destinados a reemplazar las vacunas COVID-19 y otras terapias para pacientes gravemente enfermos, sino a cubrir aspectos del manejo de enfermedades más allá del alcance de las vacunas y de las terapias para casos severos”, dijo Balboni.

La pauta de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), para las personas que dan positivo en la prueba del virus del PCCh, es que las personas hagan cuarentena y monitoreen sus síntomas. Los tratamientos se brindan cuando una persona requiere hospitalización.

El senador Ron Johnson (R-Wis.), presidente del Comité de Asuntos Gubernamentales del Senado, habla durante una audiencia en Washington el 3 de diciembre de 2020. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Los datos muestran que ciertos medicamentos readaptados pueden tratar la fase inicial del COVID-19, por lo que la comunidad científica y las agencias federales de salud deberían alentar, en lugar de “desalentar, y en algunos casos prohibir, la investigación y el uso de medicamentos que se han usado de manera segura durante décadas”, dijo Johnson.

“De hecho, se ha realizado un esfuerzo concertado para impedir que los médicos, que realmente tratan a los pacientes de COVID, utilicen compasivamente sus derechos de prescripción ‘fuera de etiqueta’ para los protocolos de tratamiento temprano”.

Una prescripción ‘fuera de etiqueta‘ permite a los médicos recetar, un medicamento aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), para una afección diferente a las afecciones objeto del medicamento “cuando consideren que es médicamente apropiado para su paciente”. Es una práctica común y legal en la comunidad médica.

Los científicos están descubriendo que la ivermectina, un fármaco oral que trata la sarna, las infecciones parasitarias, la ceguera de río y la rosácea en los seres humanos, también es eficaz para tratar el COVID-19. El medicamento está en la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud.

El Dr. Jean-Jacques Rajter, neumólogo de Florida, fue uno de los primeros médicos en usar ivermectina para tratar a pacientes, con síntomas graves de COVID-19, al principio de la pandemia. Esto “sentó las bases” para que él y sus coautores llevaran a cabo un estudio observacional retrospectivo que encontró una tasa de mortalidad mucho más baja en los pacientes hospitalizados, que recibieron ivermectina, en comparación con los de un grupo que recibió atención estándar.

Rajter dice que la ivermectina pronto se adoptó como parte del protocolo de tratamiento del hospital para COVID-19, y más de siete meses después, “la tasa de éxito del protocolo, basado en ivermectina, es ahora muy superior a lo que era en sus primeros días”.

Él dice que se necesitan más ensayos controlados aleatorios para confirmar los “hallazgos preliminares” y abordar cualquier problema de seguridad sobre el uso de ivermectina. Sin embargo, aunque su equipo “cuenta con múltiples protocolos de estudio, listos para ser implementados en poco tiempo”, la financiación y el apoyo para dicho estudio ha sido difícil.

El Dr. Kory Pierre, neumólogo del Centro Médico Aurora St. Luke, dijo a la audiencia que él y los miembros de su organización, en la línea de frente para cuidados críticos de COVID-19, han pasado “casi nueve meses revisando incansablemente la literatura científica para obtener información sobre este virus y el proceso de la enfermedad y desarrollar protocolos de tratamiento efectivos” mientras se trata a pacientes con COVID-19.

Han desarrollado un protocolo llamado, I-MASK+, para prevenir y tratar los primeros síntomas de COVID-19, después de una extensa investigación sobre la ivermectina.

“En los últimos tres o cuatro meses, las publicaciones emergentes proporcionan datos concluyentes sobre la profunda eficacia del fármaco antiparasitario, antivírico y antiinflamatorio, llamado ivermectina, en todas las etapas de la enfermedad”, dijo Pierre.

“La ivermectina es altamente segura, ampliamente disponible y de bajo costo”, dijo. “Ahora tenemos datos de más de 20 estudios clínicos bien diseñados, 10 de ellos ensayos aleatorios controlados, y cada estudio informa consistentemente beneficios de gran magnitud y estadísticamente significativos en la disminución de las tasas de transmisión, la reducción de los tiempos de recuperación, la disminución de hospitalizaciones o grandes reducciones en las muertes”.

En su declaración final, Pierre pidió a los Institutos Nacionales de Salud (NIH) que examinaran la revisión, de su organización, sobre los datos disponibles de ivermectina que no han sido revisados por pares.

“Todo lo que pido es que los NIH revisen la información que hemos compilado de todos los datos emergentes… Tenemos inmensas cantidades de datos que muestran qué debe implementarse ahora”.

Los NIH no recomiendan el uso de ivermectina, excepto en un ensayo clínico.

La FDA dice que la ivermectina “debe evitarse”, ya que sus beneficios y seguridad no se han establecido y que “se necesitan pruebas para determinar si la ivermectina podría ser apropiada” para la prevención y el tratamiento de COVID-19.

La información sobre la ivermectina en el sitio web de los NIH no se ha actualizado desde el 27 de agosto, ni desde el 1 de mayo en el sitio web de la FDA, aunque se han publicado más datos clínicos sobre el medicamento para prevenir y tratar el COVID-19.

El antiviral Remdesivir. (EFE/EPA/SASCHA STEINBACH/Archivo)

Remdesivir es el único medicamento aprobado por la FDA para el tratamiento de pacientes hospitalizados con COVID-19 que requieren suplementos de oxígeno. Sin embargo, los estudios muestran sólo un pequeño beneficio en el tiempo de recuperación (alta hospitalaria de 1 a 3 días) y ningún efecto en las tasas de mortalidad.

El estudio más reciente, que involucró a 1033 pacientes hospitalizados, encontró que una combinación de remdesivir y baricitinib, un medicamento antiinflamatorio, permitió a los pacientes recuperarse una media de un día más rápido que los del grupo de control, que consistía en remdesivir y un placebo.

La FDA ha otorgado autorización de uso de emergencia a otros tratamientos de COVID-19, como los anticuerpos monoclonales y la dexametasona.

Los anticuerpos monoclonales se prescriben para COVID-19 ambulatorio leve y moderado, aunque no hay “datos suficientes de ensayos clínicos para hacer recomendaciones a favor o en contra de su uso”, mientras que la dexametasona, el único medicamento readaptado para su uso, ha sido eficaz para tratar los síntomas graves de COVID-19.

El Dr. Jay Bhattacharya dice que la falta de fondos para ensayos aleatorios de medicamentos existentes, que permitan la intervención temprana de COVID-19, está dejando a algunos científicos y médicos sin prescribir ciertos medicamentos u otras terapias, a pesar de su efectividad.

Bhattacharya, profesor de medicina en la Universidad de Stanford, dice que aquí es donde los NIH pueden desempeñar un papel.

“En principio, el NIH existe para resolver esta falla del mercado”, dice Bhattacharya. “Podría y debería utilizar sus recursos con el fin de ayudar a financiar evaluaciones aleatorias de estos medicamentos para fines no aprobados”.

El NIH no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Atacado por los medios de comunicación

Johnson dijo que antes de la audiencia, él y los médicos que apoyan las propuestas alternativas de tratamiento a COVID-19 fueron atacados por los medios de comunicación, que calificaron su iniciativa de “peligrosa, y en lugar de esperar hasta después de la audiencia para descartar esta información y a nuestros testigos, The New York Times y otras publicaciones ya han realizado ataques preventivos, insinuando que esta audiencia es anti-vacunas”.

El Dr. Balboni, demócrata de toda la vida y suscriptor del NY Times, dice que casi no participó en la audiencia. “Tengo que decir que estaba bastante consternado esta mañana y casi no participé cuando vi la noticia de que participaba como miembro marginal de un grupo anti-vacunas”, dijo Balboni. “Eso no podría estar más lejos de la verdad”.

El senador Gary Peters (D-Mich.), el único demócrata presente en la audiencia, en su declaración de apertura antes de retirarse, acusó al comité de ser “utilizado como una plataforma para atacar la ciencia y promover tratamientos desacreditados”.

“Lamentablemente, parece que la audiencia de hoy seguirá el mismo camino, jugando a la política con la salud pública, y no nos dará la información que necesitamos para abordar esta crisis”, dijo Peters. “Los panelistas han sido seleccionados por sus opiniones políticas, no médicas”.

Los otros miembros demócratas se negaron a asistir a la audiencia. Cinco republicanos tampoco asistieron.

Johnson dijo que no comprende el “esfuerzo concertado para silenciar las voces” de los profesionales de la salud que promueven tratamientos tempranos para COVID-19.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


A continuación

Cifras inusuales en las elecciones de EE.UU.

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS