Destructor japonés es dañado por barco pesquero chino tras colisión en el Mar de China Oriental

Por Chriss Street
02 de Abril de 2020
Actualizado: 02 de Abril de 2020

Análisis de noticias

Según informes, un barco pesquero chino y un destructor de misiles guiados japonés colisionaron en el Mar de China Oriental, causando un agujero de tres pies de largo que podría haber hundido el buque de guerra de 646 millones de dólares.

El destructor de misiles guiados JS Shimakaze estaba patrullando regularmente el lunes por la noche en el Mar de China Oriental, a unas 350 millas náuticas al oeste de la isla Yakushima de Japón, cuando ocurrió la colisión con un barco pesquero chino, según el ministro de Defensa de Japón, Taro Kono.

Kono confirmó que la colisión dejó un agujero de aproximadamente tres pies de largo por tres cuartos de pulgada de ancho ubicado a babor del buque, a unos 15 pies sobre la línea de flotación del Shimakaze.

“Ningún personal resultó herido y nadie del barco pesquero chino está desaparecido. Estamos verificando detalles”, escribió Kono.

Kono declaró que el Ministerio de Defensa y la Guardia Costera de Japón están investigando el incidente.

El JS Shimakaze de 492 pies de largo tiene un desplazamiento de 4000 toneladas métricas bajo carga estándar y hasta 6000 toneladas métricas bajo carga completa, y puede acomodar a una tripulación de 260 miembros.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying afirmó que “la colisión ocurrió en las aguas costeras de China” y uno de sus pescadores sufrió una lesión en la espalda baja. Afirmó que el buque de guerra japonés navegaba en aguas relevantes y puso en peligro la seguridad del buque chino. Agregó que China y Japón están en comunicación para determinar la causa y “evitar que tales incidentes vuelvan a ocurrir”.

El lugar del accidente frente a la isla de Yakushima está muy al norte de un área en disputa entre los dos países, dijo el Ministerio de Defensa de Japón.

En 1895, Japón reclamó las Islas Senkaku (conocidas en China y Taiwán como las Islas Diaoyu), ubicadas a solo 137 millas al noroeste de Taipei en el Mar Oriental de China. Las islas no tenían dueño antes de que Japón obtuviera el control oficialmente, pero China reclama siglos de soberanía sobre las islas. Ambas naciones reclaman las islas y una zona económica exclusiva (ZEE) de 200 millas náuticas circundantes que otorga derechos para establecer islas artificiales y desarrollar recursos naturales.

Estados Unidos ha respaldado las afirmaciones de Japón desde la Guerra Fría.

El último incidente entre buques chinos y japoneses en el Mar Oriental de China sigue a una serie de actos provocativos de la Milicia Marítima de las Fuerzas Armadas del Pueblo de China (PAFMM), conocidos como “pequeños hombres azules“.

El PAFMM, con sus barcos pesqueros con armadura de acero, también provoca a fuerzas de Vietnam y Taiwán en un intento por expandir el control de China a más del 80 por ciento del Mar del Sur de China, que abarca un área de 1.4 millones de millas cuadradas en el Océano Pacífico.

La Estrategia de Seguridad Nacional de EE. UU. (NSS, por sus siglas en inglés) enfatizó en 2017 que China participa en una competencia continua con Estados Unidos — ni completamente “en paz” ni “en guerra”. El NSS identificó el PAFMM como un “riesgo significativo y creciente para los intereses y valores de Estados Unidos”.

Con 3.37 billones de dólares de comercio oceánico y hasta 22,000 millones de barriles de petróleo y 290 billones de pies cúbicos de gas natural, China, Japón, Malasia, Filipinas, Vietnam, Brunei y Taiwán están afirmando reclamos económicos a secciones del mar de China Oriental y Meridional.

China presentó una declaración en 2016 de “derechos históricos” a una “línea de nueve trazos” en forma de U que se extiende a unos 1500 km (932 millas) al sur de su continente. Después de dragar para formar varias islas artificiales, China construyó infraestructura militar en varias islas artificiales para desplegar sistemas de misiles antibuques y antiaéreos.

Pero cuando una apelación al tribunal de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar dictaminó que las reclamaciones de China eran inválidas, el líder chino Xi Jinping refutó la decisión, diciendo que era “inválida y no tiene fuerza vinculante” contra los derechos antiguos de China.

Sin embargo, la administración Trump en noviembre de 2018 prometió un “compromiso firme y duradero de Estados Unidos con la región y destacó la ampliación de la cooperación con nuestros socios” para garantizar un “Indo-Pacífico libre y abierto“.

*****

Le puede interesar:

España, su relación con el régimen chino y el virus del PCCh

TE RECOMENDAMOS