Deuda de los gobiernos locales chinos se dispara hasta niveles alarmantes

Las autoridades locales de toda China han emitido USD 208,000 millones en bonos especiales desde octubre de 2023

Por Shawn Lin y Cathy Yin-Garton
24 de Marzo de 2024 4:34 PM Actualizado: 24 de Marzo de 2024 4:34 PM

La deuda de los gobiernos locales en China ha alcanzado un nivel alarmante, y el Partido Comunista Chino (PCCh) recurre a la emisión frecuente de “bonos especiales” para mitigar la crisis.

Según documentos de la Red de Información de Bonos de China, la provincia de Guizhou emitió recientemente “bonos especiales de refinanciación” el 18 de marzo. Se trata de la sexta emisión de este tipo de bonos por parte del gobierno provincial en los últimos seis meses, con una emisión total que asciende a unos 39.000 millones de dólares, lo que pone de manifiesto la lucha constante por gestionar la deuda local.

A diferencia de los bonos de refinanciación ordinarios, en los que los fondos recaudados se utilizan para reembolsar el principal de los bonos del Estado que van venciendo, los fondos recaudados con los bonos especiales de refinanciación se utilizan para sustituir la deuda local implícita.

Desde octubre de 2023, las autoridades locales de toda China han emitido bonos especiales con unos ingresos que, en conjunto, ascienden a USD 208,000 millones hasta la fecha.

Sin embargo, los expertos advierten de que esto puede no ser suficiente para abordar la magnitud del problema. Es probable que esta tendencia continúe y que más provincias emitan más bonos de este tipo para cubrir el pago de su deuda. Sun Binbin, analista jefe de renta fija de Tianfeng Securities, sugiere que, incluso en un escenario “extremadamente optimista”, podrían emitirse bonos especiales de refinanciación por valor de aproximadamente USD 389,000 millones entre octubre de 2023 y 2024.

La ECC tiene un historial de recurrir a tales medidas, con dos picos significativos en la emisión de bonos especiales de refinanciación ocurridos en los últimos años. El primero se produjo entre diciembre de 2020 y septiembre de 2021, con una recaudación total de USD 87,000 millones. Se destinó principalmente a proyectos piloto que pretendían resolver la deuda implícita en condados establecidos. La segunda oleada, de octubre de 2021 a junio de 2022, con una recaudación de USD 70,000 millones, se centró en proyectos piloto sin deuda implícita en regiones como Beijing, Guangdong y Shanghai.

La escala y el ritmo actuales de emisión de bonos especiales de refinanciación superan con creces los de rondas anteriores.

El PCCh emite bonos nacionales especiales

Durante su reciente conferencia “Dos Sesiones”, el PCCh anunció que planea emitir “bonos nacionales especiales a muy largo plazo” de forma continuada durante varios años, comenzando con un billón de yuanes (139.000 millones de dólares) este año, tal y como declaró el primer ministro Li Qiang en el informe de trabajo del gobierno.

Según el informe de trabajo, los ingresos de estos bonos se destinarán exclusivamente a implementar las principales estrategias nacionales y reforzar las capacidades de seguridad en áreas clave, aunque no se proporcionaron detalles específicos.

Mientras que los bonos con vencimientos de 10 años o más suelen considerarse “a largo plazo”, los bonos “a muy largo plazo” suelen abarcar al menos 30 años. El PCCh ya emitió bonos nacionales a 50 años en 2009.

El macroeconomista taiwanés Wu Jialong declaró a The Epoch Times que la emisión de bonos nacionales especiales a largo plazo exime de hecho al Gobierno actual de sus obligaciones de reembolso. Señaló que si el PCCh se derrumba dentro de una década, la deuda no necesitaría ser reembolsada, y si perdura durante varias décadas, quedaría en manos de futuras administraciones.

“No es una forma de pedir dinero prestado con la intención de devolverlo. Es esencialmente prepararse para el impago desde el principio”, dijo.

Los bonos nacionales especiales difieren de los bonos nacionales generales en que se emiten para periodos y fines específicos, normalmente para hacer frente a grandes emergencias. No se tienen en cuenta en el déficit, sino que se gestionan dentro de los marcos de gestión del saldo de la deuda.

Históricamente, el PCCh ha emitido bonos nacionales especiales durante crisis económicas, como la crisis fiscal asiática de 1998, la crisis fiscal mundial de 2007 y la pandemia COVID-19 de 2020.

En octubre de 2023, la hacienda central del PCCh emitió otro billón de yuanes (USD 139,000 millones) en bonos nacionales. Aunque este dinero se incluyó en el déficit, se gestionó bajo “gestión especial de bonos nacionales”. El anuncio afirmaba que esta asignación se utilizó para la “recuperación y reconstrucción local tras catástrofes” en regiones afectadas por calamidades naturales como lluvias torrenciales, inundaciones y tifones.

La reciente aceleración en la emisión de bonos nacionales especiales por parte de la CCP es digna de mención, ya que los intervalos entre las emisiones anteriores abarcaban entre nueve y trece años, mientras que las dos últimas emisiones se produjeron en menos de medio año, y la última está programada para una emisión continua durante “varios años”.

Muchos analistas creen que este aumento de la emisión de bonos nacionales especiales por parte de la ECC está relacionado con la grave situación de la deuda local. Aunque el gobierno central ha hecho hincapié en el principio de “quien haya causado el desorden que lo limpie”, no puede eximirse por completo, ya que los riesgos regionales pueden escalar hasta convertirse en amenazas sistémicas.

Wu hizo hincapié en la necesidad de pagar a los funcionarios y a la policía armada, y de mantener la seguridad pública, afirmando que el sistema de mantenimiento de la estabilidad debe seguir operativo. Subrayó que la deuda local afecta directamente a la estabilidad social y del régimen.

La crisis de la deuda china atrae la atención

En los últimos años, la magnitud de la deuda de los gobiernos locales de China no ha dejado de crecer. En 2023, los gobiernos locales emitieron aproximadamente USD 1.3 billones en bonos, alcanzando un máximo histórico. De esta cifra, los nuevos bonos ascendieron a USD 647,000 millones, un descenso del 2 por ciento en comparación con el año anterior, mientras que los bonos de refinanciación alcanzaron los USD 650,000 millones, lo que representa un aumento interanual del 79 por ciento.

Los bonos de refinanciación, una práctica iniciada por los gobiernos locales en China desde 2018, han ido en constante escalada, disparándose de USD 94,700 millones ese año a un aumento del 687 por ciento el año pasado.

Estos llamados nuevos bonos normalmente financian grandes proyectos en curso, mientras que los bonos de refinanciación a menudo se caracterizan como “pedir prestado nuevo para pagar viejo”. Cuanto mayor sea la proporción de nuevos préstamos para reembolsar deudas antiguas, mayor será la presión sobre los deudores, ya que su capacidad para acceder a nuevos fondos repercute directamente en su flujo de caja.

Las finanzas de los gobiernos locales dependen en gran medida de los ingresos generados por la venta de terrenos. Sin embargo, con el colapso del mercado inmobiliario chino, los ingresos procedentes de la venta de terrenos han caído en picado, obligando a las administraciones locales a recurrir a la emisión de nuevos bonos para pagar deudas antiguas.

A finales de 2023, el saldo de la deuda de los gobiernos locales declarado oficialmente superaba los USD 5.5 billones.

Sin embargo, esto solo representa la deuda explícita, ya que se estima que el saldo de la deuda implícita es mayor. El Fondo Monetario Internacional y los bancos de inversión de Wall Street estiman que el importe total de la deuda implícita que aún deben reembolsar los gobiernos locales de China oscila entre USD 7 y USD 11 billones.

A pesar de la enormidad de la carga de la deuda, las cifras precisas siguen siendo difíciles de alcanzar, incluso para el primer ministro chino. Los frecuentes impagos de la deuda llevaron al Consejo de Estado chino a enviar grupos de trabajo en agosto del año pasado para auditar diez provincias que se enfrentaban a graves situaciones financieras.

“Si la deuda implícita se calcula en USD 9 billones, entonces la deuda total de los gobiernos locales de China ha alcanzado aproximadamente los USD 14.6 billones, superando el 83 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de China”, advirtió Wu. El PIB chino del año pasado fue de USD 17.5 billones.

Wu predijo además que la economía impulsada por la deuda conduciría a una contracción tanto del consumo como de la inversión, lo que daría lugar a un estado deflacionista y los precios caerían. Esta espiral descendente se manifestaría en la caída de los mercados bursátil e inmobiliario, sumiendo posteriormente a toda la economía china en un periodo deflacionista debido al colapso del modelo de deuda.

Los datos del Banco Popular de China revelan que, a finales de 2023, la oferta monetaria amplia de China se había disparado hasta los USD 40.6 billones, frente a los USD 33.1 billones de finales de 2021. En otras palabras, en dos años, China ha emitido aproximadamente USD 7.5 billones.

Wu afirmó que, aunque las autoridades han aumentado la oferta monetaria con la esperanza de incrementar el gasto y estimular la economía, en realidad, esta afluencia de dinero ha acabado convirtiéndose en préstamos y depósitos. La gente está atesorando dinero de forma preventiva, temerosa de gastar, e incluso las empresas son reacias a invertir, lo que conduce a una trampa de liquidez. Es como un agujero negro que absorbe todo el dinero que entra. La razón subyacente es una crisis de confianza.

Wu predice que toda la economía china entrará en un estado deflacionista durante un periodo muy largo, que estima será más grave que las “tres décadas perdidas” de Japón.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.