Dichos chinos: las verdaderas escrituras son difíciles de adquirir

13 de Agosto de 2015 Actualizado: 13 de Agosto de 2015

El dicho “Las verdaderas escrituras son difíciles de adquirir,” que sigue siendo ampliamente utilizado hoy en día en el chino hablado y escrito, se originó en una de las  novelas de las cuatro obras maestras en la historia China “Viaje al Oeste”. Esta novela está basada en el recorrido histórico del monje Xuan Zang a la India para adquirir las verdaderas escrituras budistas.

Históricamente, el monje Tang Xuan Zang superó diversas dificultades, peligros y tentaciones hasta que finalmente  llegó a la India  para obtener las auténticas escrituras budistas. En la novela, fueron plasmados los retos de su viaje y estos se manifiestan a través de varios demonios y monstruos que ilustran que no es algo fácil de obtener enseñanzas verdaderas.

A través de los cuatro personajes principales de la novela – el monje Tang y sus tres discípulos Sun Wukong (el rey mono),  Zhu Bajie (Pigsy) y Sha Wujing (Sandy), se representan los diferentes aspectos de un cultivador o devoto, en este caso los de Xuan Zang.

Xuan Zang representa la rectitud y la devota espiritualidad; el rey mono es valiente y brillante aunque todavía muy temperamental; Pigsy representa las debilidades humanas como pueden ser los deseos de belleza, la comida sabrosa y las comodidades; mientras que Sandy es tranquilo, trabajador y modesto. Para integrar las fortalezas y suprimir las debilidades del equipo también se plantean múltiples desafíos durante el viaje para obtener las escrituras verdaderas.

La frase 真經難取 (Zhēn Jīng Nán Qǔ), apareció por primera vez en un capítulo de la novela en el que un  demonio suplanta a una deidad. Este impostor intenta hacer que el monje Tang y sus discípulos se desarmonicen para poder aislar a Xuan Zang y comérselo vivo.

En este capítulo, el demonio pretende ser una Pusa que le dice al monje, “Si no te deshaces de tu ‘malvado’ discípulo, no adquirirás las verdaderas escrituras”. XuanZang y sus discípulos eventualmente se dan cuenta del truco del demonio, entonces se unen para eliminarlo y continúan con el  viaje hacia el oeste en cumplimiento de su misión.

La frase describe precisamente los peligros del viaje de la figura histórica real y el carácter novelesco de Xuan Zang. Se utilizó ampliamente para describir lo difícil que es conseguir las verdaderas enseñanzas de algo o aprender la esencia de algo, y no recibir o percibir en su lugar una mera imitación de estas.

TE RECOMENDAMOS