“Pagar una comida con 1.000 monedas de oro”: el precio que pagó un hombre por su deuda con una mujer

Por ALEX WU, LA GRAN EPOCA
24 de Septiembre de 2015 Actualizado: 11 de Septiembre de 2019
No pienses sobre tus propios actos de bondad, pero nunca olvides la bondad recibida
— Zhu Zi, filósofo chino

Los antiguos chinos creían que si podemos hacer favores a los demás sin pedir nada a cambio, pero siempre recordar un favor de otra persona, naturalmente ganaremos enormes bendiciones.

Nuestra benevolencia no es pura si hacemos una buena acción pero estamos decepcionados o quejándonos si no vemos una recompensa, o si dudamos del principio de “el bien y el mal serán recompensados”.

Han Xin era un famoso general de la dinastía Han, cuando joven era muy pobre. Un día, no tenía nada que comer y no tuvo más remedio que sentarse en la orilla del río y tratar de pescar para vender con el fin de comprar alimentos.

Mujeres lavan ropa en un río en la China rural. Cuando Han Xin regresó a su ciudad natal, se encontró con la lavandera que le había ayudado y le mostró su agradecimiento dándole 1.000 monedas de oro. (Hemera Technologies/Photos.com)
Mujeres lavan ropa en un río en la China rural. Cuando Han Xin regresó a su ciudad natal, se encontró con la lavandera que le había ayudado y le mostró su agradecimiento dándole 1.000 monedas de oro. (Hemera Technologies/Photos.com)

Muchas mujeres se encontraban en el río lavando ropa. Una de ellas notó que Han Xin parecía hambriento y demacrado, así que le dio su comida.

Por más de 10 días, comió esta comida dada con bondad. Sintió una gran deuda de gratitud y dijo a la mujer: “En el futuro yo te pagaré exhaustivamente tu bondad”.

Sin embargo, ella respondió: “Un hombre de verdad debe ganarse la vida. Te doy comida porque te veo y te compadezco. Yo haría lo mismo para cualquier otra persona. No busco ningún tipo de recompensa”.

Han Xin, general del ejército de Liu Bang. (La Gran Época)

Años después, cuando Han Xin regresó a su ciudad natal con gran honor y riqueza, se encontró a la mujer y le agradeció dándole 1.000 monedas de oro.

Este es el origen de la expresión china “yī fàn qiān jīn” (一飯千金), que literalmente  significa “una comida, mil monedas de oro”.

一飯千金 (yī fàn qiān jīn): Una comida, mil monedas de oro
— Dicho chino

Esta abuela recibe una sorpresa inolvidable

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS