Dichos chinos: renunciar a mitad de camino

08 de Septiembre de 2015 Actualizado: 09 de Septiembre de 2015

El dicho “renunciar a mitad de camino” 半途而廢 (bàn tú ér fèi), o dejar algo sin terminar, tiene su origen en la “doctrina del medio”, una de las cuatro escrituras canónicas confucianas.

Según cuenta la historia, durante el período de los Reinos Combatientes (475-221 a.C.) había un hombre llamado Yue Yangzi que vivía con su esposa en el estado de Yue.

Cierto día, Yue Yangzi vio un trozo de oro en el camino, lo recogió, lo llevó a su casa y se lo mostró a su esposa.

Su mujer miró el oro y dijo: “Oí que un hombre de moralidad no bebe el agua de un ladrón y un hombre de integridad se niega a aceptar limosnas. ¿Qué piensas en cuanto a recoger el oro que otro perdió y guardarlo para sí?”

“Sólo dedicaste un año a tu estudio, ¿por qué regresaste?”

Oyendo esto, Yue sintió vergüenza y regresó el oro al lugar donde lo había encontrado. Inspirado por el acontecimiento, Yue decidió buscar eruditos y enriquecer sus conocimientos, y con el apoyo de su esposa, partió.

Un año más tarde, inesperadamente regresó a casa. Su esposa, que estaba tejiendo un paño de seda, se arrodilló para saludarlo y le preguntó con sorpresa: “Sólo dedicaste un año a tu estudio, ¿por qué regresaste?”

“Porque te eché mucho de menos”, respondió Yue.

Sin decir nada, su esposa tomó un par de tijeras y fue al telar donde estaba trabajando.

Señalando el brocado a medio terminar, dijo en voz baja: “Este brocado es tejido con la más fina seda. Tejí una cadena tras otra para producirlo. Ahora bien, si lo corto se perdería todo mi trabajo anterior. Es lo mismo con tus estudios, puedes adquirir el conocimiento sólo a través de la diligencia. Ahora, que lo dejas a medias, ¿no es lo mismo que cortar la tela en el telar?”.

Yue estaba profundamente conmovido por las palabras de su mujer. Partió nuevamente y se determinó a no dejar sus estudios a mitad de camino. Varios años más tarde, Yue llegó a ser un hombre muy culto.

Esta expresión se utiliza para referirse a una acción que se detiene en medio del proceso, advirtiendo que todos los esfuerzos serán en vano si no llevas tu tarea hasta el final.


NOTA: 

“La doctrina del medio” primero fue un capítulo en el texto filosófico de Confucio “El clásico de los ritos”. Más tarde, fue mirada como una de las cuatro escrituras canónicas confucianas, también se traduce como “la doctrina del equilibrio”, “camino medio” y “la doctrina de la armonía”.

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

TE RECOMENDAMOS