Director del laboratorio de Wuhan tenía preocupaciones sobre la seguridad antes de la pandemia

Por Dorothy Li
23 de Julio de 2021
Actualizado: 23 de Julio de 2021

El director del laboratorio P-4 de Wuhan afirmó, en una conferencia de prensa el 22 de julio, que se habían tomado medidas de seguridad confiables cuando comenzó el brote; sin embargo, sus publicaciones anteriores y los registros de correos electrónicos recientemente revelados indican que el laboratorio tenía problemas de seguridad en curso.

Yuan Zhiming, director del Laboratorio Nacional de Bioseguridad, envió correos electrónicos a un profesional estadounidense preguntándole por los métodos de desinfección hace varios años. Unos meses antes del brote, publicó un artículo sobre las deficiencias de seguridad que se producían en los laboratorios biológicos chinos.

En una conferencia de prensa en Beijing, Yuan afirmó que las instalaciones funcionaban de acuerdo con las normas internacionales. Las afirmaciones se produjeron varios días después de que el Partido Comunista Chino (PCCh) rechazara el plan de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para una segunda fase de investigación sobre el origen de la pandemia.

La OMS tenía previsto investigar el origen del virus del PCCh, también conocido como COVID-19.

Las preocupaciones de Yuan

Judicial Watch obtuvo copias de los correos electrónicos de Yuan a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información. Los primeros registros de correos electrónicos sugieren que había preocupaciones de seguridad cuando se puso en contacto con Jens Kuhn en el Instituto Nacional de Salud para preguntar sobre los desinfectantes en 2016.

“Hemos probado varios para determinar su eficacia antiviral y la corrosión de las tuberías y los equipos de tratamiento de aguas residuales”, escribió Yuan. “Por desgracia, hemos encontrado [sic] un buen candidato”.

En el correo electrónico, Yuan dijo que el laboratorio estaba en funcionamiento sin patógenos. Pidió sugerencias sobre desinfectantes para la ropa de protección hermética, las superficies sólidas, el aire, los materiales infecciosos y los procedimientos de aprobación para la elección de desinfectantes.

El correo electrónico entre Yuan y Kuhn es solo uno de las 301 páginas de correos electrónicos y otros registros publicados recientemente. La correspondencia se produjo entre el Instituto de Virología de Wuhan (WIV, por sus siglas en inglés) y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés).

Los documentos revelan que el NIAID concedió nueve subvenciones a China a través de EcoHealth Alliance, una organización con sede en Nueva York, para investigar los coronavirus en los murciélagos.

Además, Yuan admitió las preocupaciones sobre la seguridad de los laboratorios en su ensayo de mayo de 2019, varios meses antes de que el régimen chino informara por primera vez de un brote del virus del PCCh en Wuhan.

“Actualmente, la mayoría de los laboratorios carecen de directores e ingenieros especializados en bioseguridad”, dijo en el ensayo.

Yuan confesó que “parte del personal especializado está compuesto por investigadores a tiempo parcial” en los laboratorios de alto nivel de bioseguridad (BSL, en inglés) de China.

“Esto dificulta la identificación y mitigación de los posibles riesgos de seguridad en el funcionamiento de las instalaciones y los equipos con la suficiente antelación”, dijo.

“La concienciación sobre la bioseguridad, los conocimientos profesionales y la formación en habilidades operativas aún deben mejorarse entre los trabajadores de los laboratorios”, dijo.

También destaca que “varios BSL de alto nivel tienen fondos operativos insuficientes para procesos rutinarios pero vitales” en un artículo titulado “Estado actual y desafíos futuros de los laboratorios de bioseguridad de alto nivel en China”.

El artículo fue publicado en septiembre de 2019 en la revista Journal of Biosafety and Biosecurity, de la que Yuan es editor jefe.

El ensayo fue advertido por primera vez por Ian Birrell el 3 de mayo de 2020.

El Laboratorio Nacional de Bioseguridad del WIV es el único laboratorio BSL-4, o de nivel de patógenos 4 (P-4) de China, y requiere las más altas medidas de seguridad para estudiar los patógenos que causan enfermedades como el ébola. El laboratorio P-4 de Wuhan se completó a finales de 2014 y entró en funcionamiento en enero de 2018. Según se informa, la instalación conserva más de 1500 cepas de virus, incluido el coronavirus que causó la epidemia del síndrome respiratorio agudo grave en 2003.

Desde entonces, muchos han especulado que el WIV es la fuente del brote del virus del PCCh; pero China no permite ninguna investigación independiente.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS