Director de escuela golpeado a muerte durante la Revolución Cultural, la escuela dice que se suicidó

02 de Marzo de 2017 Actualizado: 02 de Marzo de 2017

Durante más de 50 años, los dolorosos recuerdos de la muerte de su padre han permanecido en el fondo de su mente.

Cheng Zhangong dice que nunca quiso ahondar más en lo que realmente sucedió. Su padre, un subdirector de la escuela secundaria, lo descubrieron muerto a golpes cerca de su oficina. Sus estudiantes de secundaria lo habían matado. Fue durante la Revolución Cultural China, un período de gran agitación política, una época en la que la gente de todos los ámbitos de vida se atacaron mutuamente. Los asesinatos eran comunes y corrientes.

“Casi de la noche a la mañana se volvieron contra mi padre”, dijo Cheng, de 69 años, según un informe del diario Los Angeles Times. “Entiendo que estaban bajo la influencia del sistema político”.

Las estimaciones de las muertes durante la Revolución Cultural varían enormemente, oscilan entre alrededor de 1 millón y 20 millones.

Fue provocado por el entonces líder Mao Zedong en un intento de utilizar al pueblo chino para reafirmar su control sobre el Partido Comunista Chino después de su fracaso anterior, el Gran Salto Adelante, en donde creó una hambruna que resultó en decenas de millones de muertes.

El padre de Cheng fue uno de los que fueron asesinados por errantes y frenéticas pandillas de guardias rojos. Los maestros chinos o los directores fueron etiquetados por los estudiantes como “capitalistas” o “intelectuales”.

Cheng dijo que su padre fue forzado por sus estudiantes y los compañeros de clase de Cheng, a barrer la escuela por horas sin agua. Después de terminar, fue golpeado por la Guardia Roja, y cuando Cheng intervino, fue perseguido.

Al día siguiente, descubrió que su padre estaba en coma y murió más tarde.

Se produjeron atrocidades en masa. En la zona más afectada, la provincia meridional de Guangxi, la masacre masiva e incluso el canibalismo eran frecuentes. La tortura estaba generalizada. La economía se paralizo, las reliquias culturales y las costumbres religiosas fueron destruidas, y se arruinaron millones de vidas.

Los guardias rojos también intentaron matar a los gatos, afirmando que el felino era un símbolo de la “decadente burguesía”. Según el historiador Frank Dikotter, que es autor de varios libros en la China de Mao, la gente vio gatos muertos esparcidos por las calles de Beijing en agosto de 1966.

“Durante muchos años, mi familia no se atrevió a hablar de esto”, dijo Cheng.

Cheng descubrió en un sitio web años más tarde que el Partido Comunista Chino intentó encubrir la muerte de su padre diciendo que se había suicidado por culpa, una afirmación que Cheng sabía que era evidentemente falsa. Cheng dijo que se acercó a un académico que fundó el sitio, Wang Youqin, en Chicago, para aclarar las cosas. Las historias de la Revolución Cultural como la del padre de Cheng son demasiado comunes.

El régimen chino, que todavía exhibe una imagen destacada de Mao en la Plaza de Tiananmen, aún no ha proporcionado cifras oficiales sobre el número de personas muertas.

“¿Por qué se convirtió en un tabú inclusive 50 años después?”, Preguntó Wang a Los Angeles Times. “Fue como si nunca habláramos de ello, entonces nunca sucedió. ¿De quién se burla el régimen chino?”

Se estima que el comunismo ha matado al menos 100 millones de personas, no obstante sus crímenes no han sido recopilados y su ideología aún persiste. La Gran Época busca exponer la historia y creencias de este movimiento, que ha sido una fuente de tiranía y destrucción desde su surgimiento.

Lea toda la serie de artículos aquí

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS