Discriminación a africanos en China durante la pandemia tensiona las relaciones sino-africanas

Por Eva Fu
21 de Abril de 2020 3:03 PM Actualizado: 21 de Abril de 2020 3:03 PM

El abuso y el racismo contra los africanos en el sur de China, mientras se viven los temores por el virus, han provocado una reacción violenta en sus países de origen, lo que ha provocado tensiones diplomáticas.

Tras haber afirmado que había logrado suprimir el patógeno, China anunció en el último mes pocas infecciones locales, destacando en cambio los casos importados, aunque los estudios de investigación, los relatos de los habitantes y los documentos internos han puesto en duda la autenticidad de los datos oficiales.

Guangzhou, un centro industrial en el sur de la provincia de Guangdong y hogar de una de las mayores poblaciones africanas de Asia, se ha mantenido al límite después de que se reportaron varias infecciones entre los migrantes africanos.

Los africanos pronto se encontraron como blanco de la discriminación relacionada con el virus.

Videos publicados en las redes sociales mostraron africanos que eran expulsados de sus hoteles debido a que los propietarios temían que pudieran portar el virus. El servicio en restaurantes y tiendas se les negó y estuvieron sujetos a la incautación de pasaportes y cuarentenas obligatorias. Algunos tuvieron que dormir en las calles.

En un video, se vio a un grupo de ciudadanos africanos arrastrando su equipaje en las calles después de haber sido expulsados de sus residencias.

Otro, vídeo subtitulado, “este es el tratamiento que reciben las personas negras en China ahora”, mostró a dos hombres con trajes que impiden el ingreso de una joven negra a un centro comercial. “¿Solo nosotros?” Preguntó la mujer, antes de pedirle a un cliente caucásico que lo intentara. Gesticulando con las manos, uno de los hombres señaló que este último podía entrar mientras la mujer negra no era bienvenida.

Una cadena de McDonald’s en Guangzhou recientemente mostró un aviso indicando que “a los negros no se les permite entrar al restaurante”. La sucursal China del gigante de comida rápida se disculpó más tarde en su cuenta de Weibo (una red social) y dijo que cerró la tienda el 12 de abril para un entrenamiento de medio día.

En una comunidad residencial en la provincia de Guangdong, un cartel, con fecha del 5 de abril, instruía a los propietarios a contactar a los inquilinos negros y pedirles que se fueran, diciendo que la comunidad ya no permitirá la entrada de extranjeros, “especialmente los negros”.

Si bien la xenofobia alimentada por el virus ha ido aumentando en todo el mundo, los casos son generalmente aislados, mientras que en China se está produciendo el mismo tipo de racismo a nivel gubernamental, según Anders Corr, un analista de políticas y editor de la publicación “Journal of Political Risk”.

“Esta es la versión china de la realidad: han afirmado que no tenían más casos, que habían derrotado la enfermedad, la pandemia, en su propio país”. Y así, lógicamente, cualquier caso nuevo en China debe provenir de “afuera”, dijo Corr.

En esta foto tomada el 1 de marzo de 2018, las personas se reúnen en una calle del distrito de “Little Africa” en Guangzhou, la capital de la provincia de Guangdong, en el sur de China. (Fred Dufour/AFP a través de Getty Images)

Estigmatizados

Alrededor de 86,475 ciudadanos extranjeros vivieron en Guangzhou el año pasado, 13,652 de los cuales eran afrodescendientes, dijo el alcalde de la ciudad el 12 de abril.

El régimen ha prohibido la entrada a la mayoría de los extranjeros desde finales de marzo.

Las tensiones aumentaron en Guangzhou el 7 de abril, después de que se diera un brote de 16 casos del virus entre los residentes africanos, en el distrito conocido como “Pequeña África”. Luego, los funcionarios ordenaron a los africanos que se sometieran a cuarentenas y a pruebas por su propia cuenta, ya sea que tuvieran o no el virus.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Más de 4550 africanos en Guangzhou han sido sometidos a pruebas masivas desde principios de abril, y al menos 111 han dado positivo, según el alcalde.

Corr dijo que el racismo de las autoridades chinas demuestra que China no es un lugar seguro para hacer negocios.

“Lo que China está haciendo es realmente dispararse a sí misma, porque la gente está mirando esto y se da cuenta de que China no es realmente un lugar seguro para ir, no es un lugar seguro para hacer negocios… [no es seguro] si la persona es diferente a un chino Han [la mayoría étnica]”, dijo Corr.

Zhou, un local de Guangzhou, le dijo a La Gran Época que una pareja africana, encargada de un restaurante a una milla de su aldea, estaba infectada con el virus.

“Ahora los africanos pueden ser arrestados por la policía cada vez que aparecen en la calle”, dijo en una entrevista.

Asita Awovie, una nigeriana que actualmente estudia ingeniería civil en la Universidad Chang’an en la provincia china de Shaanxi, planea regresar a casa después de estar menos de un año en el país.

“Mis padres están preocupados porque piensan que ya no es seguro vivir aquí”, dijo a La Gran Época. “La situación en mi región es justa y la universidad trató de mantenernos a salvo, pero en cuanto a mí, en realidad no confío en China nuevamente”.

Un agente de seguridad chino en la entrada del distrito de “Little Africa” en Guangzhou, capital de la provincia de Guangdong, China, el 1 de marzo de 2018. (FRED DUFOUR/AFP a través de Getty Images)

¿Un reajuste de las relaciones bilaterales?

El régimen chino es uno de los principales acreedores de África, ya que prestó a las naciones africanas alrededor de USD 143,000 millones entre el año 2000 y 2017, según una investigación de la Universidad Johns Hopkins. Para 2018, alrededor de una quinta parte de la deuda externa del continente se debía a China, según el grupo de promoción Jubilee Debt Campaign (pdf), con sede en el Reino Unido.

Sin embargo, la relación de décadas con los países africanos ahora enfrenta desafíos tras los incidentes racistas en Guangzhou.

Anozie Maduabuchi Cyril, cónsul general del consulado nigeriano en Guangzhou, arremetió contra los funcionarios chinos por el trato injusto, señalando que el gobierno nigeriano no señaló a los chinos mientras manejaba el brote en Nigeria.

“Si confisca un pasaporte nigeriano, es como si confiscara a Nigeria en su conjunto”, dijo en un video que desde entonces se ha vuelto viral.

Los embajadores africanos en Beijing escribieron la semana pasada una carta al ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, exigiendo el fin inmediato de “pruebas forzadas, cuarentena y otros tratamientos inhumanos para los africanos”.

El presidente de la Cámara de Representantes de Nigeria, Femi Gbajabiamila, también convocó al embajador chino el 10 de abril para una reunión. Mostró un video clip de presuntos abusos en China y presionó al funcionario chino para que hiciera sus descargos.

“Es casi poco diplomático el modo en que hablo, pero es porque estoy molesto por lo que está pasando”, dijo.

La Embajada de Sierra Leona en China, en una publicación hecha el 10 de abril, dijo que representantes de embajadores africanos se reunieron con funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de China para protestar por las “experiencias perturbadoras y humillantes” de los ciudadanos y recordaron a la parte china el apoyo que tuvieron de África.

Ante la presión internacional, el gobierno chino sostuvo que tiene “tolerancia cero para la discriminación”. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores Chino, Zhao Lijian, durante una conferencia de prensa del 12 de abril, dijo que “China y África son buenos amigos, socios y hermanos”.

El consulado de EE.UU. emitió una alerta el 13 de abril para recomendar a los afroamericanos que “eviten el área metropolitana de Guangzhou hasta nuevo aviso”, debido a que las autoridades sospechaban que podían ser confundidos con nacionales africanos.

“El abuso y maltrato a los africanos que viven y trabajan en China es un triste recordatorio de cuán hueca es realmente la asociación entre la República Popular China [China] y África”, dijo un portavoz del Departamento de Estado el 11 de abril.

“En un momento en que deberíamos apoyarnos unos a otros para recuperarnos de una pandemia, los funcionarios de la República Popular China se escondieron temerariamente del mundo, los funcionarios chinos están ocupados desalojando a los estudiantes africanos a las calles sin comida ni refugio”, agregó.

Toluwani Eniola contribuyó a este informe.

Sigue a Eva en Twitter: @EvaSailEast

¿Sabías?

La Gran Época es el primer y único medio que expone la verdadera naturaleza, el impacto y el objetivo final del comunismo. Explicamos su daño a nuestros fundamentos morales y a las tradiciones orientales y occidentales. También discutimos los resultados del socialismo y su impacto en la estabilidad económica y política de los países.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Remueven cadáveres en secreto a medianoche para ocultar nuevas muertes

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.