Disculpe, señor, ¿vende usted a Dios? Un niño y su botella de “El beso de Dios”

Por EPOCH INSPIRED STAFF
28 de Febrero de 2023 3:27 PM Actualizado: 28 de Febrero de 2023 3:27 PM

Nuestra serie “Cuentos de Sabiduría” pretende poner de relieve importantes moralejas e inspirar el aprecio por las virtudes ancestrales que pueden elevar nuestras almas y ayudarnos a volver a la tradición. Esperamos que disfrute con su lectura.

Ante los reveses de la vida, las personas recurren a distintos medios para resolver los problemas que se les presentan, y quienes tienen fe van un paso más allá entregándose a lo divino, buscando su misericordia. Pero, ¿es nuestra fe realmente inquebrantable? ¿Y creemos de verdad, de todo corazón, que Dios nos protege de todas las adversidades, en todo momento?

Este cuento trata de un niño que recorrió todas las tiendas con la esperanza de encontrar una cura para su tío y preguntó: “¿Venden a Dios?”

La historia se remonta a principios del siglo XX, en una pequeña ciudad, en algún lugar del oeste de Estados Unidos, donde un niño de 10 años llevaba un penique en la mano y se acercó a todos los dueños de las tiendas de la calle y preguntó: “Disculpe, señor. ¿Vende usted a Dios?”.

Pensando que el chico estaba gastando una broma, los dueños de las tiendas le echaban. Esta fue la respuesta general que obtuvo a lo largo del día. Sin embargo, el niño no se dio por vencido. Durante todo el día, entraba y salía de las tiendas buscando una oportunidad para comprar un poco de “Dios” con su humilde penique.

Al caer la noche, el chiquillo visitó otra tienda ─era la sexagésima novena─ y repitió la misma pregunta a un tendero de pelo plateado: “Disculpe, señor. ¿Vende usted aquí a Dios?”.

El tendero, un hombre mayor, con una mirada amable y gentil, sonrió y contestó: “Dime, niño, ¿por qué quieres comprar a Dios?”.

Por fin, alguien respondió a la pregunta del niño con compasión. Conmovido y con lágrimas en los ojos, el niño contó su historia al tendero.

Sus padres habían fallecido cuando él aún era un niño. Vivía con su tío, que trabajaba en la construcción. Por desgracia, su tío se había lesionado en el trabajo y estaba inconsciente. Los médicos le dijeron que solo Dios podía salvarle. Al oír eso, pensó que Dios podía ser algo maravilloso e inocentemente creyó: “Si compro un poco de Dios y dejo que mi tío coma un trozo, sus heridas se curarán”.

Al tendero se le llenaron los ojos de lágrimas al escuchar al niño. “¿Cuánto tienes?”, preguntó con cariño al niño.

“Un penique”, respondió el niño.

“Niño, el precio de Dios es exactamente un penique”, le dijo.

El niño puso su precioso penique en la mano del tendero, y el anciano no perdió tiempo en sacar de la estantería la botella mágica del “beso de Dios”. Le dio el frasco al niño y le dijo: “¡Tómala, niño! Cuando tu tío se beba esta botella de ‘Dios’, se pondrá bien”.

Extasiado, cogió a “Dios” fuertemente en brazos y corrió al hospital tan rápido como pudo. “Tío, he recuperado a “Dios” y pronto te pondrás bien”, gritó alegremente el niño a su tío mientras entraba en la sala del hospital.

Al día siguiente, un equipo médico visitó el hospital para ver a los pacientes, incluido el tío del niño. Bajo su cuidado y tratamiento, el tío del niño se recuperó gradualmente. Sin embargo, cuando el tío vio los gastos médicos marcados como “pagados”, no lo creyó. En el hospital le informaron de que un anciano rico había invitado al equipo de médicos y ya había liquidado el pago.

Resultó que el tendero que vendió la botella del “beso de Dios” era millonario y disfrutaba pasando su tiempo libre en una de sus tiendas. Entusiasmados, tanto el tío como el joven fueron a la tienda para conocer al hombre, pero el dueño no estaba y les había dejado una carta. El mensaje decía:

“Señor, espero que se encuentre bien. Y no necesita darme las gracias. Todos los gastos los ha pagado su sobrino. Quería decirle que es usted un hombre afortunado por tener un sobrino tan bueno. Para salvarte, trajo un penique y entró en todas las tiendas que vio para comprar ‘Dios’… ¡Da gracias a Dios y agradece a tu sobrinito, pues fue la fe del niño lo que te salvó!”.

Esta humilde historia nos recuerda que los milagros ─en cualquiera de sus formas─ pueden ocurrir cuando creemos en el poder de la bondad y en los valores universales de la verdad, la justicia y la benevolencia. Así que, hasta la próxima vez, ¡conserva y agradece tu propia botella del “beso de Dios”!


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.