Diseñador revela el propósito superior de la arquitectura

La arquitectura debería elevarlo a los cielos
Por J.H. WHITE
09 de Enero de 2021
Actualizado: 09 de Enero de 2021

NEW HOPE, N.Y. —”Si entona la nota perfecta justo en el centro del escenario, la persona que está en la parte trasera del anfiteatro puede escucharla tan bien como la persona que está en el frente”, dice James H. Smith, educador y fundador de Cartio, un atelier de fotografía arquitectónica y diseño. Los antiguos anfiteatros griegos “no son algo que sucedió por error. Este era un diseño muy avanzado”.

Smith ahora diseña casas en Nueva York, pero creció en Australia. Su padre era piloto, así que juntos visitaron muchos lugares en su juventud. Siempre recordará su viaje a Grecia cuando era niño. Caminando por Atenas, se dio cuenta de las hermosas esculturas y la ornamentación arquitectónica. Recuerda las plazas públicas que caían 3 metros por debajo del nivel de la calle, revelando antiguas ruinas. La arquitectura, anidada en el tejido de la ciudad, le causó una duradera impresión.

“Toda esta forma de arte y sabiduría antigua estaba justo ahí delante de usted, presente en la vida cotidiana de la gente”, dice acerca de la arquitectura antigua de la ciudad.

Smith explica que los antiguos filósofos griegos inspiraron un reino espiritual de pensamiento que marcó el tono de los diseños de los arquitectos clásicos posteriores. Platón, por ejemplo, entendía las verdades superiores y la conexión entre la humanidad y la divinidad.

“Hay belleza y orden en los reinos superiores de la existencia de los que todos venimos”, dice Smith de la filosofía de Platón. “La proporción, el ritmo, el color, el espacio, la luz, la geometría y el ornamento se unirían para crear unidad, orden y belleza. Estos edificios cuidadosamente compuestos estimulan el alma mientras nos conectamos con la naturaleza misma de la creación”.

El Partenón exuda ese profundo sentimiento.

“Es impresionante, muy atrevido y hermoso”, sentado en la Acrópolis, con vistas a la ciudad, dice Smith. “Tiene una presencia real y majestuosa.”

Smith cree que el papel de la arquitectura clásica tiene un propósito más elevado.

“La experiencia diaria pasiva de los escenarios de inspiración clásica crea ambientes de vida semidivinos y, de esta manera, el reino humano se alinea con lo divino”, dice.

Una pizarra educativa de las presentaciones que James H. Smith ha compartido sobre la naturaleza de la arquitectura de inspiración clásica desde la antigua Grecia hasta el Renacimiento. (Cortesía de James H. Smith)

Cuando el ruido se desvanece, la belleza aparece

En su juventud, Smith exploró diferentes disciplinas espirituales. Un buen amigo le presentó a Falun Dafa, una práctica china que cambió su vida.

Smith se había fracturado la espalda, y cuando empezó a hacer los suaves ejercicios de qigong de Falun Dafa, en pocas semanas la lesión se curó. Su postura se enderezó y su sueño mejoró. Pero la práctica no solo elevó su cuerpo físico.

“Falun Dafa realmente comenzó a despejar mi mente,” dice. “Gradualmente, con el tiempo, todo ese ruido de fondo se fue filtrando. Lo compara con vivir en la ciudad. Uno se acostumbra a los autos que tocan bocina y a los sonidos de la ciudad. Cuando uno va al campo, de repente es tan tranquilo”.

“La cultivación es así; la mente se aclara y se abre. En ese proceso, cuando la niebla se despejó, empecé a observar más la belleza”.

Durante su primer viaje a Italia, por ejemplo, se sorprendió cuando entró en una plaza y se encontró con la belleza de un edificio con una noble fachada de travertino.

“No era extravagante. Era simplemente tan elegantemente hermoso”, dice Smith. Debe la experiencia a su práctica espiritual, que le dio la tranquilidad mental para frenar y apreciar su simple belleza.

“En ese pacífico estado mental, la belleza, el poder de la arquitectura clásica realmente me conmovió. Simplemente lo detiene en su lugar. Se conecta directamente con su corazón”, dice. Ese viaje lo inspiró para convertirse después en un diseñador de Nuevos Clásicos.

La Casa Seid, una nueva casa clásica que diseñó James H. Smith. (Cortesía de James H. Smith)

Aprendiendo del Renacimiento

“La arquitectura integra las artes visuales”, dice Smith, quien fue escultor antes de estudiar arquitectura. “Aprenda y reúna la belleza de la pintura y la escultura, integrándolas en la vida de las personas”, dice.

Smith dice que además de estudiar artes visuales, la fotografía le ha ayudado a entender el diseño.

“La fotografía le proporciona la comprensión fundamental del diseño. La línea, el tono, la textura, la forma y el color son los fundamentos de la composición general en la fotografía”, que se traducen en el diseño de una casa, dice.

Una cartelera educativa de las presentaciones que James H. Smith ha compartido sobre la naturaleza de la arquitectura de inspiración clásica desde la antigua Grecia hasta el Renacimiento. (Cortesía de James H. Smith)

Del mismo modo, durante el Renacimiento, los arquitectos comprendieron los fundamentos de la composición a través del estudio del dibujo, la pintura y la escultura.

“El aprendizaje de las artes visuales fueron los pasos fundamentales para entender cómo se unieron las reglas del arte en la arquitectura”, dice.

El enfoque holístico de la Edad de Oro para estudiar múltiples disciplinas contrasta con el enfoque modernista de hoy en día. Por ejemplo, este último omite la formación más amplia. El estudiante rara vez aprende los fundamentos básicos que subyacen en el campo más amplio del diseño.

“En tres años de licenciatura y dos de postgrado, no recuerdo una sola clase sobre composición estética. La proporción era solo una palabra que se decía para criticar el trabajo, pero nunca se enseñaba”, dice Smith, que asistió a una de las mejores escuelas de diseño de Australia. “No nos enseñaron algo de la gramática básica del idioma que intentábamos aprender”.

“La belleza es lo que hace que la gente se deleite”, dice Smith. En el pasado, las escuelas sistemáticamente enseñaban y creaban belleza. La arquitectura hermosa es omnipresente en toda Europa. En un viaje reciente, visitó Versalles. Mientras que los períodos después del Renacimiento en Italia se volvieron demasiado ornamentados, Smith cree que en Francia, el Rey Luis XIV mejoró aún más la elegancia de la época.

“El Rey Luis XIV mantuvo la simplicidad del Renacimiento, pero la refinó, la hizo muy sabrosa, elegante y matizada”, dice. Ese es el estilo de la arquitectura que inspira los diseños actuales de Smith, dice.

Después de que Luis XIV estableció el estándar, otros lo continuaron. Luis XV, por ejemplo, construyó el Petit Trianon, un castillo de estilo neoclásico en Versalles.

Petit Trianon, un castillo de estilo neoclásico en Versalles. (Cortesía de J.H. Smith)

“Tenía esta propiedad o nobleza. Las proporciones son simples; el edificio es astuto”, dice Smith. “La forma en que las ventanas francesas tienen esta verticalidad, decoradas con elegancia. Hablan de mi reino interior. Me hace sentir más recto como persona y más vivo”, dice.

Smith cree que este efecto estimulante es un momento en el que nos conectamos con nuestro verdadero ser que se originó en los reinos superiores, como discutió Platón.

“Los ambientes clásicos crean ambientes nobles, rectos y dignos que estimulan el verdadero yo dentro de cada uno de nosotros y evocan el verdadero y genuino carácter de cada uno”.

J.H. White es un periodista de arte, cultura y moda masculina que vive en Nueva York.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Mire a continuación

Navegando por el mar de la vida con la brújula mágica de “Verdad, Benevolencia y Tolerancia”

TE RECOMENDAMOS