Disminuye violencia nocturna en Portland tras intento de enviar a los oficiales federales a casa

El presidente Trump amenazó con enviar a la Guardia Nacional si la situación no mejora
Por Zachary Stieber
31 de Julio de 2020
Actualizado: 31 de Julio de 2020

Las personas que se reunieron en Portland durante la noche cometieron menos violencia de lo normal en la primera distensión desde mayo, solo horas después de que el presidente Donald Trump amenazó con enviar a la Guardia Nacional.

Se vio poca presencia de la policía en el centro mientras los manifestantes escuchaban discursos y se instaban mutuamente a no provocar una respuesta de los agentes federales. Tanto los manifestantes como los funcionarios de la ciudad y el estado esperan que la administración Trump reduzca el número de oficiales.

Los agentes federales respondieron todas las noches a los disturbios durante julio, después de que la Oficina de Policía de Portland no protegiera un tribunal de Estados Unidos.

Los discursos comenzaron en el Centro de Justicia, un edificio del condado que alberga una cárcel y una oficina del sheriff, el jueves por la noche. Los oradores instaron a las personas a abstenerse de la violencia, gritaron consignas contra Trump y atacaron verbalmente a la policía y otras fuerzas del orden.

Un periodista pasa frente a los oficiales federales, el 30 de julio de 2020, en Portland, Oregon. (Nathan Howard/Getty Images)

Los manifestantes en un momento corearon: “Sin policías, sin KKK, sin Estados Unidos fascista”.

Los manifestantes de Black Lives Matter también hablaron de justicia racial.

Aunque varios centenares conformaban la multitud, esta fue notablemente más pequeña que a principios mes. Después de los discursos la muchedumbre se mudó cerca del Palacio de Justicia Mark O. Hatfield, donde se reunieron frente a una cerca erigida por funcionarios federales para proteger el edificio.

Los alborotadores prendieron fuego repetidamente al juzgado, rompieron ventanas y atacaron a las fuerzas del orden antes de que se levantara la cerca. Solo lograron derribar la barrera una vez.

Los manifestantes participaron brevemente en actos que previamente provocaron una respuesta federal, como tratar de derribar la cerca, arrojar objetos sobre la cerca y comenzar incendios dentro de la barrera. Otros en la multitud apagaron los incendios, de acuerdo con un vídeo de la escena y un resumen nocturno de la oficina de policía.

La cabeza de un cerdo con sombrero de policía arde durante una protesta frente al Palacio de Justicia Mark O. Hatfield, en Portland, Oregon, el 30 de julio de 2020. (Nathan Howard/Getty Images)

“Algunas personas se subieron a la cerca de la corte federal, pero otras las amonestaron y se bajaron. Se podía escuchar a la gente en la multitud repitiendo que la protesta debía permanecer pacífica”, agregó la policía.

La multitud finalmente se dispersó a las 3 a.m., sin interacción policial.

Aunque no causaron tanto caos como otras noches, el grupo bloqueó el tráfico y rompió las restricciones COVID-19 impuestas por la gobernadora Kate Brown, demócrata. Las reglas actuales dictan que las reuniones al aire libre no deben incluir más de 100 personas.

Brown llegó a un acuerdo el miércoles con la administración Trump. Según el acuerdo, los oficiales federales se irán cuando las autoridades estatales y municipales demuestren que pueden proteger el palacio de justicia y otras propiedades federales.

Brown dijo que los oficiales comenzarían a irse el jueves, una afirmación que fue refutada por varios funcionarios, incluido el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, Chad Wolf.

Trump, un republicano, dijo a los periodistas en la Casa Blanca, horas antes, que los oficiales federales permanecerán en el lugar al menos hasta el sábado.

“Nuestra gente se queda allí para ver si pueden o no hacerlo hoy y mañana. Y si no lo hacen, enviaremos a la Guardia Nacional y nos encargaremos de eso”, dijo.

Los oficiales de policía de Portland, en una rara demostración de acción, despejaron el jueves dos parques, cerca del palacio de justicia, que habían sido utilizados como escenario durante los disturbios. La acción fue parte del esfuerzo para que el gobierno federal se fuera, dijo el alcalde y comisionado de policía, Ted Wheeler.

Los manifestantes caminan por Lownsdale Square, después de que algunos derribaron la cinta policial y los carteles destinados a mantener a las personas alejadas, cerca del Palacio de Justicia Mark O. Hatfield, en Portland, Oregon, el 30 de julio de 2020. (Nathan Howard/Getty Images)

Sin embargo, las grabaciones mostraron a las personas quitando la cinta de precaución colocada alrededor de los parques y volviendo a entrar, antes de que cayera la noche.

Mientras tanto, dos batallas judiciales relacionadas con los disturbios continuaron desarrollándose.

El juez presidente del Tribunal de Circuito del Condado de Multnomah, Stephen Bushong, prohibió temporalmente al buró la transmisión de vídeos en vivo de los manifestantes en el terreno.

“La decisión de hoy es un paso importante para garantizar que todas las personas puedan ejercer sus derechos a protestar y reunirse sin temor a la vigilancia del gobierno”, dijo en un comunicado Jann Carson, director ejecutivo interino del capítulo de Oregon de la American Civil Liberties Union. El capítulo presentó una demanda esta semana desafiando la práctica del buró de filmar y transmitir en vivo las acciones de los manifestantes.

Los abogados del Departamento de Justicia, en un caso separado, dijeron que las personas que se hacen pasar por periodistas durante los disturbios deberían llevar al juez de la Corte de Distrito de los Estados Unidos, Michael Simon, a cambiar su decisión, lo que prohíbe temporalmente a las autoridades federales arrestar o usar la fuerza física contra periodistas y los observadores legales.

La gente está abusando de la orden de restricción, o TRO, “para hacerse pasar por miembros de la prensa y evadir órdenes legales, o participando activamente en actividades de protesta e incluso actos ilegales mientras se hacen pasar por miembros de la prensa bajo la protección de la TRO”, argumentaron los abogados del departamento. “La TRO se ha convertido en ‘un instrumento de agravio y debe ser disuelto”, agregaron más tarde.

Sigue a Zachary en Twitter: @zackstieber


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Cómo los perros pueden detectar portadores de coronavirus?

TE RECOMENDAMOS