Documento revela que Beijing ordenó erradicar a grupo espiritual, posible evidencia de genocidio: abogados

Por Alex Wu
09 de Noviembre de 2020
Actualizado: 10 de Noviembre de 2020

The Epoch Times obtuvo recientemente un documento estatal de máximo secreto emitido hace 20 años, que confirma que el Partido Comunista Chino (PCCh) ha estado abusando del sistema judicial y manipulando el aparato de seguridad del país para cometer un genocidio contra los practicantes de Falun Gong. El medio también entrevistó a dos abogados chinos que creen que la persecución no tiene ningún fundamento jurídico.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una práctica de meditación espiritual que se centra en los valores universales de verdad, benevolencia y tolerancia. El exlíder del PCCh Jiang Zemin lanzó una campaña de persecución contra Falun Gong en julio de 1999 que continúa hasta hoy. Los practicantes de Falun Gong han sido detenidos ilegalmente, torturados y asesinados. Los medios de comunicación y los libros de texto estatales del PCCh también han publicado propaganda que difama al grupo espiritual como un “culto” peligroso.

La persecución sistemática de la práctica por parte del PCCh y la sustracción forzada de órganos a los practicantes de Falun Gong han sido documentadas y condenadas por organizaciones internacionales y gobiernos extranjeros.

El documento filtrado, clasificado como de “alto secreto”, fue obtenido por The Epoch Times de una fuente confiable. Es una opinión judicial emitida el 30 de noviembre de 2000 por la Corte Suprema del PCCh, la Procuraduría Suprema, el Ministerio de Seguridad Pública, el Ministerio de Seguridad del Estado y el Ministerio de Justicia. Fue impresa y distribuida por el primer secretario de la Oficina General de la Corte Suprema.

Epoch Times Photo
Documento clasificado titulado, “Opiniones sobre la severidad de la represión de las actividades ilegales y criminales de la organización hereje de Falun Gong por la ley”, emitido el 30 de noviembre de 2000, por cinco departamentos del PCCh. (Proporcionado)

Titulado como “Opiniones sobre la severa represión de las actividades ilegales y criminales de la organización hereje de Falun Gong por la ley”, dice que “los departamentos políticos y legales de todos los niveles deben implementar resueltamente” las “importantes instrucciones de Jiang Zemin para erradicar a Falun Gong”.

En él se enumeran los nombres de los practicantes de Falun Gong, los cargos penales que se imputan a las diversas actividades de Falun Gong y los grados de castigo.

Por ejemplo, el documento define la actividad de compilar, imprimir y difundir material de Falun Gong como “incitar a la subversión del poder del Estado”, citando el segundo párrafo del artículo 105 del Código Penal de China.

El cargo de “difamación de los líderes del partido y del estado” se aplica a aquellos que hablan en contra de la persecución, exponen el arresto arbitrario y el trato inhumano de los practicantes de Falun Gong (por ejemplo, palizas, trabajos forzados y sesiones de lavado de cerebro en los centros de detención), y presentan demandas contra las autoridades para hacerlos responsables de cualquier daño causado por la persecución. La persona sería “condenada y castigada de acuerdo con el artículo 246 del Código Penal”, según el documento.

El documento también afirmaba que el manejo por parte del PCCh de los casos relacionados con Falun Gong era “político, legal y orientado a las políticas” y requería que “los departamentos políticos y jurídicos a todos los niveles cooperaran estrechamente bajo la dirección unificada del comité central del partido”.

Epoch Times Photo
Los sellos de los cinco departamentos del PCCh estampados en el documento clasificado de “alto secreto” sobre la persecución de Falun Gong. (Proporcionado)

La persecución a Falun Gong no tiene base legal: Abogados

The Epoch Times habló con dos abogados chinos para obtener su opinión experta sobre la legalidad de la opinión judicial.

Liu Ping (alias) ha defendido a muchos practicantes de Falun Gong en los tribunales de China continental a lo largo de los años. Dijo que a pesar de haber visto documentos similares en el pasado, todavía estaba sorprendido por el fuerte lenguaje dirigido a Falun Gong. “¡Esta es una guerra lanzada por el PCCh contra la comunidad de Falun Gong usando el poder judicial del estado!” dijo.

Liu añadió además que como el documento muestra que el régimen movilizó todo su aparato de seguridad para atacar a Falun Gong, es evidencia de que el PCCh ha cometido un genocidio.

La Corte Penal Internacional define el genocidio como: “la intención específica de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso mediante… causando graves daños físicos o mentales a los miembros del grupo; [o] infligiendo deliberadamente al grupo condiciones de vida calculadas para provocar su destrucción física total o parcial”.

Chen Jiangang, un abogado de China continental que actualmente vive en Estados Unidos, también ha representado a muchos practicantes de Falun Gong cuando estuvo en China.

Según el análisis de Liu, la publicación de este documento por los cinco departamentos relacionados con la seguridad es intrínsecamente ilegal porque no tienen el poder de emitir políticas.

Chen dijo que el documento es una “opinión de aplicación de la ley”, que es similar a la opinión del Partido. El documento en sí mismo no es ley, ni se ajusta a la naturaleza de la interpretación judicial, dijo.

“Es en sí mismo ilegal desde el punto de vista legal, y el documento no tiene ninguna característica legal o validez legal”, dijo.

Chen señaló que ni siquiera el propio régimen del PCCh ha promulgado ninguna ley para identificar a “Falun Gong” como una “organización herética”. Durante los años que defendió a los practicantes de Falun Gong, Chen planteó este punto en la corte. Y ningún fiscal, juez u oficial de policía podría nunca proporcionar una base legal para definir a Falun Gong como tal organización, dijo.

El documento “ultrasecreto” es ilegal

Liu subrayó que la ilegalidad de este documento es que es altamente confidencial y no fue anunciado públicamente.

“Los documentos de naturaleza legal deben ser anunciados públicamente antes de que puedan entrar en vigor. El PCCh inventa una ‘ley’ secreta, así que ¿cómo puede la gente cumplirla? Por lo tanto, este tipo de ‘ley’ es un medio turbio de persecución y muestra su ilegitimidad”.

Liu dijo que es probable que los departamentos políticos y legales de todos los niveles en China hayan citado y transmitido internamente este documento judicial secreto.

Liu reveló que según el artículo 15 de la “Ley de Confidencialidad” del PCCh, el período de confidencialidad de los documentos de alto secreto no excede los 30 años, por lo que este documento todavía tiene un período de confidencialidad de diez años. Ahora que está expuesto, es “prueba de genocidio” cometido por el PCCh, dijo.

Chen también comentó sobre su clasificación: “Es un documento de alto secreto, que muestra que los cinco departamentos que lo emitieron están involucrados en actividades ilegales y criminales que no quieren que la gente sepa”.

Campaña política para perseguir a Falun Gong

Chen señaló que la redacción y el lenguaje del documento recuerda la terminología de la época de la Revolución Cultural. Términos como “reaccionario” y “huelga” que aparecen en todo el documento indican que se trata de una persecución política contra Falun Gong, dijo. La Revolución Cultural (1966-1976) fue una violenta campaña nacional lanzada por el exlíder Mao Zedong para reprimir a los “antirrevolucionarios” y provocó numerosas muertes.

“Tanto en la emisión de este documento como en la persecución a Falun Gong que comenzó en 1999, lo que se implementa no es la ley, sino la voluntad personal de Jiang Zemin. En este documento, las palabras clave más utilizadas son ‘suprimir’ y ‘represión’. Estas palabras encarnan la ilegalidad”, dijo Chen.

La frase “concienciar y unificar los pensamientos de aplicación de la ley” también muestra que “este documento judicial es para implementar únicamente la voluntad individual de Jiang Zemin, que es la persecución ilegal a Falun Gong lanzada por Jiang usando el sistema del PCCh”, enfatizó Chen.

Epoch Times Photo
El documento clasificado instruye a las agencias de seguridad a “usar completamente la ley como un arma para implementar la represión contra Falun Gong”. (Proporcionado)

Artículo 300 del Código Penal

El documento utiliza el artículo 300 del Código Penal —”usar una organización herética para socavar la aplicación de la ley”— para justificar la persecución a los practicantes de Falun Gong. Es el cargo penal más común que las autoridades chinas han usado para procesar a los practicantes de Falun Gong.

Chen señaló que, de conformidad con el artículo 300, hay por lo menos cuatro condiciones que deben cumplirse para que la práctica de Falun Gong constituya un delito.

1. Las partes “utilizan” una organización para “socavar” la ley. Los practicantes de Falun Gong no se involucran en actividades que cumplan con este criterio y no tienen nada que ver con “usar una organización”, dijo Chen.

2. El grupo es una “organización herética”. Sin embargo, el PCCh nunca ha tenido ninguna base legal para identificar a Falun Gong como tal.

3. El grupo es una organización que tiene personal fijo y una clara división del trabajo. Pero en el caso de Falun Gong, no hay organización ni miembros.

4. Las leyes nacionales pertinentes y las regulaciones administrativas que fueron violadas deben ser identificadas y confirmadas. El PCCh dice que a los practicantes de Falun Gong no se les permite practicar en casa o producir materiales relacionados con Falun Gong, pero no puede señalar qué ley nacional o reglamento administrativo ha sido violado por estas acciones.

Chen dijo que debido a que no se cumple ninguno de estos criterios, la afirmación del PCCh de que la persecución a Falun Gong es “legal” se basa en una interpretación incorrecta de la ley.

Chen añadió que para determinar un crimen, debe haber una ley que defina la actividad ilegal y criminal, y el comportamiento del acusado debe ser dañino para la sociedad. Dijo que los practicantes de Falun Gong que ha conocido son pacíficos y respetuosos de la ley.

“Cuantos más casos [de Falun Gong] manejo, más entiendo la crueldad y la ilegalidad del PCCh”, dijo.

“El PCCh viola sus propias leyes. Es la seguridad pública, la fiscalía y la policía del PCCh lo que realmente impide y daña la implementación de la ley… Han llevado a cabo fielmente las instrucciones de este documento [clasificado]… y han perseguido brutalmente a Falun Gong”.

Con información de Hong Ning y He Jian.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Chinos-estadounidenses protestan contra fraude en elecciones

TE RECOMENDAMOS