Documentos filtrados: Autoridades ocultan la gravedad del resurgimiento del virus en Beijing y Hebei

Por Nicole Hao
01 de Julio de 2020
Actualizado: 01 de Julio de 2020

Las autoridades de Beijing no informaron el número real de pacientes diagnosticados, según los documentos filtrados del único hospital designado de la ciudad para tratar pacientes con COVID-19.

La ciudad afirma que la segunda ola de brote está bajo control y que un centro sería suficiente. Pero The Epoch Times obtuvo previamente documentos del gobierno de la ciudad que mostraban que las autoridades sanitarias exigían que los hospitales locales prepararan camas adicionales para anticipar un aumento de pacientes con COVID-19.

Asimismo, un documento del gobierno de un condado en la cercana provincia de Hebei, donde el brote se ha extendido desde entonces, enfatizó que la información sobre la epidemia local debe mantenerse en secreto.

Los documentos confidenciales provienen de una fuente confiable con acceso a bases de datos gubernamentales.

Públicamente, las autoridades de Hebei no confirmaron nuevas infecciones, pero impusieron medidas de cierre a aproximadamente medio millón de residentes.

Mientras tanto, las autoridades anunciaron más pacientes infectados con el virus del PCCh en Beijing.

Para evitar la propagación del virus, el gobierno de la ciudad lanzó una serie de reglas estrictas.

La comisión municipal de salud de Beijing declaró en un documento interno del 24 de junio: “Todas las habitaciones de los pacientes [en los hospitales] deben estar cerradas las 24 horas del día (…) Fuera de los fines de diagnóstico o tratamiento necesarios, los pacientes no pueden abandonar el área del paciente”. La comisión agregó que por el momento no se permitirá que los pacientes tengan visitas en los hospitales.

El Centro Médico de Emergencia de Beijing, una división de la comisión de salud, declaró en un documento interno del 22 de junio que el personal médico de Beijing que fue a Hubei para apoyar sus esfuerzos de brote no podrá regresar a Beijing por el momento. Además, los estudiantes en la escuela deben evaluar su temperatura corporal cada mañana, mediodía y tarde.

Ocultando datos reales

Xu Hejian, portavoz del gobierno de la ciudad de Beijing, dijo en una conferencia de prensa el 30 de junio que las infecciones totales en esta segunda ola de brote llegaron a 325 pacientes diagnosticados y 27 portadores asintomáticos. Este resurgimiento comenzó a mediados de junio, según las autoridades.

Pero Ma Yanfang, director de la oficina médica del Hospital Ditan, el único designado para tratar la COVID en Beijing, admitió que las 300 camas para pacientes con virus no eran suficientes, en una entrevista con el periódico estatal Health News.

El 18 y 19 de junio, el Hospital Ditan transfirió a todos sus pacientes que no tienen COVID a otros hospitales, y desde entonces solo ha tratado a pacientes con COVID.

The Epoch Times obtuvo documentos internos del Hospital Ditan que mostraban el resumen diario de los resultados de las pruebas de ácido nucleico para varias fechas en junio.

Por ejemplo, el 19 de junio, el hospital evaluó a 773 personas, y 246 de ellas resultaron positivas. El informe señaló que los 246 de estos pacientes estaban siendo tratados en el hospital.

Sin embargo, la comisión de salud de Beijing reportó solo a 22 pacientes recién diagnosticados para el 19 de junio, con un total acumulado de 205 infecciones desde el 11 de junio.

La ciudad de Beijing anunció el 14 de junio que 79 instituciones médicas de la ciudad llevarían a cabo las pruebas COVID-19. Como el hospital Ditan solo tiene más diagnósticos positivos de lo que se informó oficialmente, es probable que el número real de diagnósticos para toda la ciudad sea mucho mayor, dada la probabilidad de más resultados positivos en otros sitios de prueba.

Según otro informe interno, el 17 de junio, el Hospital Ditan registró que su departamento ambulatorio evaluó a 288 personas, 26 de las cuales dieron positivo para COVID-19. Otras 3 fueron designadas como portadores asintomáticos; las autoridades chinas las cuentan en un registro por separado.

En su departamento de pacientes hospitalizados, el hospital diagnosticó a 83 pacientes que dieron positivo para COVID el 17 de junio, lo cual significa que el hospital diagnosticó un total de 109 positivos para COVID ese día.

Sin embargo, la ciudad reportó solo 21 pacientes recién diagnosticados para el 17 de junio.

Otros informes obtenidos por The Epoch Times solo mostraban datos para el departamento de pacientes hospitalizados, con 15 pacientes positivos el 13 de junio; 27 positivos el 14 de junio; 27 positivos el 15 de junio; y ocho positivos el 18 de junio.

Las autoridades anunciaron un total de 36 diagnósticos confirmados en la ciudad el 13 de junio; 36 el 14 de junio; 27 el 15 de junio; y 25 el 18 de junio. Dado que probablemente hubo más diagnósticos positivos solo del departamento de pacientes externos de Ditan, probablemente la ciudad tampoco informó los datos reales para esas fechas.

Pruebas a gran escala

La ciudad comenzó a exigir a ciertos residentes que se sometieran a pruebas de ácido nucleico, incluidos aquellos que visitaron recientemente el mercado de alimentos de Xinfadi, donde las autoridades han atribuido la fuente del último brote, o aquellos que viven en vecindarios cercanos al mercado.

Los residentes se quejaron de las pruebas. Un trabajador migrante en Beijing que planeaba regresar a su ciudad natal se sometió a una prueba el 24 de junio, ya que las autoridades actualmente evitan que la gente salga de Beijing a menos que tenga un resultado negativo en la prueba de ácido nucleico realizada en los últimos siete días.

Un trabajador médico realiza prueba de hisopado en una residente en una estación de prueba COVID-19 en Beijing, China el 30 de junio de 2020. (Lintao Zhang/Getty Images)

El trabajador dijo en una entrevista telefónica a la versión china de The Epoch Times, que hasta el 27 de junio, no había recibido aún el resultado de la prueba, y que tuvo que dormir en la estación de tren mientras esperaba.

El trabajador dijo que le preocupaba que el hospital donde se hizo la prueba no enviara el resultado dentro de los siete días, entonces el resultado de la prueba habría expirado.

El residente de Beijing, Wang Tianhe, dijo de manera similar que se realizó una prueba el 22 de junio pero que no había recibido el resultado hasta el 27 de junio. Wang necesita el resultado de la prueba para continuar trabajando.

Las autoridades han exigido a los trabajadores en ciertas ocupaciones, como restaurantes y servicios de mensajería, que muestren un resultado negativo de la prueba de ácido nucleico antes de ir a trabajar.

Cierre de emergencia

Hebei es la provincia que rodea a Beijing. Luego del resurgimiento del virus en junio, Hebei anunció desde entonces solo 12 pacientes diagnosticados en toda la provincia. Para el 27 de junio, el gobierno provincial no reportó ninguna infección nueva, pero cerró el condado de Anxin para evitar que el virus se propague.

El medio estatal Xinhua informó que todos los residentes en Anxin, excepto las personas muy enfermas que necesitan ser atendidas en hospitales o el personal de trabajo que hace cumplir las reglas de cierre, deben permanecer en sus hogares. Solo una persona de cada hogar puede salir de compras para las necesidades básicas una vez al día.

Según las estadísticas oficiales de Hebei, Anxin tenía alrededor de 458,000 residentes a partir de 2018.

Las autoridades locales han guardado silencio sobre el brote, a pesar de las estrictas medidas.

The Epoch Times obtuvo un documento interno emitido por el gobierno del condado de Anxin el 13 de junio, en el que ordenaba a todos los funcionarios controlar estrictamente la opinión pública y no exponer información relacionada con brotes. “Toda la información relacionada con el brote solo puede ser publicada por el gobierno provincial”, indica el documento.

Un documento interno que detalla las pruebas obligatorias para “grupos clave” en la provincia de Hebei. (Proporcionado a The Epoch Times)

Otro conjunto de documentos internos que obtuvo The Epoch Times mostró que la provincia de Hebei también ordenó pruebas a gran escala para los residentes.

En un aviso del 24 de junio, el gobierno provincial solicitó que los “grupos clave” fueran evaluados dos veces en tres días. Estos grupos incluyen maestros de escuela, estudiantes, nuevos pacientes en cada hospital local, personas que llegaron recientemente a Hebei, personas que trabajan en entornos donde los trabajadores están físicamente cerca unos de otros, y así sucesivamente.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Funcionarios cierran un condado entero atrapando a 400,000 personas por el virus | China en Foco

TE RECOMENDAMOS