Dolor torácico por COVID prolongado: causas principales y formas de aliviarlo

Por George Citroner
27 de Enero de 2023 12:02 PM Actualizado: 27 de Enero de 2023 12:02 PM

COVID prolongado, o afecciones post-COVID, son términos que evolucionan y, a medida que pasa el tiempo, vamos aprendiendo más sobre las secuelas de la infección por COVID-19. Uno de los síntomas más comunes que se observó es el dolor torácico, que afecta hasta al 22 por ciento de los pacientes dos meses después de la infección aguda.

“Es muy común en pacientes que experimentaron una tos importante durante su infección por COVID, pero también puede ser un signo de algo más preocupante”, declaró a The Epoch Times el Dr. Thomas Gut, director médico del Centro de Recuperación Post-COVID del Hospital Universitario de Staten Island, que forma parte de Northwell Health en Nueva York.

Aunque esto puede asustar a los sobrevivientes de COVID, no siempre significa que se esté experimentando una afección potencialmente mortal.

Dolor torácico por COVID prolongado Causa 1: Enfermedad cardíaca y coagulación de la sangre

“COVID se asoció con enfermedades del corazón y también con coágulos sanguíneos anormales”, observó Gut.

Estos pueden causar dolor en el pecho.

Un amplio estudio descubrió que el COVID-19 estaba vinculado a un riesgo mucho mayor de problemas relacionados con coágulos sanguíneos inmediatamente después del diagnóstico en comparación con las personas que nunca se infectaron. Esto incluye infarto de miocardio y accidente cerebrovascular. Los investigadores también descubrieron que este riesgo seguía siendo mayor hasta 49 semanas, aunque disminuía bruscamente en la segunda semana.

El estudio demuestra que si una persona tiene COVID-19, “debería hablar con su médico sobre la gestión de su riesgo cardiovascular, que probablemente aumentará durante cierto tiempo”, afirma en un comunicado Jonathan Sterne, autor principal del estudio y profesor de estadística médica y epidemiología de la Universidad de Bristol, en Inglaterra.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. informan que los sobrevivientes de COVID-19 tienen el doble de riesgo de desarrollar embolia pulmonar (coágulo de sangre en los pulmones) o afecciones respiratorias.

Según el Dr. Luis Ostrosky-Zeichner, jefe de la división de Enfermedades Infecciosas y Epidemiología de UTHealth Houston y Memorial Hermann, el dolor torácico tras COVID-19 también podría estar relacionado con la pericarditis (inflamación del revestimiento del corazón) y la enfermedad coronaria (bajo flujo sanguíneo al corazón).

La pericarditis suele ser leve y desaparecer por sí sola. Sin embargo, si no se trata, algunos casos pueden hacerse crónicos y afectar gravemente al corazón. Si bien puede tomar semanas o meses para recuperarse, la recuperación completa es más probable con el descanso y la atención continua, que también puede reducir el riesgo de contraerla de nuevo.

Dolor torácico por COVID prolongado Causa 2: Inflamación del pulmón

COVID-19 puede causar complicaciones pulmonares como neumonía y, en los casos más graves, síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA).

Las nuevas variantes de coronavirus también pueden causar enfermedades de las vías respiratorias, como bronquitis, potencialmente lo suficientemente graves como para requerir hospitalización.

Estas afecciones pueden crear una inflamación en el pecho lo suficientemente grave como para causar dolor.

En las personas con neumonía por COVID, “el dolor torácico puede proceder de la inflamación directa del revestimiento pulmonar, llamado pleura”, explica el Dr. Jacob Teitelbaum, internista colegiado y experto nacionalmente conocido en los campos del síndrome de fatiga crónica, la fibromialgia, el sueño y el dolor. “El dolor tenderá a empeorar con respiraciones profundas”.

Este tipo de dolor torácico puede resolverse con el tiempo (meses) y tratamientos antiinflamatorios como formas altamente absorbibles de curcumina o ibuprofeno, añadió.

Puede ser un dolor muscular benigno, una forma de comprobarlo

Pero el dolor en el pecho “por lo general será benigno”, dijo Teitelbaum.

Aquellos más jóvenes que la edad típica para el aumento de riesgo de ataque al corazón pueden buscar signos específicos de que el dolor no es potencialmente mortal.

Para las personas menores de 50 años de edad, cuando el dolor: es peor al tomar una respiración profunda, cambiar de posición o empujando sobre el área; no desencadena sudoración o dolor en el brazo izquierdo; no es peor con el esfuerzo; no se asocia con tos con sangre o moco amarillo; y no desaparece con un antiácido, es posible que solo sea un dolor muscular benigno en la zona de la pared torácica, dijo Teitelbaum.

Si el dolor torácico desaparece con un antiácido, especialmente si el dolor empeora al acostarse o con los eructos, lo más frecuente es que se trate de indigestión y reflujo ácido.

No utilice IBP bloqueadores de ácido, ya que son tóxicos y pueden empeorar el COVID en general”, aconseja Teitelbaum. “En su lugar, use famotidina, que ayuda al cuerpo a curarse del COVID mejorando la inmunidad, o use antiácidos masticables”.

Hay una forma sencilla de comprobar si se trata solo de dolor en los músculos del pecho.

Presione sobre la zona del dolor con las yemas de los dedos ejerciendo una presión de unas cinco libras, suficiente para que el lecho de la uña se vuelva blanco.

Si puede “reproducir el dolor” presionando sobre una zona ósea, como las costillas, dice Teitelbaum, lo más probable es que se trate de un dolor muscular benigno. La caja torácica es como una armadura que rodea los órganos internos, y si se presiona por fuera no dolerá el corazón ni el pulmón que hay debajo.

Pero después de tener dolor en el pecho post-COVID, lo primero que debe hacer es consultar a su médico inmediatamente para asegurarse de que no es nada peligroso.

“En caso de dolor torácico, más vale prevenir que curar”, afirma Teitelbaum. Básicamente, el médico descarta que se trate de un infarto agudo de miocardio, una angina de pecho o un problema pulmonar grave. “Los infartos pueden matar si se retrasa el tratamiento”.

Mientras el médico haya determinado que sus síntomas no son preocupantes, puede ser útil usar una almohadilla térmica y consuelda tópica u otras cremas como Icy Hot (aspirina tópica y mentol), aconsejó Teitelbaum.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.