¿Está Donald Trump conspirando para convertirse en un tirano?

Por Jeffrey A. Tucker
05 de Diciembre de 2023 7:29 PM Actualizado: 05 de Diciembre de 2023 10:37 PM

Opinión

Aquí vamos con el mayor rapapolvo contra Donald Trump, a saber, que es un autoritario. El New York Times y otros lo proclamarán a diario de aquí al año que viene. Números enteros de revistas antes respetadas se dedicarán a este tema. Será el tamborileo incesante y finalmente ensordecedor.
Para evaluar esto, seamos honestos y basémonos en la realidad.

¿De verdad, a estas alturas, vamos a creer que el New York Times, The Atlantic, etc. van a ser nuestros fiables protectores de la libertad contra los dictadores después de tantos años celebrando y encubriendo las depredaciones del régimen de Biden y todos sus vástagos del estado azul en todo el país? Digamos que sus credenciales antiautoritarias no son estelares.

Lamentablemente, una vez que descartamos la fuente, la acusación contra Trump no carece de pruebas. Como documenta el Times, ha elogiado el internamiento de japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Celebró la represión de las protestas de Tiananmen en 1989. Aplaudió los asesinatos políticos de Sadam. Ha sido obsequioso con las pretensiones de Xi Jinping de ser presidente vitalicio. En general, ha mostrado todo tipo de admiración por los hombres fuertes del ejecutivo, etcétera.

Sí, escribí un libro entero sobre este tema en 2016. Existe el autoritarismo no izquierdista. En la iteración moderna, data de 1820 al menos con la teorización de Hegel de que la historia estaba en una pista que la conduciría hacia la unidad en el estado, la iglesia y los negocios, con todas las comunidades y familias marchando en la misma dirección hacia el interés nacional.

Trump tiene instintos hacia ese ideal, y algunos de ellos son peligrosos.

Esta es precisamente la razón por la que Trump fue vulnerable a la presión de Fauci para bloquear el país: quería realmente utilizar el poder presidencial para hacer grandes cosas. Es a donde le lleva su instinto. Arruinó su presidencia y al país. Incluso a partir de 2015, habló a menudo de la presidencia como la directora general de toda la nación en lugar de simplemente la jefatura del Estado. Es una vuelta de tuerca a una visión wilsoniana que nada tiene que ver con la Constitución.

Por todas estas razones, las acusaciones de la corriente dominante liberal contra él no carecen de fundamento.

Dicho esto, el NYT se ha pasado cuatro años vitoreando un tipo de autoritarismo ligeramente diferente: el estado de seguridad biomédica, la vacunación forzosa y las atroces violaciones de las libertades civiles. Querían que los negocios estuvieran cerrados más tiempo, avergonzaban a la gente por querer ejercer la libertad y atacaban a las iglesias por querer celebrar servicios y cantar.

Trump cedió a la presión para cerrar y eso fue trágico. Pero se recompuso unos meses después y cambió de opinión. Mientras tanto, el New York Times se volvió aún peor con el tiempo, presionando por el enmascaramiento de los niños, continuando restringiendo el comercio, y luego presionando por los mandatos universales de vacunación y los pasaportes digitales de vacunación.

En la tabla de puntuación autoritaria de COVID, le daría a Trump una D, ¡pero al New York Times una F absoluta! Mientras tanto, Trump ha prometido que no habrá más bloqueos pase lo que pase, mientras que el NYT y sus amigos están presionando para que Estados Unidos se una al plan de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para un tratado global que bloquearía todas las economías a la espera de una vacuna en caso de un nuevo patógeno.

Así que el documento no tiene mucha credibilidad. Y si lees lo suficiente en estas historias, invariablemente encontrarás quejas sobre la misma cosa que Trump quiere y que es lo más opuesto al autoritarismo: asumir los poderes y el alcance del estado administrativo.

Esto es lo que más temen. En otras palabras, en nombre de quejarse de las tendencias tiránicas de Trump, el NYT está realmente preocupado de que desmantele la maquinaria existente de la tiranía real. Esto es lo que afirma el artículo de hoy

“Trump trataría de ampliar el poder presidencial de muchas maneras: concentrando una mayor autoridad sobre el poder ejecutivo en la Casa Blanca, acabando con la independencia de las agencias creadas por el Congreso para operar fuera del control presidencial y reduciendo las protecciones de la función pública para que sea más fácil despedir y reemplazar a decenas de miles de trabajadores del Gobierno”.

Vamos a desglosarlo punto por punto.

¿Quiere concentrar el poder? Bueno, ¡el plan es que la Casa Blanca ejerza más control sobre el poder ejecutivo! Si no es la Casa Blanca, ¿entonces quién? Ya sabemos quién: el Estado administrativo, que todos los buenos liberales adoran absolutamente como su maquinaria esencial de poder y control.

El sistema de gobierno administrativo es atroz. El Estado profundo puede hacer lo que quiera. Cuando algo sale mal, el presidente de EE.UU. es el culpable, ¡aunque el presidente de EE.UU. actualmente no tiene ningún control sobre ello!

No es un sistema viable. Es un sistema ridículo. Todo lo que la gente de Trump quiere -y esto también es cierto para DeSantis y Kennedy- es que el pueblo, a través del presidente en ejercicio, obtenga finalmente un mínimo de control sobre las 436 agencias que hoy lo gobiernan sin control.

Esto no es autoritarismo. Es exactamente lo contrario. Se llama gobierno republicano: un sistema en el que el pueblo controla al gobierno y no al revés.

Ahora abordemos la “independencia de las agencias que el Congreso creó para operar fuera del control presidencial”. Algunos de estos supuestos actos del Congreso datan de hace 100 años. ¿Cómo es posible que un error de hace un siglo permita que una máquina burocrática permanente, que funciona sin límites, atropelle para siempre los derechos y libertades del pueblo?

Hay aquí una grave cuestión de separación de poderes. El Congreso no puede transferir plenamente al poder ejecutivo los poderes que le otorga la Constitución de Estados Unidos, aunque quiera. Es cierto que lo han hecho durante mucho tiempo, pero las cortes deben solucionar este problema de inmediato. Es probable que lo hagan en los próximos años.

Además, aquí el Times no hace más que utilizar palabras comodín para encubrir la terrible realidad. No hay nada en la Constitución sobre “agencias independientes”. En una sociedad libre, no debería existir tal cosa. Los autores nunca imaginaron que existieran. De hecho, ¿cuál es la definición de tiranía excepto una poderosa agencia gubernamental que opera sin ninguna responsabilidad o supervisión? Y sin embargo, ¡eso es precisamente lo que celebran los críticos de Trump!

Por último, el Times se queja de que Trump tiene la intención de reducir “las protecciones del servicio civil para que sea más fácil despedir y reemplazar a decenas de miles de trabajadores del gobierno.”

¿Cómo demonios puede ser esto una tiranía? Es todo lo contrario: desmantelar el despotismo existente en favor de más libertad. Todo esto es una referencia a la famosa orden ejecutiva que permitiría una nueva designación (Schedule F) para los trabajadores de la función pública. Esto es desesperadamente necesario si queremos volver algún día a un gobierno contenido bajo el imperio de la ley.

Llego a la conclusión de que muchas, si no todas, las quejas de que Trump será un tirano son en realidad quejas de que tomará medidas para acabar con la tiranía existente. En otras palabras, la verdadera razón por la que le odian es que temen que no tolere más un gobierno que gobierne sin rendir cuentas al presidente y al pueblo. Eso es lo que realmente está detrás de todo este alboroto sobre el gobierno autoritario de Trump.

Que esto sirva de lección. En la cultura mediática actual, nada es lo que parece. La libertad se llama autoritarismo y la verdadera tiranía viene en forma de frases anodinas como “agencias independientes.”

De nuevo, no es una locura preocuparse por un segundo mandato de Trump. Toda la historia del siglo XX cuenta una historia de una mala tiranía que lleva a otra, mientras se alterna entre excusas culturales e ideológicas. Puede que estemos entrando en este ciclo como nación.

Pero las razones para preocuparse por Trump no tienen nada que ver con lo que verdaderamente preocupa al New York Times y a sus amigos. Me encantaría creer que el Estado Profundo está realmente preocupado y tiene buenas razones para estarlo.

Las opiniones expresadas en este artículo son opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.