Dos mujeres recuerdan los horrores de ser blanco de la persecución del PCCh durante el embarazo

Por Eva Fu
19 de Julio de 2021
Actualizado: 19 de Julio de 2021

BROOKLYN, N.Y. — Las vidas de dos mujeres enfrentaron drásticas coincidencias a pesar de no haberse conocido nunca.

Ambas nacieron en China y luego huyeron a Nueva York después de casi dos décadas de hostigamientos y arrestos constantes. Ambas fueron detenidas después de haber quedado embarazadas y fueron amenazadas con el aborto forzado de sus bebés. Ambas rechazaron lo único que las autoridades quieren que hagan: renunciar a su fe.

Ambas son practicantes de Falun Gong, una práctica de meditación basada en los principios de “verdad, benevolencia y tolerancia” que se hizo muy popular en China hace tres décadas. En 1999, después de que el régimen comunista calificara la práctica como una amenaza, Peng Zhaoli, de Chongqing en el suroeste de China y Xia Baozhen, de Shanghai, ambas de unos 20 años, se convirtieron en objetivos de la policía local. También lo estaban el resto de los 70 millones a 100 millones de seguidores de Falun Gong en toda China.

Los practicantes de Falun Gong en una vigilia que conmemora el 22º aniversario de la persecución en China, en Manhattan, Nueva York, el 18 de julio de 2021. Las palabras en chino frente a ellos dicen: Verdad, benevolencia, tolerancia. (Larry Dye/The Epoch Times)

Peng y Xia, ahora en sus 40, se unieron a un desfile de casi 1000 personas en Brooklyn, el 18 de julio, para exponer y denunciar la persecución que ha persistido durante 22 años. Demasiados a su alrededor han sufrido un maltrato y dolor similar, dijeron las dos mujeres. Desean que esta situación termine completamente.

El régimen “arrestó a las personas en sus hogares por continuar llevando a cabo la práctica”, dijo Peng.

Apenas habían pasado unos meses del matrimonio de Peng y un mes después de que se enteró de que iba a tener un bebé, la arrojaron a una camioneta de la policía y luego la llevaron a un centro de detención. La policía podría obtener cada uno 2000 yuanes (308 dólares), una suma considerable en ese momento, por cada practicante de Falun Gong que capturaran, según Peng.

“No crea que no tenemos forma de tratar con usted porque está embarazada. Podríamos abortar a su bebé y sentenciarla a tres años de trabajos forzados”, advirtió un oficial de policía a Peng, quien entonces tenía 29 años.

Peng sabía que las amenazas que recibía eran ciertas. Las practicantes locales antes que ella habían perdido a sus bebés de esa manera antes de ser enviadas a prisión, dijo. La policía suavizó su actitud después de que su familia y amigos dieron a conocer ampliamente su caso y su madre, quien también estaba detenida en ese momento, se declaró en huelga de hambre como protesta por la situación de su hija.

“Sin sus esfuerzos, él podría haber perecido hace mucho tiempo”, dijo sobre su hijo, ahora un estudiante de secundaria en Nueva York.

Peng Zhaoli, su esposo y su hijo participan en un desfile que conmemora el 22° año de la persecución contra Falun Gong en China, en Brooklyn, Nueva York, el 18 de julio de 2021. (Chung I Ho/The Epoch Times)

Lo que le ocurrió a Peng fue en marzo de 2001. Tanto su hermana menor como su madre, también practicantes, estaban en la cárcel para entonces. La hermana de Peng, que era dos años menor que ella, cumplió una condena de un año y medio después de ser arrestada por las autoridades, en mayo del 2000, cuando intentaba obtener un certificado de matrimonio, un procedimiento supervisado por la policía local.

La madre de Peng, Huang Genhui, también fue arrestada en esa época por ir a Beijing a solicitar a las autoridades centrales que pusieran fin a la persecución contra los practicantes de Falun Gong. Huang también fue condenada a una pena de prisión de 1,5 años a pesar de que su capacidad visual era mínima. Terminó siendo liberada el próximo octubre, 10 días después del nacimiento del hijo de Peng. Mientras Huang estuvo detenida, fue obligada a realizar trabajos de esclavitud, como doblar cajas de embalaje de drogas, hacer esteras de bambú y doblar toallas sanitarias.

Alrededor del momento del arresto de Huang, Xia, la otra practicante que vivenció horrores similares, estaba embarazada de seis meses, viajó al norte de Beijing para protestar por la represión contra Falun Gong. Inmediatamente después de desplegar una pancarta y comenzar a gritar “Falun Dafa es bueno” en la icónica Plaza Tiananmen, fue arrojada al coche de la policía y abofeteada repetidamente. En la comisaría, un joven policía le dijo que “patearían a su bebé”. Se protegió el vientre con la mano.

Los practicantes de Falun Gong participan en un desfile que marca el 22° año de persecución contra Falun Gong en China, en Brooklyn, Nueva York, el 18 de julio de 2021 (Chung I Ho/The Epoch Times)

“¿Quieres a Falun Gong o quieres una familia?”

En mayo de 2002, los agentes locales y la policía antidisturbios atravesaron la casa de la familia Peng con un hacha para volver a arrestar a la hermana y a la madre de Peng. Arrastraron a su hermana por los brazos desde el cuarto piso hasta el primero, “sin importarles si su cabeza chocaba contra el suelo”, dijo Peng. Como resultado, se desgastaron dos capas de la ropa de su hermana, exponiendo su ropa interior. La vieron cientos de transeúntes afuera mientras la llevaban a rastras.

El hijo de Peng, de seis meses, estaba en casa durante la redada. Sorprendido por el caos, comenzó a llorar en su canasta.

Los practicantes de Falun Gong participan en un desfile que marca el 22° año de persecución contra Falun Gong en China, en Brooklyn, Nueva York, el 18 de julio de 2021. (Larry Dye/The Epoch Times)

La conmoción de ese arresto resultó demasiado para el padre de Peng, la única persona que no practicaba Falun Gong en la familia. Si bien anteriormente resistió la presión policial para divorciarse, esta vez cedió. Hacerlo significaba que, si los tres volvieran a ser encarcelados en el futuro, al menos una persona podría estar allí para enviarles mantas, dijo el padre de Peng a la familia.

El matrimonio de Xia se rompió durante su cuarto arresto, justo antes de salir de una pena de prisión de tres años.

“[La policía] me preguntó: ‘¿quieres tus convicciones espirituales o quieres a tu familia? Si elige Falun Gong, no tendrá familia; si renuncias a Falun Gong, no le daremos el divorcio”, recordó en una entrevista con The Epoch Times.

“Para aplastar tu fe y reprimir a esas personas bondadosas que creen en la verdad, la benevolencia y la tolerancia, llegan al extremo de arruinar a tu familia. En ese momento, realmente pensé que el partido comunista era malvado hasta la médula”.

Los transeúntes ven un desfile de practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong en Brooklyn, Nueva York, el 18 de julio de 2021. (Chung I Ho/The Epoch Times)

En septiembre de 2006, cuando Xia salió de la prisión, su hijo ya no la reconoció. Sin embargo, al ver su rostro lleno de lágrimas, el niño de seis años decidió que ella era su verdadera madre.

“He llamado a muchas personas ‘mamá’, pero ninguna me abrazaba ni lloraba”, recordó haber oído decir al niño. “Finalmente puedo tener mi propia madre como otros niños”.

Su exmarido la llevó a un banco de piedra en el parque lejos de la multitud, “miró a izquierda y derecha” para asegurarse de que no estaban siendo monitoreados, antes de estallar en lágrimas, recordó Xia. Le dijo que la policía amenazó con convertirlo en un paria social e impedir que su hijo fuera a la escuela, se uniera al ejército o trabajara para el gobierno si no hubiera presentado los papeles del divorcio. “Nunca podré encontrar a alguien tan buena como tú”, le dijo.

Peng y su esposo salieron de China en 2018, pero no pudieron traer a su madre Huang, cuyo tiempo en la cárcel por practicar Falun Gong hizo que su pasaporte fuera automáticamente descalificado para viajar al extranjero, según Peng.

Ella se preocupa por su madre septuagenaria que tiene problemas de visión. Cuando Huang estaba en prisión, fue el padre de Peng quien ayudó a cortarle las uñas a Huang durante las visitas. Más tarde, ese papel pasó a Peng. La policía retuvo la pensión de Huang desde 2015 y no la entregaría a menos que firmara declaraciones de renuncia a su fe, a lo que se negó.

La madre de Peng, de 70 años, ahora vive sola. Aunque Huang siempre le aseguraba a Peng que estaba bien, Peng no pudo controlar sus lágrimas cuando recordó haber sabido que su madre llevó una camisa de 19 yuanes (menos de USD 3) por tres años.

“¿Quién le va a cortar las uñas? Incluso la tarea más simple de colgar la ropa, ¿Cómo lo haría? Ni siquiera puede ver”, dijo, con la nariz enrojecida mientras las lágrimas se deslizaban por su rostro.

Xia Haizhen y su esposo Luo Jiaolong participan en un desfile que marca el 22° año de la persecución a Falun Gong en China, en Brooklyn, Nueva York, el 18 de julio de 2021. (Chung I Ho/The Epoch Times)

En 2008, Xia conoció a su actual esposo, el ingeniero de software Luo Jiaolong, mientras producía literatura clandestina para contarle a la gente sobre la gravedad de la persecución. La pareja, así como el hijo de Xia, llegaron a los Estados Unidos en 2017, poco después de que ambos salieran de una condena de varios años en la cárcel.

“La persecución del PCCh (Partido Comunista Chino) se está volviendo más expansiva, más cruel y secreta, y todo esto comenzó en 1999”, dijo Luo, y señaló que el régimen ha comenzado a atacar a los uigures en Xinjiang y a otras minorías étnicas.

“A diferencia de todas las persecuciones en la historia… el PCCh no solo te destruye físicamente, también te hace añicos espiritualmente”, agregó.

Los practicantes de Falun Gong participan en un desfile que conmemora el 22° año de persecución contra Falun Gong en China, en Brooklyn, Nueva York, el 18 de julio de 2021. (Chung I Ho/The Epoch Times)

Al final del desfile había entre 16 y 20 cristianos chinos que querían mostrar su apoyo a Falun Gong y pedir el fin del comunismo.

“La búsqueda de Falun Gong de la verdad, la benevolencia y la tolerancia conduce a un futuro mejor para el mundo”, dijo uno de ellos, Yang Shisong. Que el régimen chino reprima a Falun Gong y su valor, dijo, muestra que el partido comunista “es oscuro, antihumano y anti-civilización”.

“Es lo opuesto a la justicia y la luz, y debemos ponerle fin”, dijo Yang.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS