Durham obtiene su primer acuerdo de culpabilidad: ¿Quién es el siguiente?

Por Brian Cates
21 de Agosto de 2020
Actualizado: 21 de Agosto de 2020

Opinión

Desde inicios de 2017, cuando el escándalo de Spygate comenzó a salir a la luz, se ha especulado intensamente sobre si alguien tendría que rendir cuentas por intentar un golpe de Estado contra un presidente de Estados Unidos debidamente elegido.

Y ahora, más de un año después de que el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, revelara que había nombrado al fiscal de Estados Unidos, John Durham de Connecticut, para que investigara cómo se había puesto en marcha y mantenido el engaño del Russiagate durante tanto tiempo, por fin hay una condena.

El 14 de agosto se informó en el New York Times que el exabogado del FBI, Kevin Clinesmith, había aceptado un acuerdo de culpabilidad.

Clinesmith se declaró culpable de un cargo federal de declaración falsa, admitiendo ante el juez que alteró evidencia clave que estaba siendo usada en la renovación de la orden de vigilancia del FBI sobre el exasesor de campaña de Trump, Carter Page.

No está claro en este momento qué acuerdo, si es que hay alguno, hizo Clinesmith para conseguir este trato. Esperé para escribir esta columna hasta la audiencia de defensa de Clinesmith el 19 de agosto para ver si algún aspecto del acuerdo sería revelado, pero la audiencia vino y se fue sin ninguna revelación.

Mantener vivo el engaño del Russiagate solo un poco más

Fue durante la preparación para conseguir la orden de vigilancia de Page renovada por cuarta vez en junio de 2017 que Clinesmith cometió su crimen.

Para resumir exactamente qué fue lo que Clinesmith hizo, aquí hay un párrafo del sitio web oficial del Departamento de Justicia:

“Antes de la presentación de la cuarta solicitud de FISA, y después de que el Individuo #1 declarara públicamente que había ayudado al gobierno de EE.UU. en el pasado, un Agente Especial Supervisor del FBI (‘SSA’) le pidió a Clinesmith que preguntara a la OGA si el Individuo #1 había sido alguna vez una ‘fuente’ para la OGA. El 15 de junio de 2017, Clinesmith envió un correo electrónico a un enlace de la OGA (‘Enlace OGA’) buscando una aclaración sobre si el Individuo #1 era una fuente de la OGA, y el Enlace OGA respondió por correo electrónico a Clinesmith. El 19 de junio de 2017, Clinesmith modificó el correo electrónico que recibió del Enlace OGA añadiendo las palabras ‘no es una fuente’, y luego remitió el correo electrónico al SSA del FBI. Basándose en el correo electrónico alterado, el 29 de junio de 2017, el SSA firmó y presentó la cuarta solicitud de FISA al Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera de EE.UU. La solicitud no incluía el historial del individuo #1 o su estatus en la OGA”.

(“Individuo #1” es Carter Page. La OGA es la CIA. El SSA del FBI era Stephen Somma).

Para mantener legal el espionaje de la administración Trump en junio de 2017, el equipo de Crossfire Hurricane— trabajando en conjunto con el Consejo Especial de Mueller— había ocultado el hecho de que sabían que la CIA les había dicho que Page era su activo y que tenían una larga relación con él.

¿Cómo puede Page ser un traidor a su país y un agente secreto ruso para Putin si estaba manteniendo a la CIA al día en todos sus contactos con los agentes de inteligencia rusos? Se hizo imperativo para el equipo del FBI que esta información se protegiera de la Corte FISA para mantener su narrativa fraudulenta, que es aparentemente el motivo por el cual Clinesmith se dirige ahora posiblemente a prisión, incluso por varios meses.

Los medios de comunicación lo continúan negando

Lo que hace que la noticia de Clinesmith sea la primera condena de Durham sea tan interesante para mí es que la mayoría de los medios de comunicación todavía se niegan torpemente a aceptar el hecho de que el creciente escándalo de Spygate es real después de que han pasado más de tres años rechazándolo burlonamente como una desesperada teoría de conspiración de la derecha.

Antes de la audiencia de Clinesmith, el exjefe fiscal del equipo de Mueller y actual analista legal de NBC News Andrew Weissmann y varias otras figuras de los medios de comunicación estaban planteando una narrativa de que nada siniestro sucedió aquí, Clinesmith se está declarando culpable de un delito federal solo por un pequeño lapso en el juicio. Weissmann señala que Clinesmith también envió copias inalteradas del correo electrónico de la CIA a otras personas dentro del Departamento de Justicia y el FBI.

Este intento de defensa está supeditado a aceptar la premisa de que solo Clinesmith era consciente de que la copia del correo electrónico de la CIA que se entregaba a la Corte de la FISA había sido materialmente alterada.

Así que la nueva narrativa de Resistance es que Clinesmith, sin que nadie más involucrado lo supiera, decidió por sí mismo alterar una copia del correo electrónico de la CIA que se presentó en la solicitud de orden judicial a la Corte FISA.

Lo que hace detonar esta narrativa es el hecho que el inspector general Horowitz del Departamento de Justicia ya reveló que el agente especial del FBI a cargo de Crossfire Hurricane, Stephen Somma, también sabía del estatus de Page en la CIA. Y la Oficina del Inspector General declaró claramente en su informe oficial de diciembre pasado que Somma también ocultó esto a la corte.

En otras palabras, Clinesmith no fue el único en ocultar esta información de Carter Page/CIA a la corte.

En su audiencia de defensa, Clinesmith lamentablemente ofreció la contestación a la corte que “en ese momento” él creía que la declaración oficial de la CIA en el correo electrónico respecto a que Page era su fuente de hace largo tiempo no era exacta, una creencia que lo llevó a “corregir” el correo electrónico antes de que se adjuntara a la solicitud de renovación que sería enviada a la Corte FISA.

¿Cuántas acusaciones más de Spygate vienen?

La Oficina del Asesor Especial de Mueller investigó durante casi dos años si el candidato Donald Trump o cualquiera asociado con él o su campaña actuó en connivencia con el gobierno ruso durante las elecciones de 2016. Mueller no solo nunca condenó a nadie por colusión rusa, sino que tampoco pudo encontrar suficientes pruebas para sostener un solo cargo que alegara tal actividad.

Ahora que sabemos quién es el “afortunado ganador” de la primera acusación del Russiagate, la pregunta que surge es, ¿quién va a ser el “afortunado ganador” de la segunda acusación de Durham?

Tendremos que esperar y ver.

Apuesto a que muy pocos de los involucrados en el engaño del Russiagate duermen bien en estos días.

Brian Cates es un escritor radicado al sur de Texas y el autor de “Nobody Asked For My Opinion… But Here It Is Anyway!” Se puede poner en contacto con él en Twitter @drawandstrike.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El impeachment no ayudará a encubrir el mayor escándalo político de EE.UU.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS