Economistas advierten del sufrimiento económico que traería el aumento de cierres

Por TOM OZIMEK
16 de Noviembre de 2020
Actualizado: 16 de Noviembre de 2020

A medida que varios estados liderados por los demócratas inician nuevos cierres en respuesta a los crecientes casos del virus del PCCh en Estados Unidos, los economistas están advirtiendo sobre las consecuencias financieras de esta nueva ronda de restricciones.

Las autoridades de los estados de Michigan y Washington anunciaron cierres parciales, después que el número de casos del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) superó los 11 millones en todo el país, con 8263 muertes en la última semana, de acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

La administración de la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, ordenó el domingo a las escuelas secundarias y universidades suspender las clases en persona, cerraron los comedores en interiores de los restaurantes y suspender los deportes organizados —incluyendo los playoffs de fútbol americano— en un intento de frenar el aumento de casos en el estado. La orden también restringe las reuniones residenciales en interiores y exteriores, cierra algunas instalaciones de entretenimiento y prohíbe que los gimnasios hagan clases de ejercicio en grupo. Michigan registró 431 muertes por el virus del PCCh en la última semana.

Las nuevas reglas, que durarán tres semanas, son amplias pero no tanto como la orden de quedarse en casa que dio la gobernadora demócrata la primavera pasada. En ese momento, se enfrentó a las críticas de la legislatura liderada por los republicanos que se negaron a ampliar la declaración de emergencia del coronavirus en el estado y autorizaron una demanda que desafiaba la autoridad de Whitmer para imponer restricciones. La gobernadora se enfrentó al rechazo de quienes se oponían a la decisión de endurecer en lugar de relajar la que ya era una de las órdenes de permanencia en el hogar más estrictas de la nación.

La gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, en el Centro Recreativo Beech Woods en Southfield, Michigan., el 16 de octubre de 2020. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Las directivas de Michigan se dieron a conocer el mismo día en que el gobernador de Washington, Jay Inslee, anunció que el estado impondría nuevas restricciones a las empresas y a las reuniones sociales durante el mes siguiente, ya que también sigue combatiendo un número creciente de casos.

A partir del martes, los gimnasios y algunos centros de entretenimiento en Washington tendrán que cerrar sus servicios en interiores. Las tiendas de venta al por menor, incluyendo las tiendas de comestibles, deberán limitar la capacidad interior y las reuniones sociales en interiores de múltiples hogares estarán prohibidas a menos que los asistentes hayan estado en cuarentena durante 14 días o hayan dado negativo para COVID-19 y estén en cuarentena durante una semana. Desde el miércoles, los restaurantes y bares volverán a limitarse a cenas al aire libre y al servicio para llevar.

Aunque no tan amplias como las impuestas la primavera pasada, las restricciones en Michigan y Washington significaron retornos similares a las medidas tomadas en los primeros meses de la pandemia del virus del PCCh en Estados Unidos, cuando ambos se sometieron a estrictas órdenes de permanecer en casa.

Los economistas advirtieron que, agravados por la escasa perspectiva de medidas fiscales para aliviar el impacto de los cierres, las nuevas restricciones amenazan con renovar el sufrimiento económico.

“Esto es un mal augurio para las empresas, ya que es poco probable que tengan el mismo apoyo fiscal que recibieron durante el verano, porque el Congreso y la Casa Blanca siguen en un punto muerto en las negociaciones de estímulo”, escribió Joseph Song, economista principal de Estados Unidos de Bank of America, en una nota del viernes, según Axios.

“Más empresas estarán en riesgo de quebrar permanentemente, lo que amortiguaría la demanda de mano de obra y potencialmente estimularía nuevas rondas de despidos”, agregó Song.

Los economistas de Brean Capital dijeron en una nota a la clientela, citada por Axios, que un factor atenuante del probable daño económico causado por otra ronda de cierres sería si “los políticos en el Congreso pueden extender el puente de ingresos” y prevenir “un impacto negativo de la segunda ronda en la economía por el deterioro de los presupuestos estatales y locales”.

Pero otro paquete de estímulo parece muy lejano, sin que ni los demócratas ni los republicanos busquen ofrecer concesiones en un nuevo proyecto de ley de alivio del virus del PCCh.

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi (D-Calif.), celebra una rueda de prensa en el Capitolio de Washington el 6 de noviembre de 2020. (Nicholas Kamm/AFP vía Getty Images)

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi ( D-Calif.) y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer (D-N.Y.) dijeron en una conferencia de prensa el jueves que ninguno de ellos tiene planes de cambiar su posición de exigir un paquete de estímulo de USD 2 billones y se niegan a bajar su oferta.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), y el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy ( R-Calif.), rechazaron la oferta presentada por los Demócratas.

“Deduzco que [Pelosi] y el líder demócrata del Senado aún están buscando algo mucho más grande. Ese no es un lugar al que creo que estemos dispuestos a ir”, dijo McConnell a Politico. “Pero sí creo que tiene que haber otro paquete. Esperemos que podamos superar el punto muerto que hemos tenido durante cuatro o cinco meses y ponernos serios”.

El líder de la mayoría del Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell (R-Ky.), habla con la prensa y sus partidarios durante un evento electoral en Lawrenceburg, Ky., el 28 de octubre de 2020. (Jon Cherry/Getty Images)

McConnell dijo que la economía de Estados Unidos se está recuperando, lo que significa que se necesitan proyectos de ley de estímulo específicos y más pequeños

Pelosi dijo a los periodistas que no tiene intención de aprobar un paquete de estímulo que sólo asciende a USD 500,000 millones, que es lo que McConnell había propuesto en el pasado.

“Nuestra posición es la misma de siempre”, dijo Pelosi a los periodistas. “Estamos en el mismo lugar y más aún”.

Con información de Jack Phillips y The Associated Press.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Le puede interesar

Documental: El encubrimiento del siglo – La verdad que el PCCh ocultó al mundo

 

TE RECOMENDAMOS