Economistas: Paquete de estímulo proporcionará un “impulso financiero y psicológico”

Por Emel Akan
29 de Marzo de 2020
Actualizado: 29 de Marzo de 2020

WASHINGTON—La pandemia de COVID-19 que se intensifica rápidamente ha llevado a una respuesta agresiva del gobierno de los Estados Unidos, con una coordinación sin precedentes entre las autoridades fiscales y monetarias.

El 27 de marzo, el presidente Donald Trump promulgó un paquete de rescate económico de USD 2.2 billones para abordar las graves interrupciones causadas por el virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus. Los economistas creen que las medidas de alivio para los hogares y las empresas con problemas de liquidez tienen un efecto positivo en la economía.

“El paquete fiscal actual parece adecuado, por ahora, suponiendo que la actividad económica comience a normalizarse a mediados de mayo. Si no es así, es posible que necesitemos un bote más grande”, escribió Brett Ryan, economista estadounidense de Deutsche Bank en un informe.

Ryan dice que la coordinación extraordinaria entre las autoridades fiscales y monetarias fue la “nueva característica” de este paquete.

El Departamento del Tesoro proporcionará USD 450.000 millones a la Reserva Federal para comprar préstamos e inversiones, como parte del paquete.

“Esto es increíblemente importante”, señaló Ryan. Proporcionará aproximadamente USD 4.5 billones de capacidad de préstamo a los sectores público y privado.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, declaró anteriormente que el banco central podría proporcionar USD 10 en préstamos por cada USD 1 que reciba del Tesoro. Eso permitiría a la Reserva Federal proporcionar liquidez al mercado y comprar deuda corporativa, municipal y estatal.

La Fed emprenderá una flexibilización cuantitativa abierta para su programa de compra de activos, que representa un capítulo potencialmente nuevo en la “impresión de dinero” de la Fed .

“Estas compras estarán diseñadas para ayudar a la economía y la recuperación de los mercados financieros”, escribió Carl Tannenbaum, economista jefe de Northern Trust Asset Management, en un informe.

Tannenbaum dijo que históricamente, los bancos centrales han desempeñado papeles cruciales en los préstamos durante tiempos de crisis.

“Los puristas ciertamente se sentirán incómodos con este aparente compromiso de independencia del banco central. Pero con las tasas de interés en cero en la mayoría de los mercados principales, las palancas tradicionales de la política monetaria se han agotado. Financiar los esfuerzos fiscales es la mejor manera para que los banqueros centrales continúen cumpliendo sus mandatos”, dijo Tannenbaum.

El paquete de ayuda incluye pagos directos de USD 1200 a la mayoría de los estadounidenses y beneficios por desempleo para millones de personas que han perdido sus empleos.

Las empresas de todos los tamaños obtendrán préstamos, subvenciones y exenciones de impuestos. Las grandes empresas que han sido directamente perjudicadas por los efectos de la pandemia recibirán ayuda directa.

La medida también incluye miles de millones de dólares para los estados y el sistema de atención médica. La ayuda a los estados es una parte crucial del proyecto de ley, ya que ayudaría a prevenir despidos en el gobierno local y una caída relacionada en los servicios públicos.

“Todos estos elementos deberían proporcionar un impulso financiero y psicológico a corto plazo que se necesita con urgencia”, dijo Tannenbaum.

Se espera que las compañías de S&P vean menos ganancias

Las ganancias corporativas han comenzado a sufrir las consecuencias económicas de la pandemia del COVID-19.

Los analistas de Wall Street han revisado severamente las estimaciones de ganancias a la baja para el segundo trimestre. Se espera que las compañías del S&P 500 vean una disminución de casi USD 50.000 millones en las ganancias totales en el segundo trimestre, según FactSet.

Desde el 1 de marzo, las ganancias estimadas para las compañías S&P 500 para el segundo trimestre han caído a USD 320.000 millones de USD 369.000 millones, dijo el proveedor de datos en un informe.

A nivel de la industria, el petróleo, el gas y los combustibles consumibles, así como las aerolíneas, están experimentando una disminución sustancial en las ganancias estimadas. Otras industrias más afectadas incluyen automóviles, hoteles, restaurantes y ocio, y bancos.

La Cámara de Comercio de EE.UU., la organización empresarial más grande del país, que representa los intereses de más de 3 millones de empresas, elogió el proyecto de ley de estímulo estadounidense en un comunicado.

“Asegurar estos fondos podría marcar la diferencia entre mantener un negocio en funcionamiento durante las próximas semanas o verse obligado a reducir los salarios, despedir empleados o cerrar negocios por completo”, declaró la cámara.

El paquete de estímulo también proporcionará cierto impulso al precio del petróleo a largo plazo, según Phil Flynn, analista de energía senior de Price Futures Group en Chicago.

“Normalmente, no es agradable ver la intervención del gobierno en un mercado libre, pero seamos sinceros, en esta crisis, está justificado”, dijo Flynn a The Epoch Times.

“Personalmente, creo que será una gran ayuda para los precios de la energía en el futuro”.

Los precios del petróleo se desplomaron en las últimas semanas cuando el virus del PCCh abrumó sobre la demanda global. Una guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia también ha contribuido a la fuerte caída de los precios de la energía.

“Dentro de unos meses, cuando comencemos a reabrir fábricas y ciudades, y China ya esté volviendo a la normalidad, veremos una demanda acumulada”, dijo Flynn.

Ivan Pentchoukov contribuyó a este informe.

A continuación

Exclusiva: funeraria china revela cifra real de muertes por coronavirus

TE RECOMENDAMOS