La educación en casa está cruzando el punto de inflexión

Por Annie Holmquist
21 de Agosto de 2021 6:26 PM Actualizado: 21 de Agosto de 2021 6:26 PM

Comentario

En los meses anteriores a la llegada de COVID, varias de mis amigas comenzaron una nueva etapa de la maternidad al iniciar su carrera como educadoras en casa. Expresaron la inquietud normal, preocupadas por si fracasaban y, por extensión, si lo hacían sus hijos.

Entonces llegó la pandemia, la educación en casa se convirtió en la nueva forma de vida, y mis amigas se convirtieron de repente en veteranas de la educación en el hogar, instaladas y progresando con su plan de estudios mientras todos los demás apenas se ponían en marcha. Ahora escucho un suspiro de alivio y un emocionado”¡sí!” cuando les pregunto si están contentas de educar en casa.

No son las únicas. Datos recientes muestran que hasta un 11 por ciento de la población está educando en casa desde el impacto de COVID-19. Las malas noticias abundan en estos días, pero el creciente éxito de la educación en casa es un rayo de esperanza entre las nubes negras del COVID y el caos, lo que sugiere que podemos haber llegado a un nuevo punto de inflexión.

Desgraciadamente, muchos intentan decirnos lo contrario, como es el caso de un reciente artículo de National Review escrito por Sean-Michael Pigeon titulado: “La educación en casa no es para todos”. Sin embargo, la idea que la educación en casa no es una parte importante de la respuesta a la crisis educativa de Estados Unidos, es errónea.

Pigeon sostiene que la educación en casa a gran escala es inviable debido a los costes y sacrificios necesarios. “Las familias más acomodadas”, dice, “pueden no querer disminuir drásticamente su nivel de vida cortando una fuente de ingresos”, mientras que otras “simplemente no querrán asumir la tarea de educar personalmente a sus hijos”.

No obstante, con el incremento de la capacidad de los padres para trabajar desde casa, y la proliferación de las burbujas por la pandemia, la barrera de entrada para la educación en casa ha caído significativamente. Además, que una familia no quiera vivir con unos ingresos reducidos o no quiera dedicar tiempo a la educación de sus hijos no significa que no se pueda hacer. Todo depende de dónde se decida poner el tiempo, el talento y el tesoro.

La crítica más interesante que Pigeon ofrece a la educación en casa se refiere a cómo las malas ideologías seguirán proliferando en las escuelas si los padres no se oponen, y cómo un éxodo masivo de estudiantes de familias conservadoras del sistema escolar público acelerará nuestro declive cultural.

Es aquí donde resulta útil considerar el concepto de puntos de inflexión. “Los científicos han descubierto que cuando solo el 10% de la población mantiene una creencia inamovible, su creencia siempre será adoptada por la mayoría de la sociedad”, informaron investigadores del Instituto Politécnico Rensselaer en un estudio de 2011. El autor Malcolm Gladwell también ha explorado este fenómeno en su libro publicado en 2000, “El punto de inflexión“.

Hace unos años, los estudiantes que se educaban en casa representaban aproximadamente el 3% de la población estudiantil, lo que hacía que el punto de inflexión fuera una perspectiva lejana. Pero en el otoño de 2020, el 11.1% de los hogares en edad escolar de todo el país declararon que educaban a sus hijos en casa, según un reciente informe de la Oficina del Censo de EE.UU. La tasa de escolarización en casa se duplicó en muchos estados y se triplicó o cuadruplicó en otros. Los recuadros en rojo del siguiente gráfico destacan algunos de estos enormes crecimientos. Alaska sigue a la cabeza, con un 27.5% de hogares en edad escolar que educan en casa. Uno de cada cinco hogares de Oklahoma educa a sus hijos en casa, mientras que el 18% de los hogares de Florida hace lo mismo.

Pero no solo los estados rojos están entrando en el juego de la educación en casa. El previsiblemente azul Vermont vio aumentar su tasa de escolarización en casa del 4.1 por ciento a casi el 17 por ciento. La tasa de Nueva York pasó del 1.2% al 10.1%, mientras que la de Massachusetts creció del 1.5% al 12.1%.

Si hemos alcanzado el punto de inflexión tan rápidamente, ¿quién puede decir que la tasa de educación en casa no puede crecer más en los próximos años? Y si crece más, ¿quién va a ponerle límites en cuanto a su capacidad para cambiar la forma de pensar de los alumnos y el sistema educativo en su conjunto?

Algunos dirán que este cambio es una quimera. Pero los que dicen esto olvidan que la educación en casa contribuye en gran medida a desarrollar familias fuertes, impulsadas por una mayor unión. Este fortalecimiento de la familia será el elemento común en torno al cual se creará el punto de inflexión; la familia, uno de los “pequeños pelotones” de Edmund Burke, puede lograr grandes cosas para cambiar el curso de un país.

“Estar apegado a la subdivisión, amar al pequeño pelotón al que pertenecemos en la sociedad”, dijo Burke, “es el primer principio (el germen por así decirlo) de los afectos públicos. Es el primer eslabón de la serie por la que procedemos hacia un amor a nuestro país, y a la humanidad”.

Si estás desanimado por el curso del país, quizás esta luz de esperanza en el florecimiento de la educación en casa le dé motivos para animarse. Siempre es más oscuro antes del amanecer. Estamos a punto de ver surgir la luz a medida que miles de familias estadounidenses abandonan el sistema de educación pública y redescubren el aprendizaje y la familia al mismo tiempo.

Este artículo se publicó originalmente en Intellectual Takeout.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.