EE.UU. considera dar protección a los venezolanos en el país pero duda por los efectos a largo plazo

Por Charlotte Cuthbertson
08 de Agosto de 2019 Actualizado: 08 de Agosto de 2019

WASHINGTON—A medida que Estados Unidos ajusta los tornillos económicos sobre el dictador venezolano Nicolás Maduro, la administración Trump está averiguando qué hacer con los no inmigrantes venezolanos en este país.

Los legisladores, la mayoría demócrata, están presionando para que a los venezolanos se les otorgue el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), una designación que protegería de la deportación a los que ya están en los Estados Unidos y proporcionaría autorización de trabajo.

El secretario de Seguridad Nacional le otorga el estatus a los extranjeros por cuestiones como un conflicto armado en curso (como una guerra civil), un desastre ambiental (como un terremoto o huracán), una epidemia u otras condiciones extraordinarias y temporales.

Según la Oficina de Estadísticas de Inmigración del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), hay alrededor de 270.000 venezolanos actualmente en los Estados Unidos que podrían ser elegibles para el estatus, incluidos 123.000 que están ilegalmente.

Pero la administración y la mayoría de los republicanos son reacios a respaldar la legislación, y muchos dicen que la historia ha demostrado que el estatus no tiene nada de temporal. El presidente Donald Trump trató de poner fin al TPS en seis países durante el último año, pero un juez federal lo bloqueó cada vez.

La gente camina de regreso a casa en el vecindario de Petare después de que Caracas y otras partes de Venezuela fueron golpeadas por un corte de energía masivo el 22 de julio de 2019. (Matias Delacroix/AFP/Getty Images)

Actualmente, los ciudadanos de 10 países tienen TPS: Honduras, El Salvador, Nicaragua, Haití, Nepal, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Siria y Yemen.

Algunos países han tenido la designación por más de 20 años, incluido Sudán, que fue designado en 1997, Somalia, que obtuvo el estatus de TPS en 1991, y Nicaragua, que fue designado en 1999.

“Sin embargo, hay pocas cosas más permanentes que el Estatus de Protección Temporal”, dijo el senador republicano Tom Cotton en un evento organizado por el Centro de Estudios de Inmigración el 31 de julio.

“Tenemos ciudadanos extranjeros que viven hoy en nuestro país que obtuvieron protección contra TPS hace 10 o 20 años mientras había una guerra civil en su país, y la guerra se ha resuelto por más de 10 años”.

Cotton dijo que la situación actual en Venezuela bajo Maduro es exactamente la razón por la que se creó el programa, para aquellos que viven legalmente en los Estados Unidos, que no son elegibles para la renovación de la visa, pero que no pueden regresar a su país de origen de manera segura.

“Creo que la mayoría de los estadounidenses reconocen que es una política sensata y sólida, en principio”, dijo Cotton. Pero, dijo, no funciona si es imposible rescindirlo.

“Las burocracias de ambas partes durante décadas no han estado dispuestas a rescindir el estatus de TPS cuando debería rescindirse”, dijo. “Ahora que el presidente Trump finalmente lo ha hecho, los jueces de izquierda practican básicamente una forma de ley de resistencia que no permite que el presidente retire el estatus de TPS, que es su prerrogativa bajo la ley federal. Así que creo que no es prudente para nosotros extender más protección TPS a otros países cuando ni siquiera podemos retirarla de los países que la tienen ahora “.

El senador republicano Tom Cotton llega a una discusión sobre seguridad fronteriza organizada por el Centro de Estudios de Inmigración en Washington el 30 de julio de 2019. (Samira Bouaou/La Gran Época)

En enero, el Departamento de Seguridad Nacional anunció el fin del TPS para unos 200.000 salvadoreños no inmigrantes.

El entonces secretario de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, determinó que las condiciones originales para otorgar el TPS a los salvadoreños en 2001, después de una serie de terremotos que mataron a 1000 personas y destruyeron cientos de miles de hogares, ya no existen. La medida fue recibida con acción judicial y el TPS permanece activo para los salvadoreños.

En 2018, la administración intentó rescindir las designaciones de TPS para otros cinco países: Honduras, Haití, Nicaragua, Nepal y Sudán, pero los jueces lo bloquearon cada vez.

El TPS continuará para esos países mientras los casos se abren paso a través del proceso de apelaciones. Más allá de eso, los demócratas han introducido una legislación que otorgaría una amnistía y un camino a la ciudadanía para todos los titulares actuales de TPS: alrededor de 417.000 extranjeros tienen TPS.

Proyecto de ley TPS para Venezuela

La Cámara aprobó un proyecto de ley que apoyaba el TPS para los venezolanos el 25 de julio, pero se derrumbó en el Senado el 30 de julio.

“¿Cómo puedes decir que te preocupas por el pueblo de Venezuela y, sin embargo, cuando se trata de los de Estados Unidos, obligarlos a volver a esta circunstancia?”, dijo el senador demócrata Dick Durbin en ese momento.

El senador demócrata Bob Menéndez lo calificó como un “fracaso moral desmesurado” para que el Senado no apruebe la legislación.

Menéndez presentó la versión del proyecto de ley del Senado en febrero, pero no llegó a ningún lado.

La administración de Trump ha dicho que vetaría los proyectos de ley actuales, si llegan al escritorio del presidente.

Cotton dijo que estaría feliz de volver a examinar la legislación si los demócratas incluyesen una medida que permita a un presidente, a través del Departamento de Seguridad Nacional, rescindir el TPS sin interferencia de la corte.

El senador republicano Marco Rubio, quien copatrocinó el proyecto de ley del Senado, dijo que está trabajando con la administración para encontrar una solución.

“Hemos progresado”, dijo Rubio en un video de Twitter el 31 de julio. “Tenemos algunos obstáculos más para escalar y despejar, pero creo que, con suerte, con los dedos cruzados, pronto tendremos buenas noticias de la administración sobre esto”.

El embajador de Venezuela en los Estados Unidos, Carlos Vecchio, dijo que está presionando para que los venezolanos con sede en Estados Unidos estén protegidos contra la deportación.

“Hemos estado trabajando con la administración Trump y con el Congreso sobre cómo podemos encontrar una solución en ese asunto”, dijo Vecchio el 30 de julio.

Carlos Vecchio, embajador de Venezuela en los Estados Unidos, habla en el National Press Club en Washington el 30 de julio de 2019. (Samira Bouaou/La Gran Época)

Un portavoz de Seguridad Nacional dijo que una designación de TPS para venezolanos no es apropiada en este momento.

“Primero, el Departamento de Estado generalmente proporciona al Secretario de Seguridad Nacional información sobre las condiciones del país que pueden o no justificar tal designación, y [el Departamento de Estado] no ha realizado una evaluación de las condiciones del país en Venezuela que demuestran la propiedad de una designación”, dijo el portavoz.

“Además, la crisis de Venezuela ya está siendo abordada regionalmente, en parte, por el Plan Regional de Respuesta a Refugiados y Migrantes del ACNUR”.

Aunque los 270.000 venezolanos no inmigrantes en los Estados Unidos aún no tienen un estado de protección oficial, la casi imposibilidad de que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) los deporte, les da una especie de red de seguridad.

“ICE informa que su capacidad para expulsar a los venezolanos ha sido ‘severamente afectada’ por las condiciones actuales en Venezuela”, dijo el portavoz de Seguridad Nacional. “Todos los vuelos comerciales a Venezuela desde los Estados Unidos, de los cuales ICE depende para los traslados, han sido suspendidos debido a preocupaciones de seguridad y problemas financieros”.

Salida forzada diferida

Otra solución que se está considerando es la salida forzada diferida, la cual es poco utilizada. La designación se realiza a discreción del presidente, y aunque no se trata de un estado migratorio específico, las personas no están sujetas a expulsión, generalmente por un período de tiempo designado. También se puede otorgar autorización de trabajo.

La oficina de Rubio confirmó el 6 de agosto que la Salida Forzada Diferida es otra opción sobre la mesa para la administración Trump.

Actualmente, solo los liberianos tienen ese estatus, que fue designado en 2007 por el presidente George W. Bush. Actualmente se ha extendido hasta el 30 de marzo de 2020.

Video relacionado

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

TE RECOMENDAMOS