Expertos: EE.UU. debería detener toma de control de China de Agencia de Propiedad Intelectual de ONU

Por ALEX NEWMAN
21 de Febrero de 2020
Actualizado: 25 de Febrero de 2020

Crece la alarma en Washington y en otras capitales occidentales ante la posibilidad de que el Partido Comunista Chino (PCCh) tome el control del organismo de las Naciones Unidas que supervisa el sistema internacional de patentes, un hecho que, según los expertos, tendría consecuencias económicas y de seguridad nacional catastróficas.

La amenaza que supone que la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) de la ONU y todos los secretos altamente sensibles que guarda caigan en manos de Beijing es tan grave que, si se materializara, Estados Unidos deberían incluso considerar la posibilidad de retirarse del tratado de patentes que sustenta gran parte del trabajo de la agencia, dijo James Pooley, un exfuncionario de la OMPI de alto nivel, a The Epoch Times.

El candidato del régimen chino, Wang Binying, es actualmente director general adjunto de la OMPI para las marcas y ha estado en la burocracia de la ONU durante casi tres décadas.

Sin embargo, si el régimen chino logra su objetivo en las próximas elecciones de marzo para director general, Wang dirigirá todo el organismo.

“Darle a China la OMPI es como darle al zorro más grande del mundo el gallinero más grande del mundo”, dijo el Dr. Christopher C. Hull, investigador principal de Americans for Intelligence Reform y exvicepresidente ejecutivo del Center for Security Policy.

Como todos los funcionarios chinos comunistas que trabajan en el sistema de la ONU, el PCCh espera que Wang obedezca al partido por encima de todo.

De hecho, uno de los cargos de corrupción del régimen chino contra el exlíder de la Interpol Meng Hongwei, un funcionario chino que fue arrestado al regresar a China, fue que presuntamente no siguió las órdenes de Beijing.

“No está absolutamente permitido tomar decisiones sin autorización, hacer o decir lo que se quiera”, explicó el Ministerio de Seguridad Pública de China, diciendo que Meng fue “totalmente culpable” de sus problemas legales porque no “siguió las decisiones del Partido”.

Expertos dicen que si Wang estuviera al frente de la OMPI poseería una posición de poder con acceso a un tesoro insondable de información secreta de las solicitudes de patentes. Estos secretos van desde innovaciones económicas que podrían dar a las empresas chinas una ventaja sobre las industrias occidentales, hasta aplicaciones militares que podrían dar a Beijing una ventaja militar sin precedentes.

El asunto se vuelve serio porque la posición de director general de la OMPI significa tener una autoridad virtualmente sin control en la agencia, sin supervisión, dijeron los expertos.

Algunos conocedores se han referido a este puesto como algo parecido a una dictadura: Nadie tiene el poder de anular al director general, independientemente de cuán fuera de línea puedan ser sus acciones.

Debido a que el régimen chino es casi universalmente reconocido como el líder mundial en el robo de propiedad intelectual, tener un funcionario comunista chino dirigiendo la OMPI, llevaría al sistema mundial a un desorden total, dijeron los expertos.

En entrevistas con The Epoch Times, antiguos ejecutivos de la OMPI y analistas externos dieron una alarma sobre las ambiciones del PCCh con la OMPI, así como los problemas sistemáticos con la organización de la ONU que se deben abordar.

También pidieron a la Casa Blanca que hiciera todo lo posible para neutralizar la amenaza y prepararse para lo peor en caso de que no se detenga a tiempo.

El exlider de la OMPI da su opinión

En su calidad de exdirector general de la OMPI encargado del sistema internacional de patentes, el abogado californiano James Pooley es una de las máximas autoridades mundiales, no solo en el organismo de las Naciones Unidas, sino también en el sistema mundial de propiedad intelectual.

“Conozco a Wang”, dijo a The Epoch Times en una entrevista telefónica. “Es inteligente pero será una marioneta para China. No podrá elegir en la práctica”.

El mayor problema, dijo Pooley, es que hay un almacenamiento masivo de secretos comerciales en la OMPI.

“Probablemente no haya ningún otro lugar en el mundo con mayor concentración de tecnología de punta que las solicitudes de patentes no publicadas dentro de los sistemas informáticos de la OMPI”, explicó Pooley, quien también se desempeñó anteriormente como presidente de la Asociación Americana del Derecho de la Propiedad Intelectual (AIPLA).

La agencia de la ONU recibe unas 250.000 solicitudes de patentes cada año. Todas ellas se canalizan a un sistema informático gestionado por el sector que se ocupa de las patentes, un sistema que Pooley solía dirigir durante su estancia en la OMPI.

El sistema en sí es extremadamente seguro, ya que se encuentra en un edificio separado con un sistema de seguridad independiente, explicó Pooley.

“La seguridad es muy fuerte”, dijo. “Pero para el tipo con la llave, la fuerte seguridad no importa”.

De hecho, de acuerdo a la organización de la OMPI, el director general tiene un control completo y total.

“Estamos hablando de una posición que es excepcionalmente poderosa—casi inimaginablemente poderosa—para aquellos de nosotros en Occidente que tratamos con organizaciones normales”, dijo Pooley.

“Dado ese poder, él o ella—quienquiera que sea el director general—podrá entrar en este sistema informático que contiene toda esa tecnología”, añadió.

“Dado ese poder, él o ella—quienquiera que sea el director general—podrá entrar en este sistema informático que contiene toda esa tecnología”, añadió.

Señalando que no se trataba de Wang personalmente, Pooley dijo que el gobierno de EE.UU. debe hacer todo lo posible para evitar que el régimen chino se haga cargo de la OMPI.

Señalando que no se trataba de Wang personalmente, Pooley dijo que el gobierno de EE.UU. debe hacer todo lo posible para evitar que el régimen chino se haga cargo de la OMPI.

“Particularmente en este momento de una nueva Guerra Fría con China por la tecnología, no podemos permitirnos tener a un ciudadano chino a cargo de ese extraordinario activo global”, dijo.

Las consecuencias de tal desarrollo serían tan graves que exigirían una respuesta dramática por parte de Estados Unidos.

“Creo que es lo suficientemente importante como para que si no podemos detenerlo, tengamos que considerar la posibilidad de retirarnos del Tratado de Cooperación en materia de Patentes y comenzar algo nuevo”, dijo Pooley.

Si bien el exdirector de la OMPI reconoce la creciente influencia del régimen chino en las Naciones Unidas, también hizo hincapié en que la amenaza de que Beijing se haga cargo de la OMPI representa “un especial tipo de riesgo”.

“Si no actuamos ahora, podemos perder el control sobre miles de inventos, todos a la vez”, dijo. “Solo espero que la gente de la Casa Blanca reconozca la amenaza”.

Al cierre de la edición de este artículo, la OMPI no dio una respuesta a la solicitud de hablar con Wang sobre las preocupaciones.

Seguridad Nacional

Tal vez la amenaza más importante es la que rodea a la seguridad nacional.

Mientras que las innovaciones estadounidenses han ayudado a mejorar la vida de las personas, algunos de los desarrollos tecnológicos más importantes también tienen aplicaciones militares.

Los inventores e innovadores estadounidenses presentan más de 50.000 solicitudes de patentes a la OMPI cada año, más que cualquier otro país.

“Entre esas solicitudes se encuentran ciertamente invenciones con importantes aplicaciones militares”, explicó Pooley. “Un gran número de tecnologías son igualmente útiles en entornos civiles y de defensa”.

“Contamos con un lugar con los inventos más valiosos en este sistema informático en Ginebra”, añadió. “¿Cómo podría el acceso a ese tipo de información no ser un riesgo para nuestra seguridad nacional? Tiene que serlo”.

Otros expertos también destacaron los riesgos para la seguridad nacional.

“Esta es una decisión inteligente y una estrategicamente astuta [de Beijing] porque cada pieza de propiedad intelectual global impulsaría los esfuerzos de fusión civil y militar de China”, dijo James Edwards, asesor de política de patentes del Fondo de Educación y Defensa Legal de Eagle Forum.

“Convertiría en un arma a la OMPI, superaría la capacidad de China para robar la propiedad intelectual y proporcionaría un complemento perfecto a los esfuerzos de China como el programa ‘Thousand Talents’ ( de reclutamiento de ciencia y tecnología), en el que China envía o desarrolla agentes en otros países para robar la propiedad intelectual”, dijo Edwards a The Epoch Times, y añadió que el control de la OMPI podría dar a China “una potencial ventaja tipo jaque mate”.

De hecho, antes de que Wang se convirtiera en uno de los principales aspirantes a dirigir la OMPI, el organismo y su actual dirigente sufrieron importantes críticas por motivos de seguridad nacional.

Según denunciantes y el testimonio del Congreso, el director de la OMPI, Francis Gurry, proporcionó tecnología estadounidense de doble uso altamente sensible con claras aplicaciones militares a los regímenes que gobernaban Corea del Norte e Irán, aparentemente a cambio de votos.

Luego fue tras todos los denunciantes en lo que los miembros del Congreso de EE.UU. denunciaron como un escandaloso abuso de poder.

Numerosos legisladores y expertos dijeron que las transferencias de tecnología de Gurry fueron una violación de las sanciones de Estados Unidos y de la ONU con implicaciones extremadamente serias para la seguridad de Estados Unidos y la paz internacional.

El director general de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), Francis Gurry (izquierda), habla con el primer ministro chino Li Keqiang (derecha) durante su reunión en el Zhongnanhai Leadership Compound en Beijing el 28 de agosto de 2018. (Roman Pilipey/AFP vía Getty Images)

Gurry, de nacionalidad australiana, también trabajó presuntamente para establecer en secreto oficinas de la OMPI en Rusia y en Shangai, una meca del ciberespionaje mundial.

Gurry no respondió a una solicitud de comentarios.

Expertos internos y externos de la OMPI acordaron que la amenaza de un agente comunista chino a cargo de la agencia de la ONU sería de órdenes de magnitud mayores.

Riesgos económicos

Los riesgos económicos para la industria occidental también son enormes, según los expertos.

Entre otras preocupaciones, el acceso a los secretos comerciales podría permitir a las empresas estatales chinas superar las empresas que primero inventaron una tecnología determinada.

Bajo el sistema de la OMPI, los innovadores e inventores tienen un período de 18 meses de secreto durante el cual toman decisiones.

“Si un gobierno como China pudiera examinar esas solicitudes antes de que se cumpla el plazo, sin que lo supieran las empresas que las produjeron, y luego canalizar esa información a sus propias industrias, ello podría erosionar drásticamente el interés de los innovadores originales”, explicó Pooley.

Las “empresas” chinas podrían desarrollar soluciones provisionales, robar los inventos, desarrollar respuestas a ellos, entre otros.

“Solo imaginen el valor de poder echar un vistazo, antes que nadie en el mundo, a la colección más grande de tecnología de punta del mundo”, dijo.

“Es similar a una carrera de armas, pero piensa en ello en términos económicos”, dijo Pooley. “Si pudieras ver los sistemas de armas de los otros bandos mientras están en desarrollo, podrías hacer mucho para neutralizarlos”.

“En términos económicos, se aplica la misma idea”, continuó Pooley. “Por lo que sabemos de la forma en que opera China, no puedo imaginar que consideremos asumir ese tipo de riesgo.”

El Dr. Hull, de Americanos por la Reforma de la Inteligencia y ex profesor de las universidades de Georgetown y George Washington, se hizo eco de esas preocupaciones.

“Debería alarmar a todas las empresas que dependen de la propiedad intelectual el hecho de que un país que roba entre 225.000 y 600.000 millones de dólares de Propiedad Intelectual al año pueda captar la organización que hasta ahora se dedicaba a proteger los derechos de patente”, dijo antes de comparar a un jefe chino de la OMPI con un zorro que vigila un gallinero.

Votación

A pesar de los crecientes esfuerzos por concientizar y desbaratar la nominación china, los expertos dicen que el riesgo de que el candidato de Beijing pueda ganar sigue siendo significativo.

El año pasado, a pesar de los grandes esfuerzos del gobierno de EE.UU. para bloquear a un funcionario chino para el puesto más alto de la Organización de las Naciones Unidas de la Agricultura y la Alimentación, Qu Dongyu consiguió el trabajo con poca resistencia.

Múltiples informes de los medios de comunicación y funcionarios dijeron que Beijing aseguró el importante puesto de la ONU a través de una combinación de tráfico de influencias y sobornos descarados.

Dado que la ONU adopta el sistema de “un país, un voto”, y “el mundo industrializado es superado en número y en votos por el mundo en desarrollo, con mucho”, Pooley dijo que hay muchas posibilidades de que el candidato chino pueda ganar el voto para dirigir la OMPI.

“Los chinos, por desgracia para nosotros en este momento, están en una posición de poder gracias a la Iniciativa del “Cinturón y la Ruta” y a las demás inversiones que China ha hecho en todo el mundo”, continuó Pooley. La Iniciativa del Cinturón y la Ruta, también conocida como “Un cinturón, una vía” es el proyecto de política exterior más importante de China, mediante el cual trata de construir infraestructuras en países de todo el sudeste asiático, Europa y América Latina.

“Si quieren los votos de estos países donde han estado vertiendo recursos para el desarrollo de la infraestructura, todo lo que tienen que hacer es mirar a alguien a los ojos y decir ‘esto es lo que necesitamos de usted'”, señaló Pooley.

“Sin ponerle una etiqueta moral, tenemos que reconocer que los chinos tienen mucha influencia en este momento”, concluyó.

Los antecedentes de Wang también ayudan, según los expertos, como un analista que se ve muy bien “en el papel”.

Antes de unirse a las Naciones Unidas, Wang ocupó varios cargos en el régimen chino, entre ellos en la Administración Estatal de Industria y Comercio, y en el Ministerio de Comunicación y Transporte.

De ser aprobada, ella sería una de un creciente número de funcionarios chinos comunistas en altos cargos dentro de la arquitectura de “gobierno global”.

Cuatro de las 15 agencias especializadas de la ONU ya están dirigidas por funcionarios chinos comunistas.

En comparación, un estadounidense dirige solo una de las 15 agencias.

Reforma del sistema mundial de propiedad intelectual

Más allá de bloquear a Wang, muchos expertos dicen que la OMPI debe ser reformada drásticamente.

Entre las principales preocupaciones se encuentra la falta de controles y equilibrios en el poder del director general: no hay una junta directiva, ni accionistas, ni un mecanismo de supervisión externa.

Dado que la OMPI se financia mediante las tasas de los inventores, a diferencia de otros organismos de las Naciones Unidas que son financiados por los Estados participantes, el gobierno de Estados Unidos no puede ejercer presión financiera sobre el organismo.

“Es una dictadura clásica, algo que los chinos entienden muy bien”, dijo Pooley.

Sin embargo, el exdirector también expresó su esperanza de que, debido a los esfuerzos de Beijing, habrá un nuevo escrutinio sobre la OMPI y la forma en que se gobierna.

“Si vamos a permanecer [Estados Unidos] en la organización, necesitamos estar seguros de un control razonable del ejecutivo”, añadió Pooley, pidiendo una junta directiva independiente o “reorganizar todo el proyecto en alguna nueva organización con transparencia y responsabilidad”.

En una entrevista telefónica con The Epoch Times, el exdirector de Información de la OMPI (CIO) Wei Lei dijo que su verdadera preocupación no era quién terminaría dirigiendo la OMPI, sino más bien la estructura institucional.

“Los Estados miembros tienen que desarrollar mecanismos más fuertes de supervisión”, dijo.

Señalando las acusaciones de abuso bajo el actual director de la OMPI, como el suministro de tecnología sensible a regímenes hostiles y peligrosos, Wei dijo que el problema en la OMPI es sistemático.

“Ya ha habido serios problemas en la OMPI para mantener la integridad de la información secreta”, dijo, señalando que un miembro del Congreso había criticado a la OMPI por un escándalo de corrupción en el fútbol internacional: “Parece que vemos a la FIFA de los organismos de la ONU”, declaró el representante Brad Sherman (D-CA) durante una audiencia en febrero de 2016.

“Recuerde, esto fue bajo un australiano, ¿cuánto más amigable puede ser?” Wei preguntó.

“Necesitamos supervisión para que no importa de dónde sea el director general, puedan ser responsables.”

En la OMPI, el director tiene tanto poder y tan poca responsabilidad que “incluso si se pusiera a un ángel a cargo, el ángel se corrompería pronto, se lo garantizo”, dijo.

Es especialmente crítico, dijo, son las protecciones para los denunciantes, las personas que pueden alertar a las autoridades de EE.UU. cuando algo va mal.

“Sin la protección de los denunciantes, nadie se enterará de los problemas”, dijo Wei.

Comparando al director general con un “rey”, Wei dijo que “los estados miembros están dormidos al volante”.

Otra reforma crucial sería la separación de todo ese poder y la introducción de la supervisión externa, un plan que Wei esbozó en una carta a los Estados participantes. Wei dijo que nadie ha respondido a su carta hasta ahora.

¿Qué pueden hacer Trump y el gobierno de los EE.UU.?

Las fuentes con las que The Epoch Times se puso en contacto coincidieron en que el gobierno de EE.UU. debe participar activamente en el tratamiento de esta amenaza.

Wei dijo que el Congreso y el presidente deberían aprovechar toda esta atención en la agencia de la ONU y presionar para realizar una fuerte reforma.

“Realmente necesitan conseguir un compromiso de todos los candidatos para reformar la organización”, dijo, creyendo que la seguridad, la confidencialidad y las decisiones técnicas en la OMPI ya fueron afectadas y comprometidas.

Pooley dijo que la administración Trump debe dar al Departamento de Estado instrucciones claras para bloquear la toma de posesión de los chinos comunistas.

Si eso falla, Pooley reiteró que el gobierno estadounidense debería considerar seriamente dejar el sistema de patentes de la OMPI y comenzar una nueva organización para que los gobiernos coordinen el proceso internacional de solicitudes de patentes.

Brett Schaefer, investigador principal en asuntos de regulación internacional de la Fundación Heritage, acordó que el gobierno de Estados Unidos debería retirarse del Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT) si Beijing gana el control del organismo de la ONU.

Este acuerdo es uno de los tratados clave que apuntalan el papel de la OMPI en el sistema de propiedad intelectual, permitiendo a los inventores solicitar la protección de patentes en más de 150 naciones a través del organismo de la ONU sin gastar grandes recursos en cada nación individual.

Schaefer dijo a The Epoch Times que retirarse del PCT “abordaría la principal preocupación sobre la seguridad de la información patentada y causaría sólo una interrupción temporal, siempre y cuando otros países importantes estuvieran dispuestos a presentar una alternativa al PCT fuera de la OMPI”.

“Dado que se trata de un área relativamente estrecha y que emularía un proceso ya establecido, no debería ser una tarea difícil”, añadió.

En un informe sobre la contienda por el puesto de director general, Schaefer también pidió a las empresas e innovadores estadounidenses boicotear el sistema de patentes de la OMPI si Wang gana.

Desde el Capitolio, una coalición bipartidista de legisladores estadounidenses que incluye al líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, está pidiendo a la administración que tome “las medidas diplomáticas necesarias” para bloquear la candidatura de China.

“Dadas las persistentes violaciones por parte de China de las protecciones de propiedad intelectual, incluyendo a través del robo de secretos comerciales, espionaje corporativo y transferencia forzada de tecnología, Estados Unidos y sus aliados deben mantenerse firmes contra Wang”, escribieron en una carta al Presidente Trump.

Múltiples expertos le dijeron a The Epoch Times que el gobierno de Estados Unidos debe trabajar con los aliados para desarrollar una estrategia para detener al candidato comunista chino y llevar a cabo reformas importantes en la OMPI.

Los expertos pro-estadounidenses expresaron su apoyo a Daren Tang de Singapur, aparentemente entre las opciones preferidas del gobierno estadounidense, y al colombiano Marco Matías Alemán, que dirige la División de Derecho de Patentes de la OMPI.

Edwards, el asesor de patentes del Fondo de Educación y Defensa Jurídica de Eagle Forum, argumentó que Alemán probablemente tendría la mejor oportunidad de vencer a Wang.

Funcionarios de la administración, como el Director de la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos, Andrei Iancu, activaron la alarma recientemente en el Centro de Políticas de Innovación Global, y se ha hecho oír cada vez más.

Por su parte, la semana pasada, en su camino a Munich, el Secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo dijo que la administración estaba siguiendo la elección de la OMPI “muy, muy de cerca”.

“Los chinos han robado cientos de millones de dólares de propiedad intelectual de los Estados Unidos de América”, dijo. “Vamos a asegurarnos de que quienquiera que dirija esa organización entienda la importancia de hacer cumplir los derechos de propiedad intelectual a través de las naciones y las fronteras”.

“Debe saber que estamos participando en muchas conversaciones para asegurarnos de que quien sea seleccionado en última instancia tenga respeto por los derechos de propiedad y el estado de derecho en el contexto de los derechos de propiedad intelectual”, añadió Pompeo.

El proceso de selección del próximo líder de la OMPI ya está en marcha.

En marzo, el Comité de Coordinación seleccionará un candidato. Y en mayo, toda la lista de los Estados miembros de la OMPI votará para aprobarlo, lo que suele ser una formalidad.

Si Wang termina en la cima, los expertos dicen que esperen fuegos artificiales.

Alex Newman es un galardonado periodista internacional, educador, autor y consultor. Se desempeña como Director Ejecutivo de Liberty Sentinel Media y escribe para diversas publicaciones en Estados Unidos y en el extranjero.

***

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS