EE.UU. “envía la señal equivocada” al viajar a China para discutir asuntos climáticos: Rep. del GOP

Por Isabel van Brugen
14 de Abril de 2021
Actualizado: 14 de Abril de 2021

Estados Unidos está “enviando una señal absolutamente equivocada” al enviar a John Kerry, el enviado del gobierno de Joe Biden para el clima, en un viaje a China para discutir sobre “aumentar la ambición climática global“, dijo el martes el líder de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, el republicano Michael McCaul (R-Texas).

Se espera que Kerry llegue a Shanghai el miércoles donde tiene programadas reuniones con funcionarios chinos el jueves y el viernes. El viaje ocurre antes de la Cumbre de Líderes sobre el Clima del presidente Joe Biden, prevista para finales de este mes, y de la 26ª Conferencia de las Partes (COP26) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se celebrará a finales de este año.

McCaul criticó los planes en una declaración emitida esta semana tras la publicación de un artículo condenatorio de Bloomberg, que revela que el trabajo forzado es fundamental para las políticas de energía verde del Partido Comunista Chino (PCCh).

“El embajador Kerry está enviando una señal absolutamente equivocada al planear un viaje a la República Popular China para discutir cuestiones climáticas”, dijo McCaul. “La República Popular China es el mayor emisor de carbono del mundo y el mayor promotor de la energía del carbón. Ahora los informes de Bloomberg revelan aún más que el trabajo forzado y las industrias contaminantes son fundamentales para los planes superficiales de energía verde de la RPC”.

“Estados Unidos debería trabajar con los países que quieren resolver los problemas internacionales, no con los que los crean o los empeoran”.

China es el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, con el 30 por ciento.

Por su parte los senadores Marco Rubio (R-Fla.) y Jeff Merkley (D-Ore.) pidieron a la Asociación de Industrias de Energía Solar (SEIA) que detalle las medidas que ella o sus empresas afiliadas tomaron para garantizar que los productos solares procedentes de Xinjiang, incluido el polisilicio, no se fabriquen con trabajo forzado.

El polisilicio es la materia prima clave utilizada para producir paneles solares que generan electricidad a partir de la luz solar. Tres fábricas de Xinjiang producen colectivamente casi la mitad del suministro mundial de polisilicio, informó Bloomberg.

El mes pasado, McCaul instó a la administración de Biden a añadir las entidades de la República Popular China (RPC) relacionadas con la cadena de suministro de polisilicio a la Lista de Entidades de Estados Unidos y advirtió a Kerry sobre la negociación con el PCCh en materia de clima.

“Existen claros vínculos entre las cadenas de suministro de polisilicio en la Región Autónoma de Xinjiang Uigur y el trabajo forzado. Por eso pido al Departamento de Comercio que añada de forma exhaustiva a las entidades de la RPC relacionadas con la cadena de suministro de polisilicio, incluida [la fábrica de polisilicio] GCL-Poly, a la lista de entidades y que la Oficina de Aduanas y Protección Fronterizas de Estados Unidos emita una orden de retención de los productos de polisilicio procedentes de Xinjiang”, dijo en una declaración el 17 de marzo.

Las empresas u otras compañías que figuran en la Lista de Entidades de Estados Unidos están obligadas a solicitar licencias al Departamento de Comercio para comercializar y se enfrentan a un duro escrutinio cuando piden permiso para recibir artículos de proveedores estadounidenses.

Durante la administración Trump, Estados Unidos añadió decenas de empresas chinas a su lista negra económica, entre ellas el principal fabricante de smartphones del país, Huawei Technologies, el principal fabricante de chips, SMIC, y el mayor fabricante de drones, SZ DJI Technology Co Ltd.

Estas empresas fueron sancionadas por una serie de razones, entre ellas su papel en la ayuda al ejército chino y el apoyo a la represión del régimen chino contra los uigures en Xinjiang.

En una entrevista con Wall Street Journal, publicada esta semana, Kerry no mencionó los informes sobre trabajos forzados, pero dijo que Estados Unidos pedirá cuentas a China sobre sus compromisos climáticos.

“La cuestión del clima es una cuestión independiente. No es para comerciar contra las otras divergencias críticas que tenemos con China en este momento”, dijo Kerry. “Esas tienen que ser canalizadas por separado. El clima tiene que ver con la supervivencia del planeta”.

El viaje supondrá la primera visita de un alto cargo de la administración Biden a China.

Los expertos chinos ya advirtieron recientemente que el régimen chino podría utilizar el cambio climático como moneda de cambio para obtener concesiones en otros ámbitos.

Los expertos temen que la cooperación de Estados Unidos en materia de cambio climático pueda llevar al gobierno a ceder terreno en otros ámbitos clave como los derechos humanos, el comercio y la seguridad nacional.

El régimen chino ya indicó que Estados Unidos tendría que aceptar sus propios términos antes de que ambas partes puedan trabajar juntas.

“China está dispuesta a cooperar con Estados Unidos y la comunidad internacional en materia de cambio climático”, declaró el 28 de enero el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Zhao Lijian.

“Dicho esto, me gustaría subrayar que la cooperación entre China y Estados Unidos en áreas específicas (…) está estrechamente vinculada con las relaciones bilaterales en su conjunto”, continuó Zhao, añadiendo que el régimen ha enfatizado repetidamente que “nadie debería imaginar que puede pedir a China que le entienda y apoye en asuntos bilaterales y globales cuando interfiere descaradamente en los asuntos internos de China y socava los intereses de China”.

Con información de Cathy He y Reuters


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS