EE.UU. gasta miles de millones en guerras en el extranjero, pero ¿quién se beneficia realmente?

Por Andrew Thornebrooke
28 de Noviembre de 2023 12:00 PM Actualizado: 18 de Diciembre de 2023 8:57 PM

Análisis de noticias

Los temores de incentivar conflictos globales están aumentando a medida que la administración Biden solicita más de USD 105,000 millones en gastos de seguridad suplementarios.

La administración dice que el dinero, principalmente para Israel y Ucrania, será bueno para la economía.

El presidente Joe Biden ha descrito el gigantesco paquete de gastos como “una inversión inteligente” que “pagará dividendos” a los intereses de seguridad de EE.UU.

Asimismo, el subsecretario de Estado James O’Brien describió el suplemento como “una muy buena ganga“.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, dijo que el dinero “fluirá a través de nuestra base industrial de defensa, creando empleos estadounidenses en más de 30 estados”.

Sin embargo, muchos se muestran escépticos ante las afirmaciones de la administración y creen que la inversión masiva en la industria de defensa desperdiciará la capacidad del país para abordar adecuadamente las necesidades sociales y de infraestructura.

El aspirante a la presidencia, Robert Kennedy Jr., se encuentra entre ellos.

“Crear empleos es una pobre excusa para una política exterior que causa caos en todo el mundo”, dijo Kennedy a The Epoch Times en un correo electrónico.

“Si queremos aumentar el empleo en buenos trabajos de manufactura y construcción, en lugar de fabricar armas, deberíamos reparar nuestra infraestructura y fabricar productos que realmente sirvan al bienestar humano”.

El candidato presidencial independiente Robert F. Kennedy Jr. habla en un evento del Mes de la Herencia Hispana en el Teatro Wilshire Ebell de Los Ángeles, el 15 de septiembre de 2023. (Mario Tama/Getty Images)

Ganancias inesperadas de los contratistas de defensa

Numerosos analistas creen que el apoyo suplementario de la administración, además de su financiación de defensa sin precedentes, serviría efectivamente como una transferencia masiva de riqueza de los contribuyentes estadounidenses al sector de defensa.

Stephen Semler, cofundador del grupo de expertos Security Policy Reform Institute, dijo que los contratistas de defensa podrían obtener miles de millones del complemento solicitado por la administración, que se destinaría “principalmente a unas pocas empresas”.

“Según mi estimación, la propuesta produciría USD 60,000 millones en ingresos para los contratistas militares del sector privado”, dijo Semler en un correo electrónico.

Si esos miles de millones de dólares servirán adecuadamente al interés nacional es una cuestión abierta. Con ese fin, Semler dice que la administración Biden ahora está “vendiendo” el paquete de gasto como una bendición económica porque la mayoría de la gente no creerá que mejoraría los intereses de seguridad nacional en el extranjero.

“Se piensa que, si la gente no acepta el argumento de política exterior para gastar USD 106,000 millones, tal vez lo apoyen si se enmarca como política interna”, dijo Semler.

El presidente Joe Biden firma la “Ley de Asignaciones Consolidadas” de USD 1.5 billones en el edificio de la Oficina Ejecutiva Eisenhower, en Washington, el 15 de marzo de 2022. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Citando una investigación del proyecto Costos de la Guerra de la Universidad de Brown, la investigación del Sr. Semler sugiere que transferir USD 100,000 millones del presupuesto de defensa a los sectores de energía o infraestructura podría crear 290,000 puestos de trabajo.

Como tal, el suplemento puede erosionar activamente la capacidad de Estados Unidos para crear más empleos que tendrían un efecto positivo en la prosperidad y el bienestar estadounidenses.

La cuestión más importante es el gasto récord en defensa emprendido por la administración y el Congreso, que culminó el año pasado con el mayor presupuesto de defensa de la historia, según el Sr. Semler.

Los esfuerzos de gasto interno del presidente Biden, en particular la Ley Bipartidista de Infraestructura de 2021, palidecen en comparación con las sumas que ahora se destinan al aparato de defensa nacional.

“Entre el plan de ayuda exterior de Biden y el presupuesto del Pentágono para el año fiscal 2024, creo que los contratistas militares pueden esperar USD 559,000 millones”, dijo Semler.

“En comparación, el proyecto de ley de infraestructura emblemático de Biden gasta USD 548,000 millones en cinco años”.

El presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley (izq.), y el secretario de Defensa, Lloyd Austin, testifican ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes en el Capitolio de EE.UU., el 5 de abril de 2022. El comité celebró una audiencia sobre una solicitud de presupuesto para el año fiscal 2023 del Departamento de Defensa. (Kevin Dietsch/Getty Images)

El lobby de defensa incentiva el conflicto

Una preocupación clave del Sr. Semler, entre otros, es el continuo auspicio al conflicto, en el que la base industrial de defensa puede trabajar directa o indirectamente para prolongar los conflictos en un esfuerzo por maximizar sus ganancias económicas.

Semler se refirió al “ejército de grupos de presión” de la industria de defensa, que presiona al gobierno estadounidense para que adopte políticas y hábitos de gasto belicistas en interés de sus empresas con ánimo de lucro.

“Cuando Estados Unidos compra armas, está empoderando a un conjunto particular de empresas cuyos resultados dependen de que Estados Unidos haga la guerra o se prepare para ella”, dijo Semler. “Estas empresas luego redirigen una parte de sus ganancias nuevamente al sistema político en un intento de orientar la política nacional hacia más guerra”.

“Los únicos ganadores infalibles son los contratistas militares”. “El año pasado, las empresas de defensa estadounidenses gastaron más de USD 128 millones en esfuerzos de lobby”.

El esfuerzo incluyó el empleo de más de 845 cabilderos, alrededor del 72 por ciento de los cuales trabajaron anteriormente en el gobierno, principalmente en el Pentágono o para los Comités de Servicios Armados de la Cámara y el Senado.

Esos cabilderos no sólo untan las manos de los políticos; influyen en la formulación de la política misma a través de inyecciones masivas de efectivo a los think tanks centrados en la defensa.

Un miembro de la tripulación de un helicóptero de la 18° Brigada Separada de Aviación del Ejército transporta cajas de municiones en el este de Ucrania, el 9 de febrero de 2023. (IHOR TKACHOV/AFP vía Getty Images)

Un informe publicado por el grupo de expertos del Centro de Política Internacional encontró que los contratistas gubernamentales y de defensa gastaron más de USD 1000 millones en grupos de expertos entre 2014 y 2019.

Los principales destinatarios de esta financiación fueron la Corporación RAND, el Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense y la Fundación Nueva América, que en conjunto recaudaron más de 600 donaciones diferentes del gobierno de Estados Unidos o de contratistas de defensa.

“Los principales financiadores del gobierno de Estados Unidos fueron la Oficina del secretario de Defensa, la Fuerza Aérea, el Ejército, el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado”, decía el informe.

“Los contratistas de defensa que más contribuyeron a estos think tanks fueron Northrop Grumman, Raytheon, Boeing, Lockheed Martin y Airbus”.

En relación con esto, Lockheed Martin, Boeing, Raytheon y Northrop Grumman fueron el cuarto, quinto, sexto y séptimo cabildero corporativo más grande en 2020.

En 2022, las cuatro empresas contrataron a un total de 259 exempleados gubernamentales que ahora trabajan como cabilderos, ejecutivos, directores, miembros de juntas directivas y fideicomisarios.

“Por supuesto, la formulación de políticas siempre estará influenciada por ideologías”, dijo Semler. “Todos tenemos una. Pero permitir que las motivaciones lucrativas de las empresas armamentísticas influyan en las decisiones sobre la guerra y la paz es algo totalmente distinto”.

“Algunas personas no creen que esta redistribución masiva de la riqueza de los contribuyentes a los contratistas militares privados sea un problema. Creo que lo es”.

La bandera de EE.UU. ondea junto a un bombardero furtivo B-2 en el Centro de Excelencia de Integración de Aeronaves de Palmdale, en Palmdale, California, el 17 de julio de 2014. La Fuerza Aérea de EE.UU. y el fabricante Northrop Grumman celebraron el 25º aniversario del primer vuelo del bombardero furtivo B-2. (FREDERIC J. BROWN/AFP vía Getty Images)

El papel del Congreso

La cuestión de la especulación con la guerra no se limita al poder ejecutivo.

De hecho, la puerta giratoria entre el Congreso y el lobby de defensa es amplia, y las implicaciones políticas para los gastos propuestos por la administración serán finalmente tramitadas por la Cámara y el Senado.

Pero las grandes cantidades de dinero tienen grandes consecuencias para los miembros del Congreso que dependen, para permanecer en el cargo, de agradables grupos de expertos y de mantener empleos en el sector de defensa en sus distritos.

Como tal, es poco probable que el continuo apoyo del Congreso a la guerra entre Israel y Hamás, a la guerra entre Rusia y Ucrania y a otros lugares cambie radicalmente sin que se produzca un gran malestar entre los votantes.

“Las guerras respaldadas por Estados Unidos, desde Irak y Afganistán hasta Ucrania y Gaza, tienen ramificaciones directas para el sector de defensa estadounidense”, dijo Antony Loewenstein, periodista y cineasta independiente que vivió en el Este de Jerusalén entre 2016 y 2020.

El personal militar se reúne frente al Capitolio de Estados Unidos antes de que el presidente Joe Biden se dirija a una sesión conjunta del Congreso en la Cámara de Representantes del Capitolio, en Washington, el 28 de abril de 2021. (Tasos Katopodis/Getty Images)

“Es en parte la razón por la que tan pocos congresistas estadounidenses están dispuestos a desafiar el complejo industrial militar, porque potencialmente genera empleos en su distrito”.

The Epoch Times solicitó comentarios sobre el tema a 31 miembros del Congreso, incluido el presidente y miembro de alto rango del Comité de Servicios Armados del Senado. Uno respondió.

Un portavoz de la oficina del senador Rand Paul (R-Ky.) remitió a The Epoch Times al acalorado intercambio que mantuvo el Sr. Rand con el secretario O’Brien sobre la cuestión de la financiación suplementaria de la seguridad.

En ese momento, Paul dijo que la administración estaba “fomentando una guerra” para aumentar las ganancias de las corporaciones de defensa.

“Así que, en realidad, es una justificación de la guerra”, dijo Rand.

“Para mí, eso es algo reprensible. La idea de que… la industria armamentística va a obtener miles de millones de dólares de esto”.

Biden arriesga su base de votantes con la continuación de las guerras

La decisión de la administración Biden de ocultar los tipos de plataformas de armas que está enviando a Israel (anteriormente mantuvo cierta transparencia en Ucrania) empeora las cosas, dijo Loewenstein.

“Es casi como si elementos de la Casa Blanca prefirieran el secretismo que la luz del sol”, dijo.

Una razón de la falta de transparencia puede ser la disminución de la popularidad de la administración Biden y su continua financiación a guerras extranjeras.

El presidente Biden tiene un índice de aprobación de sólo el 39 por ciento entre los estadounidenses, según una encuesta. de Reuters.

Esa misma encuesta encontró que la economía ha sido el tema más importante para los estadounidenses durante las últimas 113 semanas consecutivas, tal vez insinuando los esfuerzos de la administración por rebautizar la solicitud de seguridad suplementaria como una prioridad interna.

Grandes multitudes se mueven por la Grand Central Terminal de Nueva York, en la ciudad de Nueva York, el 21 de noviembre de 2023. (Spencer Platt/Getty Images)

Continuas fallas en las auditorías al Pentágono

Sin duda, puede ser difícil decir dónde terminan las preocupaciones legítimas de seguridad y dónde comienza la especulación con la guerra.

Para complicar aún más esa complejidad está la incapacidad del Pentágono para rendir cuentas de sus gastos.

A partir de este mes, el Pentágono no ha logrado aprobar una auditoría a su contabilidad por sexto año consecutivo.

Sólo siete de las 29 subagencias del Pentágono recibieron una calificación aprobatoria, sin presentar ninguna mejora con respecto al año anterior. Los sistemas que rastrean USD 3.8 billones en activos militares, según muestra una auditoría independiente, no hacen lo que se supone que deben hacer.

Se trata de un problema real, dado que la solicitud suplementaria no pretende proporcionar dinero a las naciones en conflicto ni venderles armas, sino más bien transferir directamente armas viejas y luego entregar el dinero a las corporaciones de defensa estadounidenses para que las reemplacen.

Por lo tanto, la falta de transparencia por parte de la administración, el Pentágono y las empresas de defensa asociadas podría alentar una falta más general de rendición de cuentas por parte de los líderes estadounidenses por la violencia actual en las guerras extranjeras que financia, según William Astore, teniente coronel retirado de las Fuerzas Aéreas estadounidenses.

Al igual que Semler, Astore sugiere que la administración debería invertir en más y mejores empleos en el país y reducir el gasto impulsivo en defensa.

Es un tema que debería preocuparle a todos los estadounidenses, dijo, porque la nación será más fuerte si esos fondos se dirigen a otra parte.

“A los estadounidenses debería importarle”, dijo Astore, “porque nosotros, como país, podemos crear más empleos invirtiendo en Estados Unidos en lugar de exportar armamento mortífero a todo el mundo”.

Miembros y simpatizantes de la comunidad ucraniana local asisten a una protesta en solidaridad con Ucrania, en Jim Thorpe, Pensilvania, el 3 de marzo de 2022. (ED JONES/AFP vía Getty Images)

El momento Eisenhower

Astore se refirió al expresidente y general retirado de cinco estrellas, Dwight D. Eisenhower, quien en un discurso de 1953 instó contra el gasto militar imprudente después de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea, cuando esos dólares podrían gastarse en infraestructura que mejoraría la prosperidad y el bienestar de los estadounidenses.

Fue de nuevo el presidente Eisenhower, en su discurso de despedida de 1961, quien acuñó el término “complejo militar-industrial”.

Un ejército masivo y permanente, dijo el presidente Eisenhower, era “nuevo en la experiencia estadounidense” y, lo que es bastante irónico, podría amenazar la seguridad y la libertad continuas de la nación si se inflaba en exceso en la búsqueda de la seguridad y la libertad.

Es precisamente ese aparato el que temen ahora el señor Kennedy, el señor Semler, el señor Loewenstein y el señor Astore.

Para el presidente Eisenhower, había una solución a un complejo militar-industrial desbocado: El poder de un electorado informado.

“Debemos protegernos contra la adquisición de influencia injustificada, buscada o no, por parte del complejo militar-industrial”, dijo el presidente Eisenhower. “El potencial para el aumento desastroso de un poder equivocado existe y persistirá”.

“Sólo una ciudadanía alerta y bien informada puede obligar a que la enorme maquinaria industrial y militar de defensa se combine adecuadamente con nuestros métodos y objetivos pacíficos, de modo que la seguridad y la libertad puedan prosperar juntas”.

The Epoch Times ha solicitado comentarios a la Casa Blanca, el Departamento de Estado y el Pentágono.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.