EE.UU: hombre que disparó e hirió a Ronald Reagan será liberado del psiquiátrico

27 de Julio de 2016
Actualizado: 27 de Julio de 2016

John W. Hinckley, el autor del atentado contra el presidente Ronald Reagan en 1981, va a ser liberado el 5 de agosto del hospital psiquiátrico en el que permanecido recluido durante 35 años, de acuerdo a la orden de un juez federal.

El hombre -de 61 años- ya no supone una amenaza para él o para otras personas y podrá salir del Hospital St. Elizabeth’s de Washington el próximo 5 de agosto, aunque estará sujeto a condiciones de tratamiento y supervisión, afirmó el juez Paul L. Friedman en una sentencia emitida en la capital estadounidense.

El intento de asesinato del presidente de Estados Unidos que conmocionó a todo el país ocurrió el 30 de marzo de 1981, poco después de que Reagan asumiera el cargo. Fue a la salida de una conferencia en el céntrico Washington Hilton Hotel, en la capital norteamericana.

Como resultado del ataque, el ex presidente Reagan y otras tres personas de su equipo de seguridad resultaron heridos por las balas de Hinckley, que se acercó súbitamente poco antes de que pudiera acceder a su coche oficial. En total se contabilizaron 6 disparos.

Reagan, quien fue el primer presidente estadounidense en sobrevivir a un atentado con disparos, sufrió una perforación del pulmón, pero la inmediata atención médica fue decisiva para su recuperación, a pesar de sus 70 años.

La motivación del atentado fue, según declaró el atacante en el juicio, impresionar Jodie Foster, actriz con la que estaba obsesionado.

“No me gusta estar todo el día viendo televisión, quiero hacer cosas”, dijo Hinckley según un documento judicial. Además declaró que quiere “adaptarse” y ser “un buen ciudadano” a pocos días de ser liberado.

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS