¿EE.UU. Inc.? Reportera expone cómo secuestraron el país y lo transformaron en corporación

Por Michael Wing
22 de Noviembre de 2022 8:12 PM Actualizado: 22 de Noviembre de 2022 8:13 PM

Los Padres Fundadores se retorcerían en sus tumbas al ver el estado actual de nuestra nación.

Construyeron una república en la que Dios está por encima de todo y en la que el pueblo, creado a su imagen, es soberano. El pueblo, a su vez, creó su gobierno para que sirviera bajo sus órdenes; debía ser pequeño, frugal y limitado, como esperaríamos que fuera nuestro mandatario. Sin embargo, si observamos la exageración del estado administrativo actual —con mandatos de vacunas, gastos interminables y líderes que se creen Dios— algo no encaja.

Entonces, ¿qué ha pasado?

La respuesta es reservada pero sencilla: la república fue colonizada por el derecho mercantil. Este oscuro hecho fue barrido bajo la alfombra y mantenido en la oscuridad durante más de 150 años. Sin embargo, un subgrupo creciente de estadounidenses está descubriendo este controvertido capítulo de la historia de Estados Unidos, al tiempo que reclama su libertad reajustando su estatus de “ciudadano estadounidense” a “nacional del estado”. El estatus de nacional del estado es a la vez antiguo y nuevo. Ahora, denota que la persona debe lealtad al estado en el que habita. Pero también se remonta a lo que los Padres Fundadores imaginaron que era un pueblo soberano.

Hoy en día, los nacionales del estado han revelado una historia oculta: En resumen, los británicos nunca perdieron la Guerra de la Independencia; solo desplegaron la corporatocracia. Las potencias de Europa pujaron por su tiempo: la disputa entre los federalistas hamiltonianos y los antifederalistas jeffersonianos no fue más que una entrada para una gran usurpación que comenzó durante la Guerra Civil. A través de argucias legales, los agentes de la Corona consiguieron refundir a los estadounidenses como súbditos británicos perdidos en el mar. Estados Unidos fue secuestrado por la ley comercial y se convirtió en “Estados Unidos de América Inc”.

Suena inverosímil, pero una ciudadana del estado, Ann Vandersteel, de 55 años, reportera y presidenta de la Fundación Zelenko para la Libertad, compartió su experiencia tras reclamar su libertad. En 2021, recibió una llamada del excandidato al Congreso Bobby Lawrence, un gurú nacional del estado, que le expuso su historia y le proporcionó su paquete de libertad, la documentación legal que necesitaba para reajustar su estatus. Se sumergió en el proceso y pasó un año verificando y superando los trámites burocráticos, antes de emerger como una mujer libre en la otra orilla. Compartió parte de su viaje con The Epoch Times.

¿Secuestrada por una empresa?

“Fue la 14ª Enmienda la que nos convirtió en ciudadanos de un gobierno federal que se convirtió en una corporación”, dijo Vandersteel. “Ahí es donde lo robaron. Ese es realmente el gran secuestro, y por supuesto, la Guerra Civil tuvo problemas”.

Ratificada en 1868, la 14ª Enmienda declara en claro inglés que los estados no deben restringir los privilegios de los ciudadanos del gobierno federal de Estados Unidos. Esto restringe abiertamente la soberanía del gobierno estatal, y emplea astutamente la palabra “privilegio” para sustituir a “derecho” (como en el derecho natural), lo que implica que el gobierno puede retirar esos privilegios a los ciudadanos que se comporten mal, independientemente de sus derechos constitucionales. La sección 1 de la 14ª Enmienda dice lo siguiente:

Todas las personas nacidas o naturalizadas en Estados Unidos y sujetas a su jurisdicción son ciudadanos de Estados Unidos y del estado en el que residen. Ningún Estado dictará ni aplicará ley alguna que restrinja los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de Estados Unidos; ni ningún Estado privará a nadie de la vida, la libertad o la propiedad, sin el debido proceso legal; ni negará a ninguna persona dentro de su jurisdicción la protección igualitaria de las leyes.

Después de que la Guerra Civil llevara a la quiebra al sindicato confederado de Estados Unidos, se formó una corporación para sustituirlo. “Incorporaron las 10 millas cuadradas alrededor de Washington D.C.”, dijo Vandersteel. “Después de esa corporación… te convertías en un servidor municipal de la corporación de D.C.”. Durante el cuadragésimo primer Congreso, la Ley Orgánica de Columbia de 1871 lo declara abiertamente:

El Senado y la Cámara de Representantes de Estados Unidos de América, reunidos en Congreso, promulgan que toda la parte del territorio de Estados Unidos incluida dentro de los límites del Distrito de Columbia sea, y por la presente se crea, un gobierno con el nombre de Distrito de Columbia, con cuyo nombre se constituye por la presente un cuerpo corporativo para fines municipales, y puede contratar y ser contratado, demandar y ser demandado, alegar y ser demandado, tener un sello y ejecutar todos los demás poderes de una corporación municipal que no sean incompatibles con la Constitución y las leyes de Estados Unidos y las disposiciones de esta ley.

Imagen 455 de U.S. Statutes at Large, Volumen 16 (1869-1871), 41º Congreso. Estatutos de los Estados Unidos en general, Volumen 16 (1869-1871), 41º Congreso. Biblioteca del Congreso. (Dominio público)

Esto fue seguido por el despliegue de una vasta ley comercial que se extendía más allá del Distrito de Columbia para gobernar toda la nación, reemplazando y anulando lo que los Padres Fundadores establecieron. También hizo mucho más que eso, pero para desentrañar esta colonización debemos entender primero las jurisdicciones de tierra y mar.

Corsarios en la tierra: Una guerra por la jurisdicción legal

La base del derecho estadounidense es el derecho común. Es la base de la Constitución y de los derechos que nos ha otorgado Dios, y tiene sus raíces en la Biblia. El derecho consuetudinario inglés germinó en las costumbres locales de la Europa primitiva como una mezcolanza dispersa de tradiciones que fueron recopiladas por el rey anglosajón del siglo IX Alfredo el Grande en su “Doom Book”. Más tarde, la Carta Magna hizo eco de ella y finalmente fue sistematizada por Sir William Blackstone, cuyos voluminosos comentarios se convirtieron en el sistema jurídico estadounidense. Según este sistema, las personas son almas vivas con derechos otorgados por Dios.

Por otro lado, el derecho comercial, que es anterior a la Biblia, es el derecho civil romano. Antiguamente regía el comercio en alta mar y por eso también se le llama almirantazgo, derecho marítimo o simplemente derecho del mar. Fue el emperador Justiniano quien empleó un lenguaje engañoso para convertir cosas reales en ficciones legales (corporaciones), permitiendo a los capitanes constituir sus barcos y no ser considerados responsables si sus cargamentos eran pirateados en alta mar. Las corporaciones son omnipresentes hoy en día; las ficciones legales se superponen a los negocios, las propiedades e incluso las personas. A diferencia de las cosas reales, las corporaciones pueden disolverse de un plumazo. Se las llamó literalmente “buques sin alma”.

Así que, como los corsarios que colonizan la tierra, el derecho del almirantazgo inundó y desbancó al derecho común en Estados Unidos. Los tribunales del artículo III del derecho común fueron sustituidos por los tribunales del artículo I del derecho del almirantazgo, y un amplio revestimiento comercial lo capturó todo: desde el congreso hasta los tribunales, desde los vehículos de motor hasta el propio pueblo. ¿Pero cómo podía un pueblo convertirse en corporaciones? Se introdujo el registro de partidas de nacimiento.

“Desde el momento en que naces a través de un canal de nacimiento, los poderes gubernamentales te reconocen que has estado en una masa de agua y, por tanto, estás sujeto a la ley de almirantazgo cuando tus padres, sin saberlo, te entregan tácitamente al Estado al otorgarte a través de un certificado de nacimiento y un número de seguridad social”, dijo Vandersteel al periódico. “Son acuerdos tácitos que ahora has contraído. Has creado un recipiente para tu ser vivo niño, con tu certificado de nacimiento con mayúsculas y tu contrato con la seguridad social”.

Antes de que se instituyera el certificado de nacimiento en 1900, los padres se limitaban a escribir los nombres de sus hijos en la Biblia familiar y era ley. Ahora, desde el nacimiento, las personas son reclamadas por la jurisdicción de la ley de almirantazgo; nuestro silencio equivale a un acuerdo tácito. El certificado de nacimiento y otros contratos nos someten a las políticas de la corporación —sus mandatos, códigos y ordenanzas— a menudo a expensas de nuestros derechos constitucionales.

A esto le siguió una serie de instrumentos de esclavitud de la deuda que se implementaron, algunos de los cuales incluyen la Ley de la Reserva Federal (1913), la Ley de Seguridad Social (1935), el Acuerdo de Bretton Woods (1944), y la eliminación de Estados Unidos del patrón oro (1971). Pasamos de tener una república bajo Dios a una gobernada por banqueros globales y la corrupción, lo contrario de lo que los Padres Fundadores habrían pensado “de jure”.

Como el derecho de almirantazgo es tan antiguo, impregna nuestro lenguaje, a menudo sumergiéndonos en un laberinto de jurisdicciones ajenas a nuestra conciencia. Vandersteel compartió una nimiedad para ilustrar esta colonización:

– La palabra “persona” se superpone a la palabra “gente”. Una persona es una ficción jurídica, que denota un buque corporativo muerto; la gente es un hombre, mujer o niño vivo con alma. La palabra “persona” proviene del derecho marítimo: en un barco había funciones como el capitán, el primer oficial, el contramaestre, y había un “sobrecargo en tierra”, que llevaba la bolsa, bajaba a tierra y pagaba las facturas del barco. El sobrecargo en tierra se convirtió en una persona; es una corporación. Fue la 14ª Enmienda la que introdujo esta dicción en la Carta de Derechos, sustituyendo la palabra “gente”.

– El uso de la tipografía en mayúsculas, como en los ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA, o LA CASA BLANCA, denota una corporación. Por eso los nombres en los certificados de nacimiento (y en las lápidas) están en letras grandes.

– Hay mucho que decir sobre la bandera estadounidense. Aquí mencionaremos solamente que los flecos dorados del almirantazgo cosidos en algunas banderas americanas y el dispositivo del águila sobre el asta de la bandera representan la república capturada. La bandera estadounidense constitucional no tiene adornos.

– Un “vehículo de motor” es una ficción legal que se superpone a un “automóvil”. Un vehículo de motor es parcialmente propiedad del Estado; los conductores se limitan a recibir un certificado de propiedad, lo que les hace estar sujetos a los códigos de comercio. Los automóviles denotan algo que es propiedad privada.

– “Policía” proviene del término “aplicación de políticas” o “aplicación de políticas corporativas” y no tiene nada que ver con la aplicación de la ley y sí con la aplicación de códigos, mandatos y ordenanzas. Un “sheriff” es el encargado de hacer cumplir la ley de jure del pueblo, que hace cumplir la ley del país.

La superposición es interminable.

La colonización del derecho mercantil es tan profunda que encontrar la libertad requeriría un cambio de paradigma que a muchos les resultaría chocante, como chocar con una pared de ladrillos, quizás. Hay trampas para los incautos (por lo tanto, esto no es un consejo legal). Algunos organismos han calificado a los nacionales del Estado y a movimientos similares de “terroristas de papel”. Sin embargo, muchos ven que el movimiento cobra fuerza. Incluso hay rumores de que cierto expresidente republicano está a bordo.

Trazando un curso para la tierra y el derecho común

Al igual que Odiseo, los nacionales del Estado han trazado un viaje legal a casa. Han forjado un proceso probado para reclamar la soberanía. Al recibir su paquete de libertad, Vandersteel rellenó una “declaración jurada de la verdad”, en la que exponía sus quejas contra el régimen actual y declaraba sus contratos nulos y sin efecto, al igual que los Padres de la Patria expusieron sus quejas al Rey de Inglaterra y declararon la independencia. “Reconozco la construcción del fraude: jurisprudencia 1878 Estados Unidos vs Throckmorton. El fraude lo vicia todo”, dijo Vandersteel. “Denuncio el fraude, digo que no participo en el fraude”.

Este concepto de fraude se traslada a la propia Enmienda 14, que fue ratificada sin el debido consentimiento de los dos tercios necesarios de los estados. “La gente estaba bajo presión después de la Guerra Civil. En los estados del sur se les dijo literalmente que debían firmar esto o no serían admitidos de nuevo en la Unión”, dijo. “En lugar de darles siquiera la opción de pensarlo, los sustituyeron a nivel estatal”. Esto significa que no solo hay un camino legal hacia la libertad a nivel de ciudadano individual, sino también a nivel nacional. Dada la oportunidad, Vandersteel dijo que con gusto aconsejaría a nuestros líderes republicanos, como DeSantis y Trump, sobre este pequeño dato.

Registro del Congreso de las Actas y Debates del 90º Congreso, Primera Sesión, páginas 15.641 y 15.644. (Dominio público)

Si Trump vuelve en 2024, también podría aconsejarle que desincorpore D.C., y de paso que revoque la Ley de la Reserva Federal. Eso contribuiría en gran medida a restaurar la ley de la tierra tal y como la establecieron los Padres Fundadores.

El verano pasado, Vandersteel recibió su pasaporte reconociendo su estatus de nacional de estado. Ahora tiene una inmunidad diplomática limitada y ya no paga el impuesto sobre la renta. “Ni siquiera lo he declarado”, dijo. “Porque si les envío cualquier papeleo, incluso un aviso para decir que estoy prorrogando o lo que sea, eso es como un acuerdo tácito para contratar, y el IRS es una entidad extranjera fletada por las Naciones Unidas”. Para Vandersteel, sin embargo, no se trata de pagar impuestos. Se trata de vivir como Dios manda.

El movimiento ha experimentado un auge. Miles de estadounidenses asisten a los seminarios de Lawrence en todo el país. Mientras tanto, las altas esferas del movimiento MAGA han insinuado su lealtad con los nacionales de Estado. Tanto Vandersteel como Lawrence señalan varios casos en los que Donald J. Trump ha señalado su apoyo, como en su declaración en la CPAC 2021 en Texas:

“Recuperaremos esa gloriosa Casa Blanca que se asienta tan majestuosamente en la capital de nuestra nación”, dijo (a la 1:30.00). “La hermosa Casa Blanca —son letras pequeñas— es la Casa Blanca… y es la casa más hermosa de todas”. Por supuesto, “letras minúsculas” denotaría un tipo de letra minúscula, señalando que la corporación será disuelta.

El presidente Donald Trump habla durante una sesión informativa sobre la pandemia de coronavirus en la sala de prensa de la Casa Blanca el 26 de marzo de 2020, en Washington, DC. (Drew Angerer/Getty Images)

Vandersteel también mencionó lo que dijo Trump en un rally en Wilmington, Carolina del Norte (a las 7:55), en septiembre: “Piensa en ello, Ivanka—Ivanka es una muy buena persona. Don Jr. es una buena persona. Eric es buena gente”. En otras palabras, que uno de sus hijos ya no es un buque corporativo muerto sujeto a la ley de almirantazgo, sino un hombre vivo ante Dios.

Mientras que los críticos podrían llamar a esto “desinformación” diseñada para despertar a los teóricos de la conspiración QAnon, los nacionales de estado no están tan seguros, aunque hay una manera de averiguarlo. Vandersteel ha estado hablando en el tour ReAwaken America junto a Eric Trump, el general Michael T. Flynn y el difunto Dr. Vladimir Zelenko. ¿Dejará Eric salir al gato?

“Cuando vea a Eric la semana que viene en Pensilvania, en Mannheim, hablando allí, voy a preguntarles sobre ello”, dijo. “Voy a tener ese video grabado en mi teléfono y diré: ‘¿Qué quiso decir tu padre con esto?’ y a ver qué dice. Voy a intentar leer su cara”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.