EE.UU. invirtió miles de millones en empresas vinculadas al ejército chino

Por FAN YU
23 de Noviembre de 2020
Actualizado: 23 de Noviembre de 2020

Análisis de noticias

La última orden ejecutiva del presidente Donald Trump prohíbe a los inversores estadounidenses tener participaciones en una lista de 31 empresas chinas designadas por tener vínculos con varios organismos militares del Partido Comunista Chino (PCCh).

Esta orden, aunque con un alcance algo limitado, incluye a varias empresas chinas muy conocidas, entre ellas empresas no públicas como Huawei y empresas que cotizan en la bolsa como China Mobile y Hangzhou Hikvision. Las 31 empresas fueron designadas anteriormente por el Pentágono como “propiedad o controladas” por el Ejército Popular de Liberación (EPL), nombre oficial del ejército chino. (La lista de compañías se puede encontrar aquí y aquí).

La acción podría ser una señal de lo que está por venir para las empresas chinas con estrechos lazos con el PCCh; el capital de EE.UU. podría ser cada vez más difícil de conseguir. Además, al examinar la base de propiedad extranjera de estas empresas, se pone al descubierto que varias de ellas son parcialmente propiedad de prominentes empresas de inversión, compañías de seguros y fondos de pensiones de EE.UU.

La última medida de Trump para restringir las empresas chinas evitaría que el capital de EE.UU. financie a las agencias militares y de inteligencia de China, que podrían perjudicar los intereses de EE.UU. Prohíbe a los ciudadanos y empresas estadounidenses la compra de nuevas acciones de las empresas que cotizan en la bolsa a partir del 11 de enero de 2021. Los inversionistas actuales que poseen acciones de estas compañías tienen alrededor de un año, hasta noviembre de 2021, para dejar sus inversiones.

El senador estadounidense Marco Rubio (R-Fla.), un notable crítico de China, aplaudió la decisión, diciendo que la “explotación de los mercados de capital de EE.UU. por parte de China es un claro y continuo riesgo para la economía y la seguridad nacional de EE.UU.”, en un comunicado del 12 de noviembre.

Profundizando en la propiedad de los inversionistas de EE.UU.

Un análisis de The Epoch Times sobre la propiedad de estas 31 empresas chinas revela que miles de millones de capital estadounidense ya se ha invertido en acciones de estas empresas, todas las cuales supuestamente tienen vínculos con los organismos militares o de inteligencia del PCCh.

De las 16 empresas que cotizan en la bolsa o son subsidiarias y asociadas a las empresas de la lista, hay entidades estadounidenses que tienen actualmente acciones por un valor aproximado de 14,900 millones de dólares, según los precios de cierre del 20 de noviembre y los últimos datos disponibles sobre las declaraciones públicas compilados por Bloomberg.

La gran mayoría de los 15,000 millones de dólares se invierten en dos de los mayores gigantes de las telecomunicaciones de China. El primero es China Mobile Ltd., con 8100 millones de dólares invertidos a través de las acciones de ADR que cotizan en Nueva York, así como las acciones que cotizan en Hong Kong. La compañía con la segunda mayor cantidad de capital estadounidense es China Telecom Corp., que cotiza en la bolsa de Nueva York, con 2300 millones de dólares de inversión. Se cree que ambas firmas tienen vínculos con el EPL, según el departamento de defensa de EE.UU.

El tercero en la lista es el fabricante de equipos de vigilancia Hangzhou Hikvision Digital Technology Co. Ltd., con 1.7 billones de dólares de inversiones de fuentes estadounidenses. Hikvision fue criticada en Occidente por producir equipos para vigilar a los musulmanes uigures en la región noroeste de Xinjiang.

No es sorprendente que los asesores de inversión y las empresas de gestión de fondos sean el mayor grupo que invierte en estas empresas chinas —con 13,500 millones de dólares invertidos— a través de sus fondos mutuos gestionados activamente o de sus fondos cotizados en la bolsa (ETF) gestionados de forma pasiva. Les siguen el gobierno y los fondos de pensiones con 466 millones de dólares invertidos, y los fondos de cobertura con 406 millones de dólares invertidos. Otras clases de inversionistas con grandes participaciones son las compañías de seguros (en sus propias cuentas) y los bancos y corredores (probablemente en representación de las cuentas de sus clientes).

Entre los asesores de inversión, los gestores pasivos BlackRock y Vanguard encabezan el grupo, con más de 2 mil millones de dólares cada uno en activos a estos nombres.

La gran mayoría de las cantidades mantenidas en fondos de pensiones o fondos soberanos de EE.UU. son de los Sistemas de Jubilación de Empleados Públicos de California (CalPERS), que se estima que tienen aproximadamente 400 millones de dólares en inversiones a través de varias empresas controladas por el estado como China Mobile, China Telecom, China Unicom, y una variedad de participaciones más pequeñas en otras empresas de la lista, incluyendo el fabricante de equipos ferroviarios CRRC Corp., China Communications Construction Co. Ltd., y China Railway Construction Corp. Ltd. El Alaska Permanent Fund Corp., un fondo soberano, ocupa un distante segundo lugar con aproximadamente 37 millones de dólares invertidos en varias empresas.

Estas cantidades son estimaciones, ya que algunas solicitudes podrían estar desactualizadas y las entidades podrían haber dejado de participar desde que se presentaron estas notificaciones.

Otro desafío para las empresas chinas

En el futuro, los equipos de conformidad de los bancos y las empresas de inversión tendrán que actualizar sus listas de exclusión en representación de sus clientes. Las empresas de inversión tendrán prohibido comprar nuevas posiciones en estas compañías pero tendrán algún tiempo para deshacerse de sus participaciones actuales.

Hablando en términos relativos, estas inversiones constituyen una pequeña porción de los fondos, pensiones y compañías de seguros de EE.UU. Incluso BlackRock, cuyos fondos poseen 2.4 billones de dólares en acciones de las 16 compañías que The Epoch Times investigó, tiene 7.5 billones de dólares de activos gestionados en total. Esa cantidad representa el 0.03 por ciento de las inversiones de los fondos de BlackRock.

CalPERS, el sistema estatal de pensiones de EE.UU. que ha sido el más sobrevalorado en las inversiones chinas, también tiene alrededor de 350 mil millones de dólares en activos financieros totales.

Pero en un sentido absoluto, 15,000 millones de dólares de financiación de EE.UU. es una cantidad enorme. Es muy probable que la Administración Trump ya haya reducido la lista a tan solo 31 entidades para no perturbar los intereses comerciales y de inversión de EE.UU. Expandir el alcance de la lista, aunque sea ligeramente, es probable que permita obtener cantidades de inversión mucho mayores por parte de las entidades estadounidenses.

Las acciones de China Telecom y China Mobile cayeron hasta un 9 por ciento y un 6 por ciento respectivamente el 13 de noviembre, inmediatamente después del anuncio de la administración Trump, antes de repuntar finalmente.

Esta acción representa el último reto para las empresas chinas, algunas de las cuales ya se enfrentan a las limitaciones del mercado financiero, ya que las autoridades de Beijing intentan frenar la especulación del mercado, promover la responsabilidad fiscal y reducir el apalancamiento financiero.

Una serie de incumplimientos recientes de la deuda de empresas estatales han puesto en duda la solvencia de los gobiernos locales y provinciales y su capacidad para respaldar los incumplimientos. Entre los incumplimientos de alto perfil se encuentran los del fabricante de chips chino Tsinghua Unigroup y Huachen Automotive Group, que causaron una venta generalizada de valores chinos durante la semana del 16 de noviembre.

Hasta ahora, el contagio se ha limitado a ciertos sectores y provincias. Pero podría ser cuestión de tiempo que los diferenciales corporativos de los líderes nacionales se vean afectados. Al prohibir a los inversores estadounidenses participar en las transacciones de los mercados de capital de ciertas empresas chinas, se elimina una importante fuente de financiación para estas empresas con problemas de liquidez. Queda por ver en qué momento intervendrá directamente Beijing.

“Aunque las autoridades quieren una disciplina de mercado para las empresas de mayor riesgo, no pueden saber cuánto riesgo crediticio podría crear un contagio más amplio”, escribió el Grupo Rhodium en una nota reciente a sus clientes.

“Nadie puede saber con claridad esta línea, dado que no hay precedentes de este riesgo en el sistema financiero de China”.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

El comunismo declara la guerra a la humanidad misma

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS