EE. UU. podría impulsar la extracción de tierras raras para contrarrestar la amenaza de China

Por Emel Akan
02 de Marzo de 2021
Actualizado: 02 de Marzo de 2021

WASHINGTON—El régimen comunista chino ha señalado recientemente que podría aprovechar su dominio de los minerales de tierras raras, lo que ha hecho saltar las alarmas en Estados Unidos. La amenaza ha llevado a la Administración Biden a tomar medidas para reducir la dependencia estadounidense de China en cuanto a los metales de tierras raras que se utilizan en todo tipo de productos, desde teléfonos inteligentes hasta vehículos eléctricos y aviones de combate.

En 1992, el mandatario chino Deng Xiaoping predijo la importancia de las tierras raras para el futuro de China cuando dijo: “Oriente Medio tiene petróleo. China tiene tierras raras”.

En la actualidad, China es el principal proveedor mundial de tierras raras, un grupo de 17 elementos químicos utilizados en la producción de componentes críticos de tecnologías clave, que podrían utilizarse fácilmente como arma contra otros países en una guerra comercial o un conflicto.

Beijing ya ha demostrado que podría utilizar los elementos de las tierras raras como táctica de represalia. En 2010, China cortó abruptamente las exportaciones de estos elementos a Japón durante un conflicto por un barco pesquero. Y en el punto álgido de la disputa comercial entre Estados Unidos y China en 2019, Beijing trató de utilizar las exportaciones de tierras raras como “contraarma” contra Estados Unidos.

Y más recientemente, los funcionarios del régimen chino habrían estudiado si frenar la exportación de minerales de tierras raras a Estados Unidos podría paralizar su producción de aviones de combate F-35.

Ante la amenaza de perder el acceso a los materiales de tierras raras, el gobierno de Biden busca ahora formas de reducir la profunda dependencia de Estados Unidos de China. El presidente Joe Biden firmó el 24 de febrero una orden ejecutiva para “ayudar a crear cadenas de suministro más resistentes y seguras para los bienes críticos y esenciales”.

La orden se centra en los puntos de estrangulamiento de las cadenas de suministro de cuatro productos clave, como los minerales de tierras raras, los chips semiconductores, las baterías de gran capacidad para vehículos eléctricos y los ingredientes farmacéuticos.

Ordena a las agencias federales que realicen inmediatamente una revisión de 100 días para identificar los riesgos y vulnerabilidades de la cadena de suministro de estos productos clave.

Según Julie Swann, experta en la cadena de suministro que dirige el Departamento de ingeniería industrial y de sistemas de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, estos son los productos en los que la vulnerabilidad ha quedado muy clara.

“Ni siquiera conocemos el alcance total de la vulnerabilidad, ni el impacto potencial. Creo que esto es solo el principio”, dijo Swann a The Epoch Times.

Según ella, es probable que haya otros productos y cadenas de suministro que serán objeto de revisión a medida que la administración siga detectando más vulnerabilidades.

No está claro qué medidas tomará la administración tras la revisión; sin embargo, hay diferentes opciones según el producto.

En una conferencia de prensa, Peter Harrell, director principal del Consejo de Seguridad Nacional para la economía y la competitividad internacionales, dijo que “todas las herramientas están sobre la mesa” para la administración.

“Esperamos utilizar una mezcla de incentivos para fomentar la producción aquí. Estamos estudiando formas de garantizar que haya capacidad de aumento disponible para cosas que puedan necesitar un aumento rápido, es decir, el almacenamiento”, dijo.

Añadió que la administración también consideraría la posibilidad de trabajar con aliados y socios para tomar medidas colectivas para hacer frente a futuras crisis de suministro.

Según Swann, es costoso para cualquier país del mundo intentar ser autosuficiente y tener todas las especializaciones y capacidades.

“Lo que probablemente sea un enfoque más sostenible es asegurarse de que la cadena de suministro es robusta ante las interrupciones”, dijo, en lugar de centrarse en ser totalmente autosuficiente.

Las tierras raras son abundantes

Los minerales de tierras raras son fundamentales para la economía y la seguridad nacional de Estados Unidos. Desempeñan un papel vital en muchas industrias, como la electrónica de consumo, las tecnologías verdes, las herramientas médicas y la defensa. Los imanes de tierras raras, por ejemplo, se utilizan en muchos vehículos híbridos y eléctricos. Estos metales también son clave para la producción de sistemas de guiado de armas, motores a reacción, dispositivos de sonar y armas láser.

Los elementos de las tierras raras son abundantes y fáciles de extraer, sin embargo, se denominan “raros” porque son difíciles de separar y refinar en una forma utilizable.

En la década de 1980, Estados Unidos era el líder mundial en la producción de estos elementos y casi toda la producción estadounidense procedía de una mina ubicada cerca de Mountain Pass, California, que fue cerrada en la década de 1990. La mina se reabrió en 2013 después de que China restringiera el suministro.

En las últimas décadas, China se ha convertido gradualmente en la potencia dominante tanto en la minería como en el refinado de estos elementos. En la actualidad, China controla cerca del 80 por ciento del suministro mundial de minerales de tierras raras, a pesar de que solo contiene un tercio de las reservas mundiales, según datos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

En la actualidad, Estados Unidos depende totalmente de las importaciones de tierras raras, ya que el 80 por ciento procede directamente de China.

China puede limitar “absolutamente” las exportaciones de tierras raras a Estados Unidos, según Lewis Black, CEO de Almonty Industries, una empresa minera con sede en Canadá especializada en tungsteno, un metal raro.

“El mecanismo para hacerlo siempre ha existido y se reforzó recientemente en diciembre de 2020 con nuevas leyes que permitían al Estado detener las exportaciones si se consideraban de interés nacional”, dijo Black a The Epoch Times, refiriéndose a la nueva ley de control de exportaciones de Beijing, que entró en vigor el 1 de diciembre de 2020.

Para contrarrestar esta amenaza, Estados Unidos tiene la posibilidad de ponerse al día y ampliar la extracción y el refinado a nivel nacional.

“Las tierras raras son abundantes, pero en realidad es una cuestión de si las comunidades locales verían con buenos ojos que se abriera una mina cerca”, dijo Black.

El procesamiento necesario para producir estos minerales de tierras raras supone un reto medioambiental y también una amenaza para la salud humana.

“La minería salió de Estados Unidos en parte no solo por el coste, sino también por la óptica, ya que las comunidades a menudo se oponían a la presencia de una mina”, dijo Black.

El mayor obstáculo, señaló, será tranquilizar al público de que estas minas pueden funcionar de forma segura y responsable con el medio ambiente.

“La mayoría de la gente ha oído o visto historias de horror en relación con las minas más antiguas y, dado que la minería no ha sido una industria dominante en EE. UU. durante una generación, esta familiarización del público con los métodos modernos llevará tiempo”, dijo.

Aunque las tierras raras son fundamentales para la seguridad económica y nacional de Estados Unidos, no está claro si el gobierno de Biden puede promover el aumento de la producción y el procesamiento nacionales debido a los problemas medioambientales.

Conflicto con Japón

Beijing cortó abruptamente las exportaciones de tierras raras a Japón durante un enfrentamiento diplomático en 2010, después de que un barco pesquero chino chocara con dos barcos de la Guardia Costera de Japón en el Mar de China Oriental. La prohibición de las exportaciones puso los precios de las materias primas por las nubes. El enorme repunte de los precios jugó en contra de Beijing, ya que fomentó una nueva producción en países como Australia y destruyó la demanda de metales de tierras raras chinos.

La interrupción de la cadena de suministro resultante llevó a Japón, Estados Unidos y la Unión Europea a lanzar conjuntamente un caso de solución de diferencias a través de la Organización Mundial del Comercio en 2012, que dio la razón a los demandantes dos años después.

El aumento de los precios provocó una afluencia de capital en la industria minera de las tierras raras, que ayudó a poner en marcha proyectos mineros en otras partes del mundo. Sin embargo, este boom de la exploración duró poco, ya que la amenaza de la oferta pasó y los precios bajaron.

“Ese es también el caso ahora”, según el profesor de la Escuela de Negocios de Harvard, Willy Shih.

“La verdadera cuestión es si las fuentes nacionales serán económicamente sostenibles a lo largo del tiempo”, escribió en un reciente artículo de opinión en Forbes.

Shih cree que el mayor reto al que se enfrenta Estados Unidos para ser autosuficiente en tierras raras es el económico.

Un grupo de inversores reinició en 2018 la producción limitada de al menos dos elementos de tierras raras en la mina de Mountain Pass. Como resultado, la producción nacional de concentrados minerales de tierras raras críticas se disparó un 44 por ciento en 2019, convirtiendo a Estados Unidos en el mayor productor de concentrados minerales de tierras raras fuera de China, según el USGS. Pero casi toda la materia prima tuvo que ser enviada a China para su procesamiento porque crea residuos tóxicos que dificultan a Estados Unidos su tratamiento.

En julio de 2019, el presidente Donald Trump determinó que las tierras raras son “esenciales para la defensa nacional” y activó la Sección 303 de la Ley de Producción de Defensa para permitir que el ejército estadounidense financie planes del sector privado para construir una capacidad de refinamiento nacional.

El 1 de febrero, el Departamento de Defensa de EE. UU. concedió más de 30 millones de dólares a la empresa australiana Lynas Rare Earths Ltd. para construir una instalación de procesamiento en Texas.

“Una vez completado este proyecto, si tiene éxito, Lynas producirá aproximadamente el 25 por ciento del suministro mundial de óxidos de elementos de tierras raras”, declaró el Departamento de Defensa en un comunicado de prensa.

El año pasado, la empresa estadounidense MP Materials también recibió la financiación del Pentágono para su instalación de separación de tierras raras en California.

Para volver a desarrollar la cadena de suministro de tierras raras de Estados Unidos, un grupo bipartidista de legisladores de la Cámara de Representantes y del Senado presentó el año pasado propuestas destinadas a impulsar las capacidades nacionales mediante incentivos fiscales.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS