EE.UU. recomienda no viajar a Nicaragua y retira familiares de diplomáticos

Por EFE
08 de Junio de 2018 Actualizado: 09 de Junio de 2018

El Gobierno de EE.UU. recomendó hoy a sus ciudadanos no viajar a Nicaragua por la escalada de violencia a raíz de las protestas contra el presidente, Daniel Ortega, y ordenó la salida de los familiares de los diplomáticos.

“Reconsidere viajar a Nicaragua debido a los crímenes, los disturbios civiles y la disponibilidad limitada de atención médica”, indicó el Departamento de Estado en un comunicado.

Además, ordenó la salida de los familiares de los cargos diplomáticos estadounidenses radicados en Nicaragua y autorizó a sus trabajadores a abandonar el país de forma voluntaria.

Las protestas contra Ortega comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se han convertido en una protesta de reclamo pidiendo su renuncia, además de acusaciones de abuso de poder, ejecuciones extrajudiciales y corrupción.

Desde entonces, 135 personas han perdido la vida como consecuencia de esta crisis sociopolítica, según los datos divulgados hoy por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

En su alerta de viaje, el Gobierno señaló que las autoridades nicaragüenses responden a estas manifestaciones “utilizando gases lacrimógenos, gas pimienta, balas de goma y munición real, lo que provoca un gran número de muertes y lesiones”.

La división dirigida por Mike Pompeo denunció que los perpetradores de esos asesinatos “son matones controlados por el gobierno, vestidos de civil”.

Otro de los motivos por los que EE.UU. pide a sus conciudadanos que no viajen a Nicaragua es el difícil acceso a necesidades básicas como alimentos, hospitales y gasolineras por culpa de los cortes de calles y carreteras.

Por último, el Departamento de Estado informó que la embajada estadounidense en Managua está operando bajo mínimos, ya que su personal debe quedarse en casa por orden expresa del Ejecutivo del presidente, Donald Trump.

A lo largo de la crisis nicaragüense, el Gobierno estadounidense ha exigido que los responsables de asesinatos y abusos de derechos humanos en ese país centroamericano “deben ser llevados ante la Justicia”.

Por su parte, el vicepresidente Mike Pence cargó este martes contra Ortega por cometer actos de “terrible violencia” contra su gente, incluyendo ataques durante la “Madre de todas las marchas” celebrada el 30 de mayo, en la que hubo 15 muertos y 199 heridos, de acuerdo a cifras del Gobierno nicaragüense.

El Gobierno también anunció este jueves la imposición de restricciones en las visas, de un número indeterminado de funcionarios e individuos que no identificó, involucrados en la represión de las manifestaciones y las violaciones de los derechos humanos en Nicaragua.

TE RECOMENDAMOS