EE.UU. sanciona a funcionario chino por su rol en la persecución a la práctica espiritual Falun Gong

Por Cathy He y Eva Fu
10 de Diciembre de 2020
Actualizado: 11 de Diciembre de 2020

El gobierno de Donald Trump sancionó el 10 de diciembre a un funcionario chino por su participación en “graves violaciones de derechos humanos” contra los practicantes de Falun Gong, una práctica espiritual perseguida por el Partido Comunista Chino (PCCh) desde 1999.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que Estados Unidos prohibirá la entrada a Huang Yuanxiong, un jefe de policía de la estación de policía de Wucun en la ciudad de Xiamen, provincia sureña de Fujian. La restricción también se aplica a la esposa de Huang.

“Huang está asociado con violaciones particularmente graves de la libertad religiosa hacia los practicantes de Falun Gong, concretamente por su participación en la detención e interrogatorio de practicantes de Falun Gong por practicar sus creencias”, dijo Pompeo en un comunicado.

La sanción, hecha en el Día Internacional de los Derechos Humanos, marca la primera vez que Estados Unidos ha castigado a un funcionario del PCCh por su papel en la persecución de los practicantes de Falun Gong.

Huang fue uno de los 17 funcionarios extranjeros sancionados por el Departamento de Estado el jueves en virtud de la sección 7031(c) de la Ley de Apropiaciones del Departamento de Estado, Operaciones Extranjeras y Programas Relacionados de 2020 por violaciones significativas hacia los derechos humanos. Dichas designaciones se realizan cuando el secretario de estado tiene “información creíble de que funcionarios de gobiernos extranjeros han estado involucrados en una grave violación de los derechos humanos o corrupción significativa”, según el comunicado.

Falun Gong, también conocida como Falun Dafa, es una práctica espiritual que ha sido brutalmente perseguida por el régimen chino durante más de dos décadas.

La práctica, compuesta por ejercicios de meditación y un conjunto de enseñanzas centradas en los principios de verdad, benevolencia, y tolerancia, creció en popularidad en la década de 1990, contando con 70 millones a 100 millones de practicantes en China al final de la década, según estimaciones oficiales en ese momento. Amenazado por esta popularidad, el PCCh lanzó una campaña de eliminación sistemática contra la práctica utilizando todo el aparato estatal.

Los practicantes de Falun Dafa marchan desde el Capitolio de los Estados Unidos hasta el Monumento a Washington, en Washington, el 18 de julio de 2019. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Desde entonces, millones de practicantes han sido detenidos dentro de prisiones, campos de trabajo y otras instalaciones, con cientos de miles torturados mientras estaban encarcelados, según el Centro de Información de Falun Dafa. Hay más de 4000 muertes documentadas como resultado de la persecución, aunque los expertos dicen que la cifra real probablemente sea mucho mayor, ya que hay una gran dificultad para verificar la información en la China comunista. Expertos independientes también han descubierto que Beijing ha matado a practicantes encarcelados por sus órganos para venderlos en el mercado de trasplantes.

“El mundo no puede quedarse de brazos cruzados mientras el gobierno de la República Popular China [República Popular China] perpetra abusos horrendos y sistemáticos contra personas en China, incluida la violación del derecho internacionalmente reconocido a la libertad de pensamiento, conciencia y religión o creencias”, dijo Pompeo.

Los registros de Minghui.org, un centro de intercambio de información de primera mano sobre la persecución hacia Falun Gong en China, mostraron que más de 5300 practicantes de Falun Gong fueron detenidos o acosados ​​solo durante la primera mitad de 2020.

Las autoridades de la ciudad de Fujian reprimieron fuertemente a los practicantes. Por ejemplo, Ye Guohua, un maestro de escuela secundaria local, fue encarcelado tres veces durante más de cinco años durante el período comprendido entre 2002 y 2013, según Minghui.org. En enero de 2018, mientras hacía los ejercicios de Falun Gong con cinco compañeros practicantes en la casa de un amigo, la policía se apresuró a entrar y los arrestó a todos, torturándolos e interrogándolos hasta la 1 a.m. de esa noche. Posteriormente, los oficiales allanaron la casa de Ye y lo detuvieron. Luego, en septiembre de ese año, la policía repentinamente le dijo a la familia de Ye que lo rescatara, alegando que tenía una enfermedad aguda y estaba bajo rescate de emergencia.

Según Minghui.org, la familia vio a Ye inconsciente con hinchazón en todo el cuerpo. El médico, negándose a aclarar la enfermedad que tenía Ye, les dijo que su corazón, hígado y riñón “estaban funcionando mal”. Ye murió tres días después.

La administración Trump ha adoptado una línea cada vez más dura en respuesta a los abusos desenfrenados hacia los derechos cometidos por el PCCh. Anteriormente, el gobierno estadounidense sancionó a funcionarios chinos y puso en listas negras a varias empresas chinas por su rol en la represión contra los musulmanes uigures en la región de Xinjiang. Una lista cada vez mayor de funcionarios chinos y de Hong Kong también han sido sancionados por supervisar la erosión de las libertades en Hong Kong.

El secretario de estado dijo que estas designaciones “subrayan (…) el fomento a la rendición de cuentas de los graves violadores de los derechos humanos” y expresan “la tradicional aspiración estadounidense de que todas las personas sean libres”.

Siga a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Descubra

China toma a la fuerza sangre de practicantes de Falun Gong

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS