EE.UU. y Corea del Sur posponen ejercicios militares para impulsar la paz con Pyongyang

Por Bowen Xiao
18 de Noviembre de 2019 Actualizado: 18 de Noviembre de 2019

Estados Unidos y Corea del Sur dijeron que pospondrían los próximos ejercicios militares conjuntos en un intento de reforzar los esfuerzos de paz con Corea del Norte, al tiempo que aseguraban que la preparación militar se mantendría en niveles altos.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, dijo el 17 de noviembre que la decisión no fue una concesión a Pyongyang, sino parte de un “esfuerzo de buena fe” para reavivar las conversaciones de paz que se han estancado en los últimos meses.

“No veo esto como una concesión. Veo esto como un esfuerzo de buena fe para permitir la paz”, dijo Esper a los periodistas mientras anunciaba la decisión junto a su homólogo surcoreano, Jeong Kyeong-doo, en Bangkok, donde los jefes de defensa asiáticos están reunidos para conversar.

“Creo que es muy importante crear más espacio para que nuestros diplomáticos lleguen a un acuerdo sobre la desnuclearización de la península”, dijo.

Los simulacros, conocidos como Eventos de Entrenamiento de Vuelo Combinado, estaban programados para comenzar en los próximos días. El evento habría involucrado escenarios de combate aéreo simulados, así como un número no revelado de aviones de combate tanto de Estados Unidos como de Corea del Sur. Si bien la escala y el alcance de los ejercicios ya habían sido limitados en los últimos años, Corea del Norte seguía planteando objeciones.

A principios de este mes, un alto funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos describió en un discurso que la construcción de un régimen de paz exitoso en la Península Coreana debe negociarse en conversaciones con Corea del Norte y dijo que se puede lograr si los esfuerzos de negociación tienen éxito.

Alex Wong, un funcionario que se desempeña como vicesecretario adjunto y representante especial para Corea del Norte, dio un discurso durante un foro del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, una organización sin fines de lucro con sede en Washington.

Wong dijo que la construcción de un “régimen de paz estable” es un pilar clave de la declaración conjunta de la cumbre de Singapur que el presidente Donald Trump firmó con el líder norcoreano Kim Jong en junio de 2018. Explicó que era una parte integral de la visión del presidente de “un futuro brillante para la RPDC [Corea del Norte]”.

El concepto de régimen de paz crearía un cambio estratégico en toda la península coreana que promovería los intereses de todas las partes interesadas, dijo Wong en sus observaciones.

“Hoy está aún más claro que los programas de armas de destrucción masiva de la RPDC, en lugar de ser una fuente de seguridad, son un factor clave de inseguridad para ella”, dijo.

En octubre, las negociaciones en Estocolmo entre funcionarios estadounidenses y norcoreanos fracasaron, y los dos países se fueron sin ningún progreso o acuerdo. Fue la primera ronda de conversaciones entre los países en más de siete meses.

No está claro si la decisión de retrasar los simulacros dará inicio a las conversaciones con Pyongyang. Aunque las conversaciones implicarían presionar al régimen comunista aislado para que renunciara a su programa de armas nucleares, Esper expresó su esperanza de que el gesto obtuviera una respuesta positiva.

“Alentamos a la República Popular Democrática de Corea a que demuestre la misma buena voluntad a la hora de tomar decisiones sobre la realización de actividades de capacitación, ejercicios y pruebas”, dijo. “También instamos a la República Popular Democrática de Corea a que vuelva a la mesa de negociaciones sin condiciones previas ni vacilaciones”.

Desde la ruptura de las conversaciones, Corea del Norte ha puesto a prueba los límites del compromiso con una serie de lanzamientos de misiles.

KCNA, la agencia estatal de noticias de Corea del Norte, dijo el 31 de octubre que Pyongyang llevó a cabo pruebas exitosas de “lanzacohetes múltiples supergrandes”, lo que provocó protestas de los vecinos Japón y Corea del Sur. Las pruebas fueron las primeras desde las conversaciones en Suecia.

Cuando se le preguntó cuándo Estados Unidos y Corea del Sur celebrarían los simulacros aplazados, Jeong dijo que solo se decidiría a través de una “estrecha coordinación” con Washington.

Corea del Norte dijo el 17 de noviembre que trató de interpretar positivamente los ajustes de Estados Unidos a los ejercicios conjuntos, pero dijo que la reciente resolución de la ONU que criticaba su historial de derechos humanos lo había sacudido.

Al comienzo de las conversaciones de la reunión tripartita con Esper y Jeong en Bangkok, el Ministro de Defensa japonés, Taro Kono, advirtió en contra del optimismo y pidió a las tres naciones que garanticen la preparación militar.

Trump se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos que pisó Corea del Norte cuando se reunió con Kim en junio en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas.

Reuters contribuyó a este informe.

Siga a Bowen en Twitter: @BowenXiao3

A continuación

A 30 años de la caída del muro de Berlín: el comunismo sigue con nosotros

TE RECOMENDAMOS