EEUU niega visas a funcionarios castristas que explotan médicos cubanos en misiones al extranjero

Por Anastasia Gubin
01 de Octubre de 2019
Actualizado: 01 de Octubre de 2019

El Departamento de Estado de EE.UU. anunció este lunes restricciones a la visa de los funcionarios cubanos que han sido responsables de la prácticas laborales de explotación y coerción hacia los miembros participantes de las misiones médicas en el exterior de Cuba.

“Aprovecharse del trabajo de los médicos cubanos ha sido la práctica de los Castro durante décadas, y continúa hoy en día”, dijo el 30 de septiembre en un comunicado, haciendo referencia que tanto Fidel Castro como su hermano Raúl promovieron este sistema que ha servido para los intereses de la dictadura.

“El régimen también retuvo pasaportes y vigiló a algunos médicos fuera del trabajo”, añadió, e incluso “ha obligado a algunos médicos cubanos a utilizar la atención médica como una herramienta política, proporcionando atención a cambio de promesas de lealtad”.

Estados Unidos anunció las sanciones que restringen la visa de los funcionarios bajo la Ley de Inmigración y Nacionalidad en su Sección 212, a,3,C, y pidió a los gobiernos que hicieron acuerdos con Cuba y que “están actualmente comprometidos con los programas médicos cubanos en el extranjero para que aseguren salvaguardias contra el abuso y la explotación laboral”.

Unos 100 médicos cubanos siguen los procedimientos de inicio a su programa en Kenia el 11 de junio de 2018 en Nairobi. Los médicos serán enviados a varios hospitales en los 47 condados de Kenia. Se espera que cada condado obtenga al menos dos médicos. (SIMON MAINA / AFP / Getty Images)

Las autoridades cubanas obligaban a algunos participantes médicos a permanecer en el programa en los países extranjeros no solo reteniendo sus pasaportes, sino también “restringiendo su movimiento, utilizando ‘cuidadores’ para llevar a cabo la vigilancia de participantes fuera del trabajo”, dice el informe del Departamento de Estado sobre Trata de Personas publicado el 20 de junio.

Además amenazaban a quienes decidían no regresar a Cuba con revocar sus licencias médicas, tomar represalias contra sus familiares en la isla, sanciones penales, exilio y separación familiar.

La doctora cubana Ramona Matos Rodríguez está acompañada por su abogado, Fabricio Medeiros (iz) y los diputados federales Ronaldo Caiado (d) y Mendonça Filho (2do-d) en el edificio del Ministerio de Trabajo al que llegó para reportar irregularidades en el programa del gobierno federal “Más médicos”, en Brasilia el 10 de febrero de 2014. (BETO BARATA / AFP / Getty Images)

En 2014, cuando la Dra. Ramona Rodríguez desertó del programa de médicos cubanos contratados en Brasil, declaró a la BBC sobre el aspecto económico, destacando que cuando llegó a la localidad de Pacajá, donde también habían llegado médicos de otros países para hacer el mismo trabajo, todos recibían la misma paga, cerca de USD 4200. Sin embargo, el régimen comunista solo entregaba a los cubanos USD 400, más USD 600 depositados en Cuba.

“La diferencia de más de USD 3000 por médico pasa a las arcas del Estado cubano, en función de un acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS)”, reportó la BBC.

“Me indigné mucho”, dijo Rodríguez. “Muchos médicos piensan como yo, que esto ha sido todo un robo del dinero nuestro”, señaló.

El médico cubano Miguel Pantoja tiene un bebé en la Unidad Básica de Salud de Alexania, a 80 km al suroeste de Brasilia, estado de Goias, el 22 de noviembre de 2018. (EVARISTO SA / AFP / Getty Images)

En noviembre de 2018, Cuba y Brasil finalizaron el contrato del programa “Mais Médicos”, que duró 5 años, después que el gobierno brasileño demandara al régimen que mejore el trato y las condiciones laborales y que diera respuestas a los alegatos sobre intimidación, falta de salarios y retención de pasaportes.

Unos 2000 médicos prefirieron quedarse en Brasil antes que volver a su patria.

“Ellos escaparon de una dictadura peor que la venezolana, y lo dije durante la campaña, cuando estuve con algunos cubanos, que les daría asilo y se los di, y ahora queremos que se inserten en la sociedad”, declaró el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

“La dictadura cubana separó familias, separó esposas, esposos e hijos, eso fue una cobardía, y no vi a nadie aquí decir que eso era deshumano, no vi al Ministerio Público del Trabajo cuestionar el tema salarial de ellos o las condiciones en que venían para acá”, criticó el Presidente brasileño.

En marzo, dieciséis médicos cubanos que fueron entrevistados por New York Times y describieron cómo las misiones médicas de Cuba en Venezuela fueron obligadas a participar en el sistema de manipulación política.

Los médicos revelaron que se les ordenó ir “de puerta en puerta” a los barrios empobrecidos ofreciendo medicamentos y advirtiendo a los residentes que se les cortaría el acceso a los servicios médicos si no votaban por Maduro o sus candidatos.

Otros dijeron que sus superiores les ordenaron que emitieran las mismas amenazas durante las consultas a puertas cerradas con pacientes que buscaban tratamiento para enfermedades crónicas.

La exportación de servicios profesionales de la salud, fundamentalmente médicos, es la principal fuente de ingresos de Cuba, según la agencia Efe. Desde 1963, año en que Castro envió la primera misión a Argelia, unos 407.000 profesionales, técnicos y personal sanitario han trabajado en 164 naciones.

En 2018 los cubanos en misiones de salud ascendían a unos 55.000 en 67 países.

***

Video relacionado

Cómo Brasil escapó por poco de ser un desastre socialista como Venezuela

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS