Ejército de EE.UU. tiene apoyo bipartidista para recuperar el dominio Indo-Pacífico y frenar a China

Por Chriss Street
10 de Abril de 2020
Actualizado: 10 de Abril de 2020

Las Fuerzas Armadas estadounidense recibieron apoyo bipartidista para financiar una transformación radical de 20,000 millones de dólares del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y la “letal” Infantería de Marina, para recuperar así el dominio del Indo-Pacífico y para disuadir la amenaza de la Fuerzas Armadas de China en la región.

El Congreso, por primera vez sobre una base bipartidista, insertó un texto en la Sección 1253 de la Ley de Autorización de la Defensa Nacional de 2020 (NDAA) que exige al ejército informar sobre las necesidades de financiación en los océanos Pacífico e Índico para disuadir la acción militar china en la región.

El nuevo informe titulado “Recuperar la ventaja“, afirma que el Departamento de Defensa de Estados Unidos ha hecho de la región Indo-Pacífico el “escenario prioritario de las Fuerzas Armadas”.

A los diez días de tomar posesión del cargo, en enero de 2017, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó al Pentágono que revisara inmediatamente la capacidad del Departamento de Defensa para ganar una batalla convencional aire-tierra en la región indo-pacífica.

Durante los tres años siguientes, el grupo de expertos de la Corporación RAND llevó a cabo una serie de simulaciones de juegos de guerra patrocinados por el Pentágono para juzgar el resultado de un conflicto no nuclear entre Estados Unidos, coloreado en azul en los mapas, y las fuerzas combinadas de China y Rusia, coloreadas en rojo. El investigador principal de defensa internacional de RAND, David Ochmanek, dijo a Breaking Defense en marzo de 2019 que en cada uno de los wargames anuales, “al azul le dan por el trasero”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Cuando se le preguntó al exsecretario de Defensa Adjunto, Robert Work, cómo podía suceder esto cuando Estados Unidos gastan 700 mil millones de dólares cada año en sistemas de armas más nuevos y técnicamente avanzados del planeta, él respondió: “el F-35 [caza] gobierna el cielo cuando está en el cielo, pero es eliminado en el suelo en grandes cantidades”.

Los juegos de guerra RAND demuestran que China y Rusia han sobrepasado a Estados Unidos en misiles de largo alcance y los sensores “inteligentes”, redes de comunicaciones y sistemas de comando guiados desde las grandes bases aéreas estadounidenses y grandes portaaviones.

Una razón clave por la que Estados Unidos ha perdido competitividad en el Indo-Pacífico se debe a la firma del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) de la Guerra Fría de 1987. El tratado INF prohibió a Estados Unidos y a Rusia desarrollar misiles con alcances de 310 a 3400 millas. Pero China, India, Pakistán, Irán y Corea del Norte, como no firmantes, han desarrollado tales misiles. Rusia hizo trampas para desarrollar y lanzar su SSC-8.

China tiene miles de misiles de alcance intermedio relativamente baratos para acosar potencialmente a los portaaviones y las fortalezas navales de Estados Unidos, como los de Guam.

En octubre de 2019, China reveló públicamente el primer vehículo de planeo hipersónico operacional del mundo, el D-17, el “asesino de los portaaviones“, tan solo dos meses después de que Estados Unidos anunciara su retirada oficial al Tratado INF.

El apoyo bipartidista para enfrentarse militarmente a China quedó en evidencia con la votación por supermayoría de 87 a 10 del Senado aprobándose con ello la Ley de Autorización de la Defensa Nacional de 2019 que estableció que “China está aprovechando la modernización militar, las operaciones de influencia y la economía depredadora para coaccionar a los países vecinos a reordenar la región indo-pacífica en su beneficio”.

La amplitud del apoyo que desafía militarmente a China se ha ampliado a todos los aspectos de la economía, la cultura y la religión, según una columna de Político del 8 de abril, que afirma: “Si algún cambio de política exterior está surgiendo en la era postcoronavirus, es el deseo de involucrarse y alejarse de China”.

Politico informó que el Departamento de Justicia de Estados Unidos está tomando medidas enérgicas contra el espionaje chino y que el Congreso tiene la intención de exigir el proyecto de ley de estímulo económico en su “Fase Cuatro”, para comenzar a desplazar las cadenas de suministros médicos fuera de China.

El medio New York Times informó a su vez que la CIA está investigando la falta de información sobre las muertes de COVID-19 en China.

El plan de 20.000 millones de dólares, “Recuperar la ventaja”, presentado al Congreso por el Comandante del Indo-Pacífico de EE.UU., el Almirante Phil Davidson, enumera la inversión de 5850 millones de dólares en apoyo a la “Fuerza Conjunta Letal” como su “prioridad número uno sin financiación“.

Davidson quiere reforzar la primera cadena de islas de Estados Unidos que se extiende a través del Pacífico Occidental con nuevos radares de alta frecuencia y misiles de largo alcance para “revertir cualquier capacidad de antiacceso y de rechazo aéreo destinada a limitar la libertad de acción de Estados Unidos o el acceso a vías fluviales y espacio aéreo vitales”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Mire a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

TE RECOMENDAMOS