El aprendizaje requiere esfuerzo y perseverancia

06 de Enero de 2016 Actualizado: 11 de Enero de 2016

En la antigüedad, las personas enfatizaban la práctica del aprendizaje y fomentaban el esfuerzo incansable, poniendo énfasis sobre ser diligente y constante. Alentaban a no estudiar duro durante un día y aflojar los siguientes diez días. En otras palabras, creían que hay que ser estricto con uno mismo y no holgazanear. Cuando uno hace su mejor esfuerzo, conseguirá el objetivo. Es como el viejo refrán que dice “lee el libro cien veces, y naturalmente, comprenderás su significado.” Las siguientes son dos historias sobre cómo la gente antigua consideraba el estudio.

Historia del poeta Tao Yuanming

Durante la Dinastía Dong Jin, el famoso poeta Tao Yuanming fue un noble y brillante erudito. Un joven le preguntó, “Le admiro porque es muy brillante. ¿Me puede decir la mejor manera de aprender?”

Tao Yuanming dijo: “No hay mejor manera. Si trabajas duro, progresarás. Y si aflojas, te quedarás atrás”. Entonces, tomó al joven de la mano y lo guió hasta un campo. Señaló un pequeño brote y dijo: “Mira atentamente, ¿puedes ver cómo crece?”

Es el mismo principio para el aprendizaje

El joven miró durante mucho tiempo y dijo: “No lo he visto crecer”. Tao Yuanming preguntó: “¿De verdad? Entonces, ¿cómo puede un pequeño brote llegar a ser tan alto más adelante?” Y continuó, “De hecho, está creciendo en cada momento. Sin embargo, no podemos verlo con nuestros ojos. Es el mismo principio para el aprendizaje. Nuestro conocimiento se acumula poco a poco. A veces ni siquiera lo sientes. Pero si lo haces constantemente, harás un gran progreso”.

Tao Yuanming a continuación, señaló una piedra de afilar cuchillos que estaba junto al arroyo y preguntó al joven: “¿Por qué está el lado cóncavo de la piedra desgastado como una silla de montar?”

El joven respondió: “Es porque la gente la usa para afilar cuchillos día tras día”. A continuación, preguntó: “Entonces ¿en qué día exactamente le hicieron tomar esta forma?” El joven sacudió la cabeza. Tao Yuanming dijo: “Es porque los agricultores la han utilizado día tras día. El aprendizaje es lo mismo. Si no lo haces constantemente, [elevar tu nivel de conocimientos], irás hacia atrás”.

El joven finalmente comprendió. Dio las gracias a Tao Yuanming. Tao escribió lo siguiente para él, “Aprender con diligencia es como un brote en primavera. Crece aunque no podamos ver a diario su crecimiento. Aflojar es como no afilar el cuchillo en la piedra. Uno perderá conocimientos si no estudia regularmente”.

Historia del historiador Gu Ye Wang

Gu Ye Wang, de la dinastía Nan, fue un famoso historiador. Su conocimiento abarcó muchos campos. Muchas personas acudían a él para hacerle preguntas.Una vez, el hijo de su amigo Xuan Hou le preguntó, “Usted ha leído muchas escrituras. Quiero preguntarle si hay algún atajo en el estudio”.

Después de pensar por un momento, Gu Ye Wang se refirió a un frondoso árbol y dijo: “Si quieres conocer el atajo, es necesario que te fijes en este árbol”.

Hou Xuan miró el árbol de arriba abajo tres veces pero no pudo encontrar nada inusual. A continuación, preguntó: “Estoy demasiado ciego para ver cualquier cosa. Por favor, guíeme”.

En la antigüedad la gente creía que el aprendizaje es también un proceso de mejora en su moralidad

Gu Ye Wang le dijo: “Con su sistema de raíces, el árbol puede crecer alto y fuerte. Con su espeso y firme tronco, el árbol puede tener hojas gruesas. Sólo con un objetivo noble y una firme creencia puede tener un futuro brillante. Toma el árbol a modo de ejemplo. El árbol crece progresivamente, un anillo cada año. Uno tiene que ser diligente. Da un paso adelante cada vez. Esta es la clave”.

Desde entonces, Hou Xuan estudió con calma. Él mejoró rápidamente. Sus amigos le preguntaban, “conoces tan bien esos libros que podrías recitarlos de atrás hacia delante, ¿por qué sigues leyendo?”

Xuan Hou decía: “No hay atajos en el estudio. Uno tiene que dar un paso cada vez. Todavía no me he iluminado a muchos de los principios y profundos significados de estos libros. Por lo tanto, necesito revisarlos para aprender algo nuevo cada vez”.

Gu Yan Wang enseñaba a los niños: “A un pequeño árbol le gusta el sol, porque quiere crecer y convertirse en un árbol grande y fuerte. Para una persona, su meta en vida es llegar a ser una buena persona que beneficiará a su pueblo y a su país. Es importante tener metas. Cuando se trata de aprendizaje, es importante ser diligente y no rendirse bajo ninguna circunstancia”.

En la antigüedad la gente creía que el aprendizaje es también un proceso de mejora en su moralidad. La clave del aprendizaje radica en la voluntad de trabajar duro y la perseverancia. Estudiar constantemente es la mejor manera de aprender.

TE RECOMENDAMOS