El arte de enseñar en la antigua China (Parte I)

22 de Diciembre de 2015 Actualizado: 22 de Diciembre de 2015

La educación formal en la antigua China se fundamentaba ampliamente en el confucianismo. Se dice que cuando Confucio daba conferencias en Xingtan (literalmente traducido como el Altar del Damasco), tenía 3.000 estudiantes.

Dong Zhongshu (179 a.C. – 104 a.C.), un influyente erudito del imperio durante la dinastía Han, promovió ampliamente el confucionismo por encima de cualquier otra ideología, por lo tanto el confucionismo fue la forma de pensar dominante en ese tiempo.

Durante las dinastía Sui (580 – 618) y Tang (618 – 907), el sistema de evaluación imperial, que enfatizaba el estudio del confucionismo, gradualmente fue llevado a su máxima expresión y su influencia en la educación clásica China duró por siglos.

“Uno aceptaba que las vidas siguen caminos predestinados y que al cultivar el carácter moral se alcanza la dicha pacifica de la mente…”

Como núcleo de su método de enseñanza formal, la ideología confuciana es un sistema comprensivo de pensamientos que cubren amplios aspectos de la vida social y espiritual. En “El gran aprendizaje”, Confucio escribió: “Con personas cultivadas, sus familias son reguladas. Con familias reguladas, los estados son correctamente gobernados. Con estados correctamente gobernados, el reino entero se vuelve feliz y tranquilo”

Educados bajo tal filosofía, la gente de la antigua China ponía mucho énfasis en cultivar la moralidad de uno, nutrir la nobleza de carácter y respetar el Cielo y la Tierra. Uno aceptaba que las vidas siguen caminos predestinados y que al cultivar el carácter moral se alcanza la dicha pacifica de la mente como también una mirada saludable de su vida terrenal, de lo divino, y valores sociales.

La base del confucionismo consiste en “benevolencia, rectitud, buenas costumbres, sabiduría, fidelidad”. Muchas virtudes, tales como lealtad, piedad, valentía, justicia, transparencia, rectitud, diligencia, etc. se derivan de estas. El confucionismo efectivamente reguló todos los estratos de la antigua sociedad y definió los valores morales y estándares para ser una buena persona.

…la cultura tradicional China no habría existido si no hubiera sido por la plataforma del confucionismo…

La benevolencia y buenas costumbres son el núcleo de los valores confucianos. Al mantener un estado benevolente, las personas eran de naturaleza correcta. Sin buenas costumbres, no habría fidelidad o lealtad. Sin fidelidad nada puede ser establecido.

La cultura tradicional China está ampliamente enraizada en el confucionismo, budismo y taoísmo. El confucionismo se enfoca en “entrar al mundo mundano”, mientras que el budismo y el taoísmo se enfocan en “transcender el mundo mundano”. Al interactuar directamente con la sociedad común, el confucionismo tiene un impacto más grande en la sociedad humana o mundo mundano.

En la antigua China, el enfoque confuciano para enseñar era muy efectivo porque no solo formaba a personas altamente educadas sino que también desempeñaba un papel en mantener la estabilidad de la sociedad e impulsar avances económicos y culturales. Sin el enfoque confuciano para enseñar, la historia china no habría tenido el esplendor de la dinastía Tang o la exquisita dinastía Song o las coloridas dinastías Ming y Qing. Es decir que la cultura tradicional China no habría existido si no hubiera sido por la plataforma del confucionismo.

Durante la dinastía Han (206 a.C. – al 220 d.C.) y la dinastía Jin (265 – 420), el sistema de evaluación imperial no estaba aún establecido, aunque hubo un sistema de recomendación para designar a las personas bien educadas con una buena trayectoria para ocupar importantes cargos del gobierno. Esas personas eran usualmente de familias ricas e influyentes. Sin embargo, si esa persona no era bien educada, no importa el estatus de su familia, no podía ser recomendada.

Las dinastías y las sociedades pueden cambiar, pero el Tao nunca cambia

Establecido durante las dinastías Sui y Tang, el sistema de evaluación imperial le dio al público general una oportunidad igualitaria para entrar al gobierno. Muchas personas bien educadas de orígenes humildes obtuvieron puestos muy elevados en el gobierno. Muchas historias de gente exitosa “que habían comenzado desde abajo” son todavía hoy comentadas.

Aunque los que llegaron arriba son minoría, aquellos educados bajo la misma ideología tomaron importantes roles en la sociedad. Como un todo, las personas educadas fueron muy respetadas y fueron el bloque principal de la sociedad china.

Algunos de ellos comenzaron escuelas, u ofrecieron consejos estratégicos a los gobernantes; otros practicaron medicina; otros se volvieron artistas.

En la antigua China, la sociedad educada tuvo un inmenso impacto a través de sus pensamientos y acciones. Su sistema de valores fue un instrumento para mantener la estabilidad.

Otra característica única de los antiguos métodos chinos de enseñanza es que los libros principales no cambiaron por miles de años. No importaba como las dinastías cambiaban, los libros clásicos permanecían.

Las dinastías y las sociedades pueden cambiar, pero el Tao nunca cambia. Esta es la razón del por qué el confucionismo duro por miles de años. No importaba en cual dinastía uno había nacido, uno siempre recibiría la misma educación guiado por los mismos ideales ortodoxos.

Los textos clásicos son la esencia de la cultura tradicional china. La gente comenzaba a estudiarlos a una edad muy temprana. Muchas personas eran capaces de recitar versos de “El gran aprendizaje”, “La doctrina del medio”, “Las exposiciones de Confucio” y “El libro de las odas”.

Sin embargo, en la China moderna de hoy la mayoría de los estudiantes graduados y no graduados, han perdido su conexión con estos libros los cuales son parte integral de su herencia.

En la antigua China, la meta de la educación era conocer el Tao del ser humano. Esta base otorgó una guía recta a través de la vida de uno y uno se iluminaría al Tao en un nivel más profundo a través de practicar el Tao en la vida diaria.

Sin embargo, en la educación mundial de hoy es solamente la acumulación de habilidades y doctrinas de texto.

La Gran Época se publica en 35 países y en 21 idiomas.
Síguenos en Facebook, Twitter o Google +

TE RECOMENDAMOS