El ataque de la vacunación obligatoria al bien común

Por Josh Hammer
10 de Septiembre de 2021
Actualizado: 10 de Septiembre de 2021

Comentario

Mientras el presidente Joe Biden lanza, mediante una orden ejecutiva, la obligación de vacunar a todos los trabajadores del gobierno federal, y ahora una nueva iniciativa para las órdenes del sector privado, la cuestión ha vuelto a ocupar el primer plano del diálogo nacional. United Airlines, por ejemplo, se ha convertido recientemente en la primera compañía aérea estadounidense en imponer la vacunación contra el COVID-19 a todos sus empleados. La orden de United Airlines entra en vigor el 27 de septiembre, y podría augurar una tendencia más amplia: Una encuesta realizada el mes pasado por la empresa de seguros y asesoramiento Willis Towers Watson, por ejemplo, sugiere que el 52% de los empleadores del sector privado encuestados esperan implementar una orden de vacunación en el lugar de trabajo para finales de 2021. Como deja claro el flamante anuncio de Biden de una norma del Departamento de Trabajo para la exigencia de vacunación en el sector privado, esa encuesta fue premonitoria.

Con este telón de fondo, varios estados de tendencia republicana han presentado leyes u órdenes ejecutivas que prohíben las órdenes de vacunación en el sector privado para empleados, clientes o en algún otro aspecto. Ya son al menos ocho estados: Arizona, Arkansas, Florida, Idaho, Montana, Texas, Carolina del Sur y Dakota del Sur. La mecánica legal y los detalles difieren de un estado a otro. Pero el ataque más prominente y mecánicamente directo dirigido por los republicanos hacia las órdenes de vacunación es el de mi nuevo estado natal, Florida.

En mayo, el gobernador Ron DeSantis, que se ha convertido en una especie de figura talismán para los que se oponen a la histeria inducida por el COVID, promulgó la ley SB 2006. La legislación prohíbe que las empresas privadas, los gobiernos locales y las escuelas emitan órdenes de vacunación para los clientes o miembros del público. El 27 de agosto, el Departamento de Salud de Florida anunció que hará cumplir la SB 2006 mediante multas de 5000 dólares “por cada infracción individual y separada”. Esa norma entrará en vigor el 16 de septiembre, aunque DeSantis ya había apuntado a las vacunas obligatorias del sector privado a través de una orden ejecutiva incluso antes de la aprobación de la SB 2006.

En medio de la norma de vacunación pendiente del Departamento de Trabajo de Biden para todos los empleadores con 100 o más empleados, ahora habrá inevitablemente un litigio masivo entre los estados y el gobierno federal. Pero mientras ese litigio comienza a propagarse, las líneas de batalla ya se han esclarecido.

Los progresistas, cuyas diversas cámaras de eco les han llevado a creer que el COVID es un apocalipsis moderno a pesar de una tasa de supervivencia del 98 al 99 por ciento (como mínimo), marchan previsiblemente a paso firme contra las prohibiciones de las vacunas obligatorias. Es quizás la única vez que los progresistas defienden la empresa privada contra la regulación pública, en términos generales. Pero los de la derecha se han dividido sobre la cuestión de qué papel debe desempeñar el Estado, si es que debe desempeñar alguno, en la regulación de la promoción y el cumplimiento de la orden de vacunación del sector privado.

La orden de vacunación del sector privado, al igual que los agitados debates sobre la regulación de las grandes empresas tecnológicas, es una representación de una línea divisoria intelectual más amplia en la derecha. Esa línea divisoria se encuentra entre los expertos y políticos de inspiración liberal y libertaria, que creen que la quintaesencia del buen gobierno es simplemente permitir que los individuos y las entidades privadas hagan lo que quieran, y las figuras más inspiradas en el bien común que creen que la amplitud y la profundidad de la amenaza de nuestra clase gobernante woke es tal que debemos ser menos temerosos sobre el uso prudente del poder del Estado para asegurar el modo de vida básico de los deplorables.

En este asunto, como en muchos otros, los conservadores del bien común al estilo de DeSantis tienen más ventaja que los absolutistas libertarios doctrinarios de “dejar que las empresas hagan lo que quieran”. Es importante entender por qué.

El presidente Ronald Reagan dijo una vez: “Las nueve palabras más aterradoras del idioma inglés son: ‘Soy del gobierno y estoy aquí para ayudar'”. Probablemente era cierto cuando él lo dijo, pero los tiempos han cambiado. La nueva amenaza del siglo XXI viene en forma de una clase dirigente paninstitucional en expansión, cuyas ramas del sector público y privado rinden culto al altar secular de lo woke. Esa clase gobernante no está interesada en acatar ningún tipo de bondad neutral de “vive y deja vivir”; su interés es prohibir el discurso conservador en las redes sociales, prohibir suavemente las ideas conservadoras en la academia por medio de “microagresiones” y “espacios seguros”, etc. Como he argumentado, deberíamos pensar en las nuevas “palabras más aterradoras” como: “Soy de la clase dominante, y estoy aquí para subyugarte”.

Las órdenes de vacunación serán una hoja de parra conveniente para una clase gobernante que ya está entusiasmada con la posibilidad de excluir a los conservadores de toda la variedad de actividades de la vida pública en persona: viajes en avión, conciertos o incluso servicios bancarios privados. En consecuencia, el imperativo del gobierno es utilizar el poder del Estado para proteger a aquellos que puedan albergar reservas no irrazonables sobre las vacunas COVID contra el capital woke y las empresas woke que se apresuran a abandonar a aquellos que han tomado una decisión diferente sobre lo que hacer con sus cuerpos de lo que nuestras élites puedan desear. Siempre se harán excenciones, pero la norma legal por defecto debería ser la prohibición general de las órdenes de vacunación del sector privado. Al fin y al cabo, los que siguen muy preocupados por el COVID siempre pueden vacunarse por sí mismos: Las vacunas presumiblemente funcionan bien, como se nos dice constantemente.

Es obligación de los patriotas en 2021, para citar a David Reaboi, miembro del Instituto Claremont, “saber qué hora es”. En cuanto a las órdenes de vacunación, eso significa seguir el ejemplo de DeSantis y, como ahora parece ser necesario, lanzar demandas estratégicas dirigidas por el estado contra una Administración de Biden demasiado entusiasta y decidida a convertir la histeria del COVID en la ley del país.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS