El auge de los amantes de las gallinas: Cada vez hay más gente que cría gallinas en su patio

"Las gallinas son la única cordura que tengo"

Por Patricia Tolson
29 de Abril de 2022 4:57 PM Actualizado: 29 de Abril de 2022 4:57 PM

Tras el brote de COVID-19 en 2020, cuando las cuarentenas y los cierres obligaron a la gente a quedarse en casa y hacer frente a la escasez de alimentos, las gallinas domésticas ganaron una gran popularidad.

Ahora, en 2022, los problemas de la cadena de suministro se ven agravados por la destrucción de un número alarmante de plantas de procesamiento de alimentos, así como por la última cepa de la gripe aviar, que ha provocado el sacrificio de más de 35 millones de aves en Estados Unidos.

A medida que aumenta el cambio de la dependencia de la tienda de comestibles hacia la autosuficiencia, también aumenta el número de personas que optan por criar sus propias gallinas, conocidos cariñosamente en algunos círculos como “chicken tenders”.

“La gente que antes no se planteaba criar pollos ahora mira esos huevos de 5 dólares por docena en el supermercado y piensa: ‘quizá sea el momento'”, dijo Laurie Neverman, fundadora de Common Sense Home (antes Common Sense Homesteading), en una entrevista con The Epoch Times.

De hecho, Neverman dijo que el interés por la autosuficiencia no solo está creciendo en las comunidades rurales. Está ganando popularidad en todas partes, con gente de cualquier tipo.

Laurie Neverman of Common-Sense Home with Miss Mimi, a Golden Laced Wyandotte.
Laurie Neverman, de Common Sense Home, con Miss Mimi, una Wyandotte. (Cortesía de Laurie Neverman)

Aunque los titulares sobre los casos de gripe aviar suscitan cierta preocupación, Neverman afirma que el peligro tiene más que ver con los pollos de las granjas industriales que con los criados en un patio trasero. El entorno doméstico es más limpio y “las aves de traspatio no están estresadas como las de las granjas industriales”, afirma Neverman.

“La gente ama a sus aves cuando cría una pequeña parvada de ponedoras. Las tratan más como mascotas”, afirma. “Son más felices y están más sanas, así que no es una preocupación grave”.

La propia Neverman cría gallinas. Una de ellas, una Wyandotte llamada Miss Mimi, se ha vuelto recientemente “empollona”, lo que significa que se niega a poner más huevos y prefiere, en cambio, empollar huevos fecundados y criar su propia camada de gallinas. Pero Neverman no tiene gallos y, por tanto, tampoco huevos fértiles.

“Como estaba sentada, le pusimos unos huevos de pato”, explica. “Incubó tres de los cuatro huevos. Luego se quedó con los patitos y los crió hasta que fueron adolescentes”.

The Golden Laced Wyandotte, Miss Mimi, and her ducklings.
Miss Mimi, y sus patitos. (Cortesía de Laurie Neverman)

Los precios de los alimentos y las estanterías vacías de los supermercados no son los únicos factores que llevan a la gente a tener sus propias parvadas de gallinas. Para muchos criadores de pollos, sus aves les proporcionan compañía y apoyo emocional.

Kimberley Johns, de Antioch (Florida), se convirtió en una criadora de pollos cuando era una niña. Su madre la llevó a una tienda local de productos agrícolas. Vio los pollitos y se enamoró, así que su madre compró algunos. Hoy en día, Johns vive en el campo y cuida de su anciana madre. Johns sufre de migrañas crónicas y dice que sus pollos son lo único que la ayuda a sobrellevarlas.

“Intenté ser fuerte, pero hubo momentos en los que ya no podía serlo”, dijo Johns a The Epoch Times.

Dijo que salía a diario para sentarse con sus aves, que picoteaban cualquier dibujo en su ropa que consideraban que no pertenecía allí.

“También les encantaba picotear suavemente mis pecas”, dijo. “Me daba mucha felicidad en medio de tanto dolor simplemente apoyar la cabeza en mis rodillas y dejar que estos pájaros me picotearan y me dieran la atención que tanto anhelaba”.

Kimberley Johns
Los “bebés emplumados” de Kimberley Johns, Hazel y Leroy. (Cortesía de Kimberley Johns)

Para mantener a sus “bebés emplumados” felices y sanos, Johns planta cosas “que no son solo decorativas sino también comestibles”. Para las golosinas de verano, congela maíz y guisantes en bandejas de cubitos de hielo. A su gallo frizzle, Leroy, le gusta especialmente el yogurt.

“Es divertidísimo porque siempre se mancha alrededor del pico”, dice riendo. “Estoy muy agradecida por estos preciosos cacareadores. Me han traído sonrisas y felicidad cuando nada más podía hacerlo.”.

The staircase, framed by a beautiful, tiered garden, leads up to a beautiful hand-made chicken coop in a "typical neighborhood" in Binghamton, New York.
Una escalera enmarcada por un hermoso jardín escalonado conduce a un gallinero hecho a mano en un “barrio típico” de Binghamton, Nueva York (Cortesía de John Snyder)

John Snyder, de Binghamton (Nueva York), dice que vive en “un barrio típico”. Lo que no es típico es lo que ha creado allí. Los jardines escalonados enmarcan una escalera que conduce a un hermoso gallinero que Snyder construyó él mismo durante la cuarentena por el COVID-19.

“Necesitaba una distracción sana”, dijo Snyder a The Epoch Times. Una ruptura especialmente difícil lo había dejado deprimido y solo, así que pensó en las gallinas. “Tengo un jardín de tamaño bastante decente”, explicó, pero sus plantas no le hacían mucha compañía.

John Snyders shares a little snuggle time with one of his baby chicks.
John Snyder comparte un rato con uno de sus polluelos. (Cortesía de John Snyder)

“Me encanta la idea de la agricultura familiar”, explica Snyder. “Me gusta la autosuficiencia y siempre quise criar pollos”.

John Snyder enjoys the occasional creative photo shotts with his chickens.
John Snyder disfruta de las ocasionales sesiones de fotos creativas con sus gallinas. (Cortesía de John Snyder)

Snyder tiene tres Orpingtons de color claro y una Australorp negra, y habló de la alegría de convertirse en “padre de huevos” por primera vez. Luego se rió. “¡Ahora tengo docenas de huevos en la nevera y estoy intentando deshacerme de ellos!”.

Joe Heinz, del condado de Hernando (Florida), conoció las gallinas cuando fue a Alemania a los 6 años y se quedó en casa de su abuela.

“Ella me dijo que podía ir al gallinero y coger los huevos”, recuerda Heinz para The Epoch Times. “Cuando volví, sacó uno de los huevos de la cesta y lo tiró al suelo cerca de mis pies. Me aparté de un salto. Pero era uno de esos falsos”, dijo, refiriéndose a las réplicas de huevos que se utilizan para enseñar a las gallinas jóvenes dónde poner los huevos de verdad.

“Mi abuela no era muy dada a reírse”, recuerda Heinz, “pero soltó una carcajada que nunca olvidaré”.

Two eggs in the nesting box of the chicken coop, built by Joe Heinz of Hernando County, Florida. The one on the left is fake. It
Dos huevos en la caja de anidación de un gallinero construido por Joe Heinz del condado de Hernando, Florida. El de la izquierda es falso y se utiliza para enseñar a las gallinas jóvenes dónde deben poner los huevos. (Cortesía de Joe Heinz)

Cuando su abuela falleció, Heinz heredó algunos de los huevos falsos y los expuso en una estantería de su casa para recordarla. Cuando se enteró de que el condado de Hernando (Florida) permitía tener gallinas, Heinz dijo que tenía que conseguir algunas. Construyó su propio gallinero y consiguió una variedad de gallinas. Tiene una Australorp negra y una Orpington lavanda. También tiene una Easter egger que pone huevos verdes y una Maran que pone huevos de color marrón chocolate.

“Ese fue un accidente”, se ríe Heinz, refiriéndose a la Maran. “Estaba en el lote equivocado cuando compré mis polluelos. Pero fue un feliz accidente”.

Todos estos años después, para enseñar a sus propias gallinas dónde deben poner los huevos, Heinz coloca los huevos falsos de su abuela en sus cajas de anidación.

Para Aimee Ward, de Frostproof (Florida), las gallinas proporcionan un lugar de calma en su mundo, a menudo estresante.

A display of the colorful eggs laid by Amy Ward
Una muestra de los coloridos huevos que ponen las gallinas de Aimee Ward. (Cortesía de Aimee Ward)

Ward dijo que comenzó a criar gallinas para ayudarla a sobrellevar el estrés de una difícil enfermedad sufrida por un familiar cercano.

“Las gallinas son la única cordura que tengo”, dijo a The Epoch Times. “A mis hijos les encantan, pero no tanto como a mí. También cultivo diferentes hierbas y plantas para ayudarme no solo a mí, sino también a mis bebés”. Ward y su familia viven en un lago, y las gallinas son libres, dijo.

“Ayudaron a que mis plátanos crecieran mejor, ayudaron a despejarlos. ¡Tenemos cinco árboles nuevos este año!”.

Sheilah Sepe Maples tuvo sus primeras gallinas en 2015. Su prometido las tenía, así que ella quería algunas.

“En cuanto trajimos las cuatro primeras a casa me enamoré”, dijo Maples a The Epoch Times. Luego, cuatro se convirtieron en “algo así como 30”. Es un fenómeno conocido entre los amantes de los pollos como “matemáticas de las gallinas”.

Sheila with her new newly hatched chicks.
Sheilah Sepe Maples con sus nuevos pollitos recién nacidos. (Cortesía de Sheilah Sepe Maples)
El hijo de Sheilah Sepe Maples, Kyle Maples, de 17 años, sostiene una popular raza de gallina ornamental conocida como polaca con cordones. (Cortesía de Sheilah Sepe Maples)

La relación no funcionó y Maples estuvo “atrapada en la vida de apartamento durante los dos años siguientes”. Entonces su madre le regaló 2.5 acres de tierra en DeLeon Springs, Florida. A partir de ahí, Maples empezó a construir una casa. “Mientras tanto, tengo gallinas para mantenerme feliz”, dijo.

Ahora Maples está casada y tiene dos hijos. “Cuando estoy cerca de las gallinas siento que mi estrés se disuelve, como si absorbieran la energía negativa”, dijo.

Addison Bailey enjoys some playtime with a popular ornamental breed of chicken known as a Black and White Polish.
La hija de Sheilah Sepe Maples, Addison Bailey, disfruta de un rato de juego con una popular raza de gallina ornamental conocida como polaca blanca y negra. (Cortesía de Sheilah Sepe Maples)

La mayoría de los amantes de las gallinas le dirán que la cosa no acaba con los pollos.

“Los pollos son la droga de entrada de los animales de granja”, advierte Maples. “Se empieza con un pollo y luego se acaba con otro tipo de aves, y ahora tenemos tres cerdos y estamos pensando en tener cabras”.

Para Elisabeth Rich, de Winter Haven (Florida), la introducción a la cría de gallinas se produjo después de que creara una cooperativa de educación en casa durante los cierres por el COVID de 2020.

“Comenzamos a capacitar a los padres para enseñar con un plan de estudios abierto y comenzamos una unidad de botánica para la ciencia”, dijo Rich a The Epoch Times en un intercambio de mensajes de texto. “Todos se unieron para plantar un huerto en nuestro patio lateral y otra familia nos regaló pollos, ¡todo para ayudar a educar a los niños!”.

Chickens enjoying their backyard home in Winterhaven, Florida.
Gallinas disfrutando de su patio trasero en Winterhaven, Florida. (Cortesía de Elisabeth Rich)

“Este año ayudamos a cuatro familias a empezar a criar sus propias gallinas en el patio trasero y les regalamos gallinas ponedoras adultas, mientras criamos nuevas crías para renovar nuestra parvada”, escribió. “También estamos ayudando a otros a aprender a cultivar huertos. Si se producen otras inestabilidades en nuestro país, nuestros vecinos y amigos están tomando medidas para conseguir fuentes de alimentación estables para sus familias. Esto nos hace muy, muy felices de formar parte de ello”.

Lexi Smith, de Melbourne (Florida), tuvo sus primeros pollos en diciembre de 2020 después de ir a una fiesta de tallado de calabazas en la que el anfitrión tenía pollos.

“Mi hijo de 2 años estaba obsesionado, levantando su camisa y mostrando a los pollos su ombligo”, dijo Smith a The Epoch Times. “Después de eso, mi marido construyó un gallinero y comenzamos nuestro viaje con los pollos”. En total, tiene siete gallinas, una de las cuales está empollando y actualmente tiene huevos.

Lexi Smith
Los hijos de Lexi Smith sostienen sus gallinas favoritas. Emmett, de 3 años, tiene una raza ornamental llamada princesa calicó. Madilyn, de 9 años, sostiene una raza igualmente hermosa llamada frizzle. (Cortesía de Lexi Smith)

Cassidy Bowling, de Floral City (Florida), se aficionó a las gallinas a los 11 años, cuando su madre le regaló unos pollitos.

“Estoy enamorada desde entonces”, dijo Bowling, que ahora tiene 18 años, a The Epoch Times. “Los abrazaba y dormía con ellos y fui aprendiendo que cada uno tiene su propia personalidad y acciones”. Sus razas de gallinas favoritas son las Silkies y las Australorps.

“Sé que las Silkies son comunes”, explica Bowling. “Son dulces, mimosas, suaves y tontas. Pero creo que las Australorps están infravaloradas”. Aunque son una “raza de aspecto sencillo”, Bowling dijo que cada una de sus Australorps “tiene una personalidad tan dulce y extrovertida”.

A diferencia de las Silkies, que son una raza algo frágil, las Australorps son “mucho más duras”.

One of Cassidy Bowling
Cassidy Bowling sostiene a su Australorp llamada Zippy, que está vestida y lista para una foto. (Cortesía de Cassidy Bowling)

Meredith Meeks, del condado de Polk, Florida, dijo que comenzó a cultivar un huerto como una forma de comer más naturalmente, pero le dijo a The Epoch Times que “tener gallinas era solo el siguiente paso”.

Ya en 2017, Meeks dijo que quería gallinas y un gallinero. Aunque su marido pensó que estaba “loca”, dijo que “hizo con amor” un gran gallinero móvil que puede ser arrastrado por un tractor a diferentes lugares en su granja de 2 acres. Empezaron con tres gallinas, y ahora tienen cinco. Su hijo no deja de decir que quiere “pollitos”, así que le compró algunos. Él se encarga de alimentarlas, cuidarlas y recoger los huevos.

“Es una forma de enseñarle a ser responsable”, dice Meeks. “Las gallinas son muy fáciles de cuidar y producen”, añade. Meeks recibe unos tres huevos al día. “Yo los alimento. Tú me das de comer. ¡Eso funciona!”.

Meredith Meeks
El hijo de Meredith Meeks juega con sus gallinas dentro del amplio gallinero móvil. (Cortesía de Meredith Meeks)

Kathy Beyer vive con sus cuatro hijos adoptados en Spring Hill, Florida. Aunque todos ellos sufrieron un trauma durante su estancia en el sistema de acogida, fue particularmente perjudicial para su hija de 8 años, Elysia, dijo Beyer.

Un fin de semana, la familia se alojó en la granja de la hija adulta de Beyer en Georgia, donde había caballos, cabras, ovejas y gallinas.

Kathy Beyer
Elysia, la hija adoptiva de Kathy Beyer, que había sufrido graves traumas en el sistema de acogida, encuentra calma y paz cuando está con sus gallinas. (Cortesía de Kathy Beyer)

“Cada vez que Elysia desaparecía, la encontrábamos en el gallinero”, dijo Beyer a The Epoch Times. “Le encantaban las gallinas. Estaba en paz con ellas”. La propia Beyer había querido tener gallinas antes, pero su marido era reacio. Eso cambió cuando vio a Elysia con las gallinas. Hace un mes que tienen gallinas.

“Somos novatos”, dice Beyer. “Pero el cambio en el semblante de Elysia ha sido abrumador”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.